X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

ARCHIVO DE IGUALDAD

Las mujeres valencianas le entregan su memoria a la Universidad Popular

La institución pone en marcha un archivo audiovisual con testimonios de 16 participantes sobre temas que van desde la salud, al empleo, pasando por la maternidad

15/12/2016 - 

VALENCIA. Mujeres que nunca pudieron hablar en una lengua que no fuera la propia, que no pudieron acceder a ninguna biblioteca de libros, que jamás se plantearon acercarse al teclado de un ordenador. Y de repente se sorprenden haciéndolo. Testigos de una época diferente, la misma que ahora relatan mirando a cámara, para que no se silencie su testimonio oral, para que quede en el registro de las cintas. Acumular todas esas vivencias tiene valor, no solo para las generaciones que fueron, sino para las que están por venir.

De eso se ha dado cuenta la Universidad Popular de Valencia. La institución ha puesto en marcha el proyecto Arxiu d’Igualtat i Memòria: Obrir portes, encendre cors’, financiado por la Federación de Universidades Populares (FEUP) a través del Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad, además del 0’5% de la casilla para fines sociales. En la iniciativa han participado hasta 16 mujeres que acuden a sus instalaciones a fin de relatar sus propias vivencias para crear un archivo audiovisual, abierto a consultas e indexado por tema.

“Son mujeres de diferentes generaciones con una trayectoria vital de una riqueza personal y social a menudo infravalorada, que había que rescatar y hacer valer, porque es la memoria oral de nuestra ciudad y sus mujeres, parte de la historia social de la Valencia del siglo XX y principios del XXI, desde la perspectiva de las más invisibles”, ha explicado la concejala de Igualdad, Isabel Lozano, quien se ha involucrado activamente en su impulso. 

En la memoria vital de este archivo se incluyen cuestiones muy diversas, que van de la educación a la salud, pasando por el empleo, la maternidad o las relaciones sociales. Casi un documental sobre la memoria nunca escrita de las mujeres, que puede tener un uso como recurso educativo y para la investigación social. De hecho, está previsto que el proyecto crezca el año que viene, posiblemente con fines formativas, aunque aún se estudian líneas de acción.

Primera presidenta mujer

A la presentación del Arxiu d’Igualtat i Memòria también acudió Mónica Calurano, presidenta de la FEUP. Fue elegida el pasado mes de abril por unanimidad, y es la primera mujer que ostenta este cargo en 30 años, por lo que no extraña que uno de sus principales objetivos sea el impulso de iniciativas de igualdad. “Este proyecto valenciano parte de una idea bastante innovadora, ademas de ser transferible a otras localidades a largo plazo”, ha afirmado. Habla de la función investigadora y de observatorio, pero también educativa.

"Las mujeres no hemos conseguido la paridad, tenemos un techo de cristal que no hemos roto en ningún momento. Hay mujeres ocupando cargos de responsabilidad a nivel político o empresarial, pero otras ni siquiera han tenido la posibilidad de formarse. Es a estas últimas a quienes queremos formar en la Universidad Popular", ha explicado la responsable de la institución, quien sin embargo incide en que el carácter transversal de la institución. 

La Universidad Popular es un órgano nacional que atiende a personas en riesgo de exclusión. Creada en 1982, tiene presencia en 14 autonomías y 29 provincias, pero el caso de Valencia es especialmente simbólico. Solo en la ciudad hay 28 centros, el primero de ellos creado por Blasco Ibáñez. Su vocación es garantizar que las personas tengan la oportunidad de estudiar durante toda la vida, vengan de donde vengan, sean hombres o mujeres, jóvenes o mayores. 

A nivel financiero se nutre de cuotas de socios y de actividades. Proyectos como el archivo valenciano reciben el respaldo del Ministerio de Igualdad y de los propios gobiernos locales. "Representamos una práctica educativa innovadora, la Universidad tiene su currículum cerrado, pero nosotros damos una actividad complementaria. No hay titulación, no es el objetivo, sino que buscamos ayudar a la gente", concluye Calurano. Solo en el ámbito de la mujer han logrado niveles de inserción automática en el mercado laboral del 40%.

Noticias relacionadas

más de 8.000 alumnos

Universidad Popular, la ciudad abierta

Por |  - 

Más de 8.000 alumnos, veintiocho centros repartidos por todos los distritos de la ciudad, casi uno por cada barrio, y un centenar de profesores conforman una población humana mucho más amplia de lo que cabe en un prejuicio. Cuando oímos Universidad Popular una ristra de tópicos nos vienen a la mente. En Plaza hemos querido escuchar algunas de las muchas historias que en realidad contiene

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email