X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 11 de diciembre y se habla de HISTORIA CVMC à punt SANTO CÁLIZ plastic murs documental
GRUPO PLAZA

EL TINTERO / OPINIÓN

Lecturas de reflexión (I)

El hastío, la desafección, el cansancio y el aburrimiento sobre la política parece haberse instalado en millones de españoles. Mientras, otros han despertado su interés y en la pubertad participativa se sienten atraídos por los cantos de sirena. Algunos se plantean para que sirve su voto, quizá el 26J se esté mejor en la playa escuchando a los niños jugar con la arena

5/06/2016 - 

VALENCIA. Entramos ya en la recta final que culminará el domingo 26 J en las elecciones generales, planteadas como una segunda vuelta de las pasadas en diciembre, o quizá como una segunda oportunidad, esa que a veces no se da en la vida. Así que aprovechemos esta ocasión para analizar y entender algunas cuestiones que se presentan como nuevas pero no lo son. Reflexionaré sobre algunas ideas que aparecen en el libro ‘La putocracia’, que recopila algunos de los artículos más destacados del escritor y periodista Pedro J. de la Peña, y que se presenta esta semana en Valencia.

Creo sinceramente que es necesario y constructivo interesarse por los fenómenos políticos y sociológicos que se producen en nuestro entorno, bien en España o en países de la UE o de cualquier parte del mundo. Y del mismo modo, creo que es bueno escuchar y leer la opinión de personas que además de un currículum académico, aportan uno vital por su experiencia, madurez y evolución. Sí, ya se eso de que estamos ante la generación más preparada y que hoy se nace con doble grado, máster y dos idiomas, pero humildemente el reto político que se presenta requiere de veteranía y vivencias reales más que de teoría y razonamientos ‘De manual’, como titulaba en un Tintero reciente.

En los diferentes artículos que conforman esta obra, el autor analiza los temas de actualidad con especial acento en la política nacional y sus nuevos protagonistas. Entre la ironía y la comparación histórica, nos habla de los ‘carcocomunistas’, a los que encuentra parecido con “unos senderistas equivocados de camino”. Una figura que con la unión electoral entre el PCE-IU y Podemos goza de total actualidad. Y utilizando su propia experiencia en la época universitaria dice: “A mí esta gente joven me recuerda mucho a la rebelión de los universitarios del año 68, en el siglo XX. Éramos unos muchachos con buenísimas intenciones llenas de ignorancias tan grandes como esa laguna del Mediterráneo.”

Y si hay una idea que ha ido consolidándose, es la de que el surgimiento de los nuevos movimientos políticos ha sido provocado, cuando no auspiciado, por los tradicionales. Aquí el autor recuerda que “Podemos, como tantos hijos de la tragedias griegas, ha venido a este mundo a matar a sus padres.” Entiéndase a éstos como los partidos tradicionales que con sus años de poder absoluto han caído en la corrupción absoluta, característica lamentablemente unida a la condición humana, como nos demuestra la historia, y no a las siglas de uno u otro partido, como intentan demostrar algunos.

"Si la memoria no me falla, Hitler también besaba a los niños. Su jefe de propaganda tenía incluso A algunos contratados"

Se puede llegar al escalofrío cuando las comparaciones con períodos históricos lamentables para la humanidad se ponen de manifiesto. Casualmente el autor escribía esto hace justo un año (aclaro porque muchos pensarán que tiene que ver con el reciente programa televisivo): “Una ola de simpatía, plagada de ternura y de ridículos requiebros planea en todas las cadenas televisivas. (…) Si la memoria no me falla, Hitler también besaba a los niños. Su jefe de propaganda, Goebbels, tenía incluso algunos niños contratados”. Cuando la comunicación se convierte en propaganda, algo está fallando en una sociedad libre y democrática.

Para rematar estas breves pinceladas sobre ‘La putocracia’, el autor recordaba con brillantez y quizá con esa sensación de quien clama en el desierto: “No Podemos cambiar la historia aunque cambiemos los nombres de sus protagonistas. Nadie puede borrar el pasado aunque algunos ignorantes pretendan ensombrecerlo con el pretexto de razones éticas”. Esos gobiernos del cambio, que sólo miran con resentimiento al pasado para reescribirlo y generar un relato que pese a su carencia de rigor, algunas editoriales publicaran para que los niños sean convenientemente adoctrinados.

Pero no solo Pedro J. de la Peña alza la voz sin tapujos ni medias tintas. Cada vez hay más autores que se liberan de la corrección política y el temor a ser tachado de… y llaman a las cosas por su nombre. En una reciente entrevista, el escritor Javier Marías, definía a los líderes de Podemos como “arcaicos, anacrónicos, regresivos y también reaccionarios”. Y añadía sobre Pablo Iglesias que es una “figura caudillista y megalomaníaca”.

Con todo, es indudable el auge del populismo en Europa o el ascenso de Podemos en España, tanto monta, y quizá se haya planteado cuál es la causa final de esta extraña situación política que pretende destruir el sistema democrático liberal para traernos el paraíso en la tierra. El estadístico del Estado y autor de ‘Por qué en 2017 volveremos a entrar en recesión’ (ed. Deusto), Juan Ignacio Crespo, realiza un curioso paralelismo entre la ascensión de Podemos y los arrolladores movimientos alcistas en la Bolsa.

Analizando las claves de su éxito destaca algo que puede parecer sencillo, y es fundamental, pues el lenguaje moldea nuestro pensamiento: “una de las características más llamativas de Podemos ha sido su capacidad de imponer el lenguaje que les viene en gana a todas las demás formaciones políticas.” En definitiva, considera que de la misma manera que no se puede parar, ni explicar, ni adivinar una subida o crack en Bolsa, tampoco podemos predecir lo que nos depararán los resultados electorales del 26 J.

Noticias relacionadas

EL TINTERO

Unos votan y otros vetan

Los votos son los que son y los vetos son los que están. En esta calurosa semana de julio, el bochorno lo producen los “líderes” políticos que bajan en votos o escaños y suben en humos

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email