X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 21 de octubre y se habla de ley de vivienda TEMPE inditex AEROPUERTO DE MANISES
GRUPO PLAZA

no renueva el convenio con el ivace

Las Naves pierde un fondo de 8.000 volúmenes sobre diseño que acogerá la EASD

Foto: KIKE TABERNER
11/07/2017 - 

VALÈNCIA. Las Naves sigue vaciándose y esta vez no son emprendedores ni asociaciones sino libros. El centro despide al fondo de 8.000 volúmenes -al que falta sumar las revistas- que componen el Centro de Documentación del Diseño Impiva. Éste aterrizó en Juan Verdeguer en 2012 tras desaparecer el Impiva al fusionarlo la Generalitat con otros entes para dar paso al Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace). 

Este lunes empezaba el traslado de estos archivos a la Escuela de Arte y Superior de Diseño de València (EASD), en la Plaza Viriato, dejando el espacio para actividades que el nuevo equipo de Las Naves busca en la que inicialmente fuera la biblioteca. Esta situación se produce tras terminar el convenio del Ivace con un espacio que ahora no tiene cabeza visible tras el cese de Rafael Monterde y que había dejado de cumplir algunos de los requisitos para albergar este fondo, que se puso constituyó en 1985.

En estos últimos meses, la biblioteca solo abría bajo demanda y no tenía horario, lo que impedía la entrada libre al espacio ya que el fondo debe ser público y consultable. Que Las Naves acogiera en 2012 el fondo tenía mucho sentido. En el espacio, hasta que fueron invitados a marcharse, estaba el Colegio de Diseñadores de Interior de la Comunitat Valenciana (CDICV). También la Asociación de Diseñadores de la Comunitat Valenciana (ADCV), a la que marcaron el plazo de un año para salir también del espacio. 

"La biblioteca es un espacio que efectivamente ha reducido su horario de uso como biblioteca pero se ha llenado de actividades de muchos tipos, además en este momento al no tener el teatro es el espacio más grande del que disponemos", señalaba el concejal Jordi Peris en una entrevista a Valencia Plaza. "Era un espacio que como biblioteca se usaba poco, no daba un servicio como tal al barrio. Hemos pensado que era una sala a la que se podía sacar mucho más partido si lo reorientábamos como un espacio de encuentro, diálogo y debate sobre diferentes temáticas vinculadas con lo que aquí se trabaja".

El fondo volverá a estar disponible a mediados de octubre

La EASD albergará el fondo tras firmarse un convenio de cuatro años entre el Ivace y el Instituto Superior de Enseñanzas Artísticas. Ahora, han preparado un espacio en la sede de Velluters para poder albergar toda la documentación y que se abrirá a mediados de octubre. Para ello, han tenido que asumir unas obras y un acondicionamiento para el que no hay partida presupuestaria desde la Generalitat.

"Es un referente para la economía valenciana", explica Antonio Sánchez, subdirector de la EASD, quien destaca el esfuerzo realizado para que el fondo se alojara allí, el que considera su espacio natural. Sánchez recuerda que el Centro de Documentación del Diseño fue creado por el Impiva como un apoyo a la industria con la intención de favorecer el tejido de la Comunitat. Por ello, siempre ha estado abierto a industriales, profesionales del diseño, estudiosos y estudiantes.

En el año 2007, el Centro de Diseño se estableció en la Universitat Politènica de València. El Impiva asumía los costes y propiedad de las adquisiciones y personal de atención al público mientras que la universidad se hacía cargo del mantenimiento del edificio, las plataformas técnicas informáticas, la administración y dedicación de personal de investigación. Luego pasó durante una década guardado en cajas para volver a la UPV, al edifico del Cubo, y finalmente pasar a la sede del Impiva en la Plaza del Ayuntamiento para poco después establecerse en Las Naves. 

"La escuela siempre ha estado peleando para que estuviera aquí desde que se desmantelara en Plaza del Ayuntamiento, un buen destino al que no le afectan los vaivenes políticos", asegura. Aunque no hay dotación económica, Sánchez explica que existe un compromiso por parte del Ivace de estudiar la posibilidad de comprar cada año los catálogos de tendencias, algo que no podría asumir la escuela. 

"Estamos dentro de un proyecto más amplio y más ambicioso que es la conversión del barrio de Velluters. Darle una identidad económica y turística intentado focalizarla en artesanía y diseño", reconoce Sánchez, planteamiento que coge fuerza gracias a los numerosos estudios que hay en el barrio y a tener entre sus muros al Muvim.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email