X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

acotará sus combustibles y cuadruplicará el control de sus emisiones

Medio Ambiente anuncia restricciones a Cemex en Buñol para reducir su contaminación 

31/10/2016 - 

VALENCIA. El celo mediambiental que el Consell ya ha demostrado con empresas como Puerto Mediterráneo o Lafarge se cierne ahora sobre la firma mexicana Cemex. La Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente ya ha comunicado a la fabricante de hormigón y clínker que restringirá su actividad en Buñol para reducir significativamente su contaminación, en concreto, la que se produce por la quema de residuos que la industria utiliza como material combustible en la localidad. "La reducción está garantizada, veremos hasta dónde", advierte al respecto el secretario autonómico de Medio Ambiente, Julià Álvaro.

El marco en el que tiene lugar el debate sobre la actividad de la empresa es el proceso de renovación de su Autorización Ambiental Integrada (AAI), que "lleva cuatro años guardado en el cajón porque el PP prefirió no afrontarlo", según explica Álvaro. Llegado ahora el momento, el dirigente manifiesta su voluntad de atender, "hasta donde sea posible", las reivindicaciones de diferentes entidades locales y colectivos ecologistas, que directamente aspiran a que se acabe con la incineración de residuos por sus efectos contaminantes.

"La empresa dice que acabar con la incineración provocaría el fin de su actividad", reconoce el propio secretario autonómico, que no parece dispuesto a llegar tan lejos. "Nuestra posición difícilmente satisfará a todo el mundo, pero está claro que hemos de fijar la normativa. El recorte sobre la capacidad de incineración que hasta ahora tenía Cemex será importante. Muchos tipos de residuos quedarán fuera del permiso, no se quemarán residuos tóxicos, se reducirán los peligrosos y aumentará el control y la transparencia", afirma el dirigente. 

En concreto, las restricciones que quiere introducir el Consell son de tres tipos: fijar un volumen máximo de residuos que se podrán incinerar para su uso como combustible, reducir los tipos de deshechos aceptados para esta práctica y prohibir la quema de los tóxicos. La intención de Medio Ambiente es introducir estas exigencias "de forma paulatina" para que no suponga un cambio drástico en la actividad industrial de la mercantil.

Además, en el mismo sentido, Medio Ambiente anuncia que cuadruplicará la vigilancia de las emisiones de la planta con la creación de tres puntos de control del aire que se sumarían al ya existente. También quiere crear una terminal que reciba los datos de forma continua y que remita la información tanto a conselleria como al Ayuntamiento de Buñol.

Cumbre en Godelleta

Julià Álvaro trasladó esta hoja de ruta a la dirección de la empresa la semana pasada, cuando se celebró en Godelleta una extensa reunión convocada por la Mancomunidad de la Hoya de Buñol-Chiva sobre la renovación de la autorización ambiental de la empresa y "sus márgenes para la quema de residuos como fuente de energía". En el encuentro participaron la Generalitat, los ayuntamientos de la zona, colectivos ecologistas y representantes de la mercantil.

Pese a las medidas anunciadas por Álvaro, el colectivo Ecologistas en Acción salió muy descontento con la postura de la administración, que tildaron de "decepcionante y continuista". "Se eliminaría el flujo de residuos con el código LER 140603 (otros disolventes y mezcla de disolventes), pero se mantiene la incineración de los residuos con los códigos 190205 (lodos de tratamientos físico-químicos que contiene sustancias peligrosas), y 190208 (residuos combustibles líquidos que contienen sustancias peligrosas)", critica el colectivo.

Ecologistas en Acción agrega que "se 'reduciría' el permiso para incinerar de 75.000 toneladas anuales a 55.000 ", si bien añade que "la solicitud de Cemex en 2011 estaba por debajo de las 30.000 toneladas". "Volveríamos a un nuevo error en la futura propuesta de resolución, pues se concedería un volumen mayor al realmente solicitado por Cemex", lamentan.

La organización critica al respecto que de limitarse las restricciones a estas cuestiones "se estaría incumpliendo el programa electoral de Compomís, que apostaba por la prohibición de la incineración de residuos", y que también quedarían olvidadas "las promesas que esos mismos responsables políticos han hecho de forma repetida en los últimos meses a diversos colectivos sociales y políticos municipales, en el sentido de que se eliminaría la incineración de los residuos peligrosos en Cemex Buñol".

"En el programa electoral de 2015, en el punto 6 sobre residuos, podemos leer: 'Desarrollo del sector del reciclaje de residuos industriales, como sector de la economía verde, evitando la incineración y el depósito en vertedero'. Y en el punto 1: 'País Valenciano libre de incineración de RSU. Eliminación de la incineración de cualquier sistema de gestión de residuos urbanos'", subraya el colectivo ecologista citando el programa de Compromís.

Julià Álvaro, militante de la coalición, replica al respecto que la Generalitat "no puede acabar con la incineración de residuos de la noche a la mañana". "Nosotros estamos de acuerdo, por eso hemos anulado los proyectos del PP para construir cuatro grandes incineradoras en la Comunitat, pero a día de hoy no podemos reducir a cero la quema en las cementeras, porque no disponemos de instalaciones alternativas donde llevar los residuos. Así de simple. Mejoraremos y ampliaremos el tratamiento y el control, pero acabar con la incineración que nos hemos encontrado requiere de más tiempo", afirma el dirigente.

En su defensa, el secretario autonómico también alega que "acabar con la incineración se puede traducir en que las industrias recurran al 'coque de petróleo' un producto mucho más contaminante". Tanto Ecologistas en Acción como tres municipios han presentado alegaciones alegaciones al borrador de la Autorización Ambiental Integrada que serán consideradas por la administración autonómica.

En defensa de la "valorización de residuos"

Valencia Plaza se puso en contacto con fuentes oficiales de Cemex para conocer la opinión de la empresa sobre la contaminación que se le atribuye a la planta y sobre su viabilidad de cara al recorte que se cierne sobre su actividad de incineración de residuos para combustible, si bien la compañía respondió que prefiere no pronunciarse al respecto "hasta que se resuelva la autorización ambiental".

En cualquier caso, son conocidos los argumentos de las fabricantes como Cemex a favor de lo que denominan "valorización de residuos". Según detalla Fundación Laboral del Cemento y el Medio Ambiente (Cema), el proceso cuenta -entre otras- con las siguientes ventajas: Evita el depósito de residuos en los vertederos y sus consecuencias adversas asociadas, reduce las inversiones necesarias para gestionar los deshechos, recupera la energía que contienen los residuos, reduce las emisiones de gases de efecto invernadero al sustituir combustibles fósiles por otros materiales y disminuye el uso de materias primas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email