X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

UNA APERTURA INÉDITA

Cuenta atrás para Uno, el primer 'take away' del Mercado Central

El proyecto de Rafa Valls y Mercedes Valle se convertirá en el nexo entre el producto fresco del mercado y el 'cliente final'

Por | 08/09/2016

VALENCIA. Es posible que cuando 'el' Uno lleve unos meses en marcha alguien interprete que la idea, que poner en marcha el primer take away del Mercado Central era una obviedad. El principal centro de abastecimiento municipal sigue a vueltas con sus propios estatutos y posibilidades para dar salida a su producto fresco, de alta calidad, sin pervertir la imagen, el sentido y la historia del propio Mercado. Sin embargo, Rafa Valls, el popular y querido Rafa Valls que hizo del Mancini uno de los últimos centros de fricción cultural en torno a una barra de bar y a un menú del día, está a punto de culminar un año y medio de negociaciones, proyectos, obras y finalmente abrir su parada. 

La parada no será una parada, claro. Será un take away. El último año y medio de Rafa Valls, apoyado ahora en este proyecto por su mujer Mercedes Valle, mide seis metros cuadrados. Su situación en el mercado, en el primer puesto nada más entrar desde el acceso de la Lonja, le ha dado nombre al puesto y será clave para que habituales y turistas encuentren una fórmula para llevarse ese producto gourmet a casa en soluciones de cremas frescas, cremas calientes, ensaladas, bocadillos, platos de elaboración mínima y en la que los vegetales y las frutas imperarán en la oferta.

En tan solo seis metros cuadrados, el Uno "no pretende únicamente servir comidas". Un servicio para llevar que, si todo marcha bien, Valls espera extender con reparto a domicilio "por el centro con bicicletas". El clima y la llanura en la Seu y su entorno invitan a creer que será la salida habitual a este restaurante casual con una sede privilegiada junto a uno de los accesos del Mercado Central. Pero como asegura Valls a Valencia Plaza, su intención ha sido la de aunar modernidad y tradición para este proyecto, inspirado en una persona que acabó por convertirse en fundamental para entenderlo: Jaime Hayón.

La mano de Hayón

 El diseñador de origen madrileño, acaso uno de los referentes mundiales y que en Valencia es más conocido -además de por poseer su estudio en la ciudad- por haber sido el responsable de la línea más vanguardista de Lladró durante los últimos años, "se ha volcado con Uno". Suyo será el interiorismo y suya ha sido la influencia por respetar ese templo cívico que es el Mercado Central y crear una parada de comida para llevar poniendo a trabajar a su equipo como lo ha podido hacer para marcas como la ya citada o Camper, entre otras

Hayón, más allá de todas las cuestiones más generales de la estética y las necesidades pragmáticas de la parada número uno del mercado, implantará una fachada de azulejo dibujada por él mismo en colaboración con el ceramista Vicente Gimeno. Esta será 'la cara' más conocida de Uno y en la que se trabaja apurando los plazos para tratar "al menos de poder quitar las lonas y 'saludar' el próximo 17 de septiembre". Para esa fecha está prevista una fiesta de apertura vespertina y nocturna de todos los mercados municipales y Valls, Valle, el estudio de Hayón, Gimeno y las personas ya implicadas en la elaboración de la carta y gestión de la parada esperan poder abrirse eventualmente a la ciudad.

Plazos y últimas voluntades

 La fecha definitiva de apertura será próxima al 1 de octubre, según Valls. Aunque no quiere fijar la misma, su intención es que ese sábado o el lunes de la semana siguiente, el 3 de octubre, el primer puesto del Mercado inicie una actividad innovadora. "Trabajamos con la idea de 'alimentar' a tres tipos de clientes: los habituales del mercado, que van a poder reconocer el origen por paradas de cada uno de los productos; de otro lado, los turistas, con los que creemos que funcionará de una manera sencilla, además en torno a una cocina llena de vegetales, con elaboraciones muy sencillas y con el mejor producto de aquí; por último, nuestra intención es atraer al público de oficina del centro. Vamos a tener opciones de menú con productos, también en la bebida, sanos y diferenciados". 

 De esta forma, evitando el conflicto de mantener una cocina dentro del local -algo que a priori está reservado en exclusiva y por contrato al Central Bar de Ricard Camarena, aunque los habituales del mercado bien saben que no es el único bar- Valls tratará también de generar otro tipo de flujos y percepciones sobre el Mercado Central "sin pervertir su identidad. Soy el primero que lleva comprando aquí toda la vida y Uno va a adaptarse a la realidad de lo que aquí sucede, pero también entendiendo que tenemos oportunidades para dejar que el centro vaya aproximándose a la ciudad con algunas inquietudes paralelas y sobre todo poniendo en valor todo lo que sucede aquí".

Como sucede con Central Bar o cualquier otra parada del mercado, la actividad cesará a las 15 horas cada día. Una particularidad con la que Valls y Valle cuentan de cara a la idea de negocio que en apenas unos días quiere convertirse en un integrante más de esa ajetreada ciudad de olores y sabores, patrimonio inmaterial de los valencianos, que es el Mercado Central. Para entonces Valls habrá olvidado más de 18 meses de proyectos, salvedades de normativa, obras frustradas y todo tipo de vicisitudes que por otro lado ha ido contando a través de su cuenta en Facebook, donde se puede seguir la última hora 'del Uno'.

Bocetos de Hayón para el proyecto 

Comenta este artículo en
next