X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 20 de octubre y se habla de ley de vivienda TEMPE inditex AEROPUERTO DE MANISES
GRUPO PLAZA

en la lista figuran más de 50 nombres

Marina d'Or lidera la lista de los valencianos que más dinero deben a Hacienda

23/12/2015 - 

VALENCIA. Comercializadora Mediterránea de Viviendas (Comervi), la firma que construyó las instalaciones del complejo vacacional Marina d'Or, es la firma valenciana que más dinero debe al fisco con 46,37 millones de euros, según el histórico listado que hizo público ayer la Agencia Tributaria donde figuran cerca de centenar de empresas y nombres vinculados a algún punto de la Comunitat Valenciana.

Fue fundada en 1983 por el empresario Jesús Ger, que para entonces vendía electrodomésticos en la costa castellonense y vio las enormes posibilidades que ofrecía la construcción de apartamentos en Castellón. Inicialmente denominó a su constructora de apartamentos con el nombre de Loger, pero pronto ampliaría su negocio también a la edificación de naves industriales y centros comerciales.

Fue esta sociedad (también conocida como Marina d'Or-Loger) la que en octubre de 2013 pasó a denominarse Comercializadora Mediterránea de Viviendas (Comervi) y que se declaró en suspensión de pagos en mayo de 2014. Ni el propio Jesús Ger ni tampoco otra firma ligada directamente al empresario catalán aparece en el listado de morosos con el fisco.

Lo de Comervi fue un capítulo más de la explosión de la 'burbuja inmobiliaria' en la Comunitat Valenciana y que hizo estragos por aquello de que era una de las comunidades españolas -por no decir la primera- que más apostó en su día por el 'ladrillo'.

Buena parte vinculada al 'ladrillo'

De hecho, tal y como lo constató ayer este diario de la 'lista de Montoro', la mayor parte de nombres corresponden a empresarios vinculados al sector constructor/inmobiliario, bien a título personal o bien -como sucede en la mayoría de los casos- por empresas.

Muchas de ellas están en proceso de concurso y/o liquidación, cuyos importes reflejados en la lista comprenden tanto las deudas como las sanciones pendientes que reclama la Agencia Tributaria aunque pocas son las esperanzas de cobrar a la vista de su situación.

Ahí están los casos de la promotora inmobiliaria Belqueba de Castellón -en proceso concursal-, que debe 30,45 millones de euros, expresidida por Iván Losada y a la sazón socio de Ángel de Cabo condenado por el caso Marsans.

Promotores inmobiliarios

O Tersicia -otrora Viviendas Jardín- de José Adolfo Prieto, que figura con una deuda de 23,62 millones y donde también se le reclama a otra firma vinculada con Prieto como es Arco Mediterráneo Gestión Inmobiliaria Integral (4,40 millones).

Entre los promotores inmobiliarios más conocidos aparecen los Nozaleda (Nozar) a través de Desarrollos Urbanísticos Ribarroja y una deuda de 20,92 millones relacionada con el PAI Masía de Porxinos en la operación con el Valencia CF que acabó quebrando; y los Ballester con Edificaciones Calpe (17,17 millones).

También están los Soler con Inmobiliaria Lasho (14,25 millones), Urbanas de Levante (11,85), Gran Vía 37 (9,55), Mercado de Construcciones (5,48 millones) y Negoval (1,09); Cleop, la cotizada suspendida en bolsa presidida por Carlos Turró y que levantó recientemente su concurso, a la que se le reclama 9,55 millones.

También figuran otras empresas de promotores locales como P. Armiñana Promociones Inmobiliarias (de Juan Armiñana), que adeuda 19,38 millones; o Asedes Capital (11,79 millones), Asedes Infraestructuras (9,61) y Sedesa Proyectos (2,04) vinculadas a Vicente Cotino; como también Viviendas Edival (9,23 millones) y Edifica XXI de los Puchades.

Los Serratosa Caturla

A título personal está la familia Serratosa Caturla donde los hermanos Federico, Ignacio, José Juan Luis y Rafael suman 19 millones en deudas a Hacienda. Como también Enrique Roig Olmos, exvicepresidente de Bancaja, con 1,55 millones; o el promotor inmobiliario Jesús Adiego Ros, con 1,28 millones.

Como también el expresidente del Valencia CF Vicente Soriano Serra, que aparece con una deuda de 1,14 millones y dos más en empresas vinculadas al 'ladrillo' como Essiv Ingest (en liquidación tras utilizarla para 'comprar' un edificio a un estafador) con 5,09 millones y Cumbres del Mediterráneo (2,35).

Nombres muy conocidos

Otros empresas valencianas del sector inmobiliario que figuran en la lista son Innova Edificación y Urbanismo -vinculada a los Mifsud- a la que se le reclama 3,58 millones; Cyes Infraestructuras de la familia Almenar con 6,05 millones; o Vallcab Capital, con la nada despreciable cifra de 22,16 millones de euros, otrora una de las muchas empresas de Enrique Bañuelos.

A Sidi Valencia, que está bajo el radio de acción de la empresa que gestionaba los hoteles Sidi Saler y Sidi San Juan, se le reclama 2,54 millones de euros. Aunque ciertamente va a ser difícil cobrarlos, pero es algo muy extendido en la larga lista de morosos de la Agencia Tributaria.

Por su parte, Ayco Grupo Inmobiliario, participada por el grupo Onofre Miguel, debe 2,79 millones de deuda; Promociones Nou Temple (2,68) y la promotora Comunidades Valencianos Covalco (1,80 millones).

Firmas históricas

Peor suerte corrieron Sáez Merino Sewing (2,30 millones) y Sáez Merino Textile (1,21) de la conocida familia alcireña que en los 80 abanderaban los pantalones vaqueros Lois. Otra marca reconocida antaño era la azulejera castellonense Zirconio a la que la Agencia Tributaria le reclama 1,54 millones como también a otras firmas del sector -y de la plana- como Cerámicas Diago (2,45), Azulejera La Plana (3,32), Azulejos Cabrera (1,21) y Porcelanatto (3,83 millones).

Otra firma histórica liquidada es la textil Colortex, de Ontinyent, cuya deuda asciende a 1,22 millones. O la no menos firma castellonense con solera del mismo sector como Dusen (2,33).  

Más nombres conocidos valencianos que deben rendir cuentas con Hacienda -algunas si pueden dada su situación- son Vidal Europa -Tiendas Vidal- con 5,76 millones de deuda; Thyssen Ros Casares, cuyo administrador se inclina por repartir las plantas de El Puig y Sagunto entre Thyssen y Gedesco, que debe 1,77 millones; la histórica constructora local Franjuan Obras Públicas (3,19 millones); la no menos conocida Salvador Vila (2,35); Sanihogar (1,14) o la concesionaria valenciana Gotz Auto (2,20 millones);  

La alicantina Agua Amarga Gestión de Estudios, la empresa privada gestora de Ciudad de la Luz, que suspendió pagos hace casi tres años, adeuda a Hacienda 1,21 millones; algo más el Alicante Club de Fútbol (1,93) y todavía más el Lucentum Baloncesto Alicante (2,71). 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email