X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 29 de abril y se habla de Robert FranK SERIES ANIMACIÓN PORNO JUSTICIA
GRUPO PLAZA

ABRIRÁ EN 2017

Minuto y resultado en Bombas Gens: así avanza el gran proyecto solidario y cultural

El mecenazgo de la Fundació Per Amor a l'Art pondrá en marcha un centro de referencia para el arte contemporáneo, la investigación de enfermedades raras y la gastronomía, entre otros aspectos

29/07/2016 - 

VALENCIA. En menos de 12 meses el proyecto del Centro Cultural Bombas Gens se abrirá a la ciudad de Valencia, pero sobre todo al barrio de Marxalenes. Lo hará con una propuesta de espacio expositivo de inquietud e interés internacional, en la puesta en escena de la colección de la Fundació Per Amor a l'Art que supervisa el referente valenciano del arte contemporáneo y ex responsable de museos como el IVAM, Serralves o la Tate Modern Gallery, Vicent Todolí. Lo hará como centro de investigación para enfermedades raras, centrado especialmente en la enfermedad de Wilson. Lo hará como centro de día e integración para niños y adolescentes de la ciudad. Y lo hará, finalmente y también, como la nueva sede del restaurante gastronómico de Ricard Camarena.

Este jueves el president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, visitaba las instalaciones y concluía que la propuesta ejemplificaba "lo que puede ser la aportación desde el sector privado a la cultura y al bienestar social". Porque esa conjunción de élite entre la responsabilidad social y la propuesta en la creatividad e innovación cultural (desde la propuesta expositiva que dirigirá Nuria Enguita a lo que Camarena servirá) servirán para dinamizar ambos hemisferios en un espacio de patrimonio industrial "recuperado, que no existiría seguramente de no haber sido por esta iniciativa" derivada del mecenazgo.

La visita institucional -después de que el complejo haya sido protegido como Bien de Relevancia Local- sirvió para revisar el estado de las obras que, según los técnicos y como confirmó la directora general de Per Amor a l'Art, Susana Lloret, abrirá sus puertas en la primavera de 2017. Seguramente, según estos responsables, casi en el verano del próximo año en unas instalaciones que ya cuentan con toda la rehabilitación del techo de las naves y para las cuales se ha recuperado la teja original en una proporción de 3 a 1 con respecto a alguna nueva que se ha tenido que poner en uso. 

Durante la visita, en la que también estuvo presente la consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, y el presidente de la fundación, José Luis Soler (en la foto lateral junto a Puig), Lloret insistió en la vocación de "compartir" desde una colección de arte hasta recursos sociales, investigación y esfuerzos desde una vertiente más social. Un proyecto que, como también añadió Puig, servirá para "revalorizar" la zona ya que está llamado a convertirse "en un polo de referencia para la ciudad de Valencia y ayudará al conjunto de la Comunitat a tener un punto artístico, un símbolo nuevo con esa vocación".

De izquierda a derecha, Salvador, Lloret, Puig y Soler, pasan frente a uno de los espacios en los que Camarena albergará su restaurante

Bombas Gens, que exhibirá los fondos propios de la fundación y también mostrará exhibiciones itinerantes, con la fotografía del siglo XX -especialmente japonesa- como punto de referencia y partida, tendrá a su vez un uso como centro destinado a jóvenes en situaciones de exclusión y ofrecerá formación profesional en ramas como la hostelería. En el único edificio de nueva construcción se situarán buena parte de estas últimas iniciativas, así como el Centro de Coordinación del Equipo Wilson, dedicado a la investigación y divulgación de la enfermedad de Wilson y otras afecciones raras. 

Todo ello ya estaba previsto desde hacía tiempo por la citada fundación y, aunque era su intención que el chef valenciano Ricard Camarena estuviera al frente de la solución gastronómica que pudiera acompañar al centro, finalmente la idea del cocinero ha sido la de trasladar allí su restaurante gastronómico. El cambio supondrá una liberación de espacios y posibilidades para el propio autor que, además de un espacio de luz natural -algo que buscaba-, podrá poner en uso las zonas ajardinadas y elevar seguramente su cocina a otros reconocimientos.

 

Con una estrella Michelin -dejará de "vivir solo", como él mismo declaró, para convivir en el futuro complejo sociocultural. Ocupará un espacio de entre 600 y 700 metros cuadrados -casi seis veces la superficie actual del local de Ruzafa- en una de las fachadas del complejo. De hecho, parte de sus instalaciones que se encuentran en las zonas que se incendiaron hace unos años, ya son de las que más avanzadas se encuentran en su estructura dentro de toda la obra del que está llamado a ser un centro de referencia para la ciudad. Detrás de todo ello, la Fundació sigue reivindicando su carácter como proyecto familiar, que surge de "la necesidad de compartir con la sociedad parte de lo que aporta". 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email