X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Valencia tech city

Los socios de MyWigo presentan un proyecto de startups consolidadas para la Estación Marítima

Foto: EVA MÁÑEZ
3/08/2017 - 

VALÈNCIA. El destino de la antigua Estación Marítima tras la America's Cup estaba marcado: la piqueta. Destinada a la prensa durante las competiciones de vela y la Fórmula 1, la demolición era su final. Sin embargo, el actual equipo de la Marina de València quiso darle una segunda oportunidad dentro de la estrategia de polo de innovación que tomó el Consorcio Valencia 2007 por bandera.

Este jueves la primera teniente de Alcalde, Sandra Gómez -alcaldesa accidental esta semana de vacaciones de Joan Ribó-, y el director estratégico del consorcio, Ramon Marrades, han anunciado la presentación de un proyecto por parte de un inversor privado que camina de la mano de la Asociación Valenciana de Startups, constituida hace unos meses y con Raúl Martín, exdirector general de Emprendimiento en el Gobierno de Alberto Fabra, como presidente.

La empresa es la tecnológica valenciana Circuit Planet, propietaria de la marca de smartphones My Wigo, dirigida por Jonatan Fatelevich, que ha presentado el proyecto bajo el nombre de Valencia Tech City y que pretende no solo ser sede de la asociación sino concentrar a las startups más consolidadas para que puedan establecer sinergias.

Esta empresa adquirió el pasado mes de marzo el emblemático edificio Casa Calabuig, al final de la avenida del Puerto, como publicó en exclusiva Valencia Plaza.

Jonatan Fatelevich, CEO de MyWigo. Foto: ESTRELLA JOVER

La antigua Estación Marítima tiene una superficie de unos 7.000 metros cuadrados y, según ha explicado Marrades, el coste de su puesta apunto estaría por debajo del millón de euros, aunque ha asegurado que con una inversión de 200.000 euros ya se podría empezar a trabajar.

Ahora, tendrá que ponerse en marcha el proceso de concesión administrativa para que se puedan presentar otros proyectos alternativos. La concesión, teniendo en cuenta la inversión, está prevista que esté acotada en el plazo de entre 20 y 30 años.

En el caso de salir adelante, este polo se unirá al impulsado desde la parte pública en la base del Alinghi, donde espera instalarse Vit Emprende, la rama pública enfocada a startups, y un coworking para empresas. Según ha explicado Gómez, estos a su vez esperan irradiar a otros edificios como el de La Harinera, con el que esperan consolidar también un polo de innovación.

En principio, el nuevo polo impulsado por MyWigo debería poder ponerse en marcha en noviembre y unirse al resto del ecosistema emprendedor de la Marina de València: Edem, Lanzadera y Bankia Fintech.

Ramon Marrades y Sandra Gómez, en la antigua Estación Marítima. Foto: VP 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email