X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

del clacisismo hasta los inicios del romanticismo

Beethoven en el Palau: músicos valencianos devuelven los inicios del compositor en cinco recitales

Fernando Pascual, violinista de la agrupación: "El tejido musical es también social, nos engloba a todos. No se puede perder "

11/01/2018 - 

VALÈNCIA. Desde el Clasicismo hasta los inicios del Romanticismo, son muchos los grandes compositores que han dejado su legado en la música. Mozart, Hyden o Beethoven serían “los tres fundamentales”. Sus contribuciones han logrado traspasar el tiempo y no quedarse solo en estas épocas. Beethoven es pues un ícono histórico, y aunque no haría falta recordarlo, para el grupo de músicos Óscar Oliver y Aida Velert (pianistas), Fernando Pascual (violinista) y Jorge Fanjul (violonchelista), es de esos compositores que “por mucho que lo interpretes, no pasa de moda”. “Sigue atrayendo a oyentes por su “frescura” y por la “gran cantidad de recursos técnicos y expresivos” que ofrecía su obra. Por ello, este cuarteto dará comienzo el próximo sábado 13 de enero, a las 20:00 horas, a un ciclo de cinco conciertos en el Palau de la Música de València, bajo el título de Beethoven 1-13, en uno de los muchos recitales que se hacen del genio. 

La versión más jóven del compositor quedará plasmada con las obras de cámara que comprenden desde el opus 1 hasta el opues 13. Un periodo, el de la Sonata ‘Patética’, que supone un “punto de inflexión”, según explica el violinista Fernando Pascual. Esto se debería a que “se trata de una obra que todavía tiene las formas clásicas pero que ya es muy apasionada y turbulenta, dando así paso al romanticismo”. Dicha sonata goza de gran popularidad, hecho por el que el cuarteto ha querido realizar un recorrido por todo lo que hay antes del opus 13. Y qué decir del Beethoven de estos tiempos, “la música ya empieza a albergar su singularidad, características e ímpetu”, manifiesta Fernando Pascual. Además, para el violinista lo que resulta más valioso es el hecho de “estar tocando toda una música que Beethoven compuso con muchos menos años” de los que tienen ellos. Unas representaciones en las que se manifiesta pues su “carácter juvenil y apasionado”.

“La redistribución de los instrumentos” ha sido la parte más costosa del trabajo, puesto que “gran parte de la creación es música en la que el piano tiene el papel más importante” o está hecha directamente para este instrumento. Motivo por el que, además, se ha añadido un segundo pianista a la formación, y por el que en el concierto que darán en abril contarán con un cuarto integrante, sobre las teclas el artista Claudio Carbó. “Es curioso porque siempre se dice que el violín es el instrumento rey de la orquesta y que el piano puede sonar él solo como una orquesta por sus posibilidades, y precisamente a estos instrumentos  son a los que Beethoven dedicó básicamente toda su producción en las 15 o 16 primeras obras”.

Lo que queda claro es que Beethoven nunca ha sido un músico fácil de sonorizar y como explica Fernando Pascual hay que estar a la altura “de su lenguaje y de las estructuras clásicas de la época”, algo que convierte también en tarea costosa “el empastamiento de los diferentes instrumentos”. Debe quedar todo recorrido en “una misma intención y tiempo”. 

Música de todas las épocas y jóvenes compositores

No es la primera vez que Óscar Oliver, Aida Velert, Fernando Pascual y Jorge Fanjul tocan juntos. El mismo año pasado ofrecieron dos conciertos en torno a la música de Robert Schumann, Clara Schumann y Johann Strauss. De hecho, Óscar y Fernando llevan varios años trabajando juntos desde que se conocieron en el conservatorio, donde Óscar Oliver era profesor. Tampoco será la primera vez que actúan en València, les “fascina” la Sala Rodrigo del Palau de la Música e incluso fueron ellos mismos los que propusieron su participación en el programa. “Tal vez la Sala Rodrigo es la mejor de València y de las mejores de España para ofrecer conciertos de cámara. Una acústica genial a la que se le suman unos pianos de cola en óptimas condiciones”, considera Fernando Pascual. 

En su labor conjunta, han hecho también un recital de Rodrigo Granados, un concierto de piano de música francesa del siglo XX y recientemente han estrenado una pieza de Héctor Oltra, para violín y piano, y una de José Luis Escrivà. Ambos compositores valencianos a los que les encargaron sus propias obras. 

Con todo ésto, lo que intentan estos artistas es ofrecer música de todos los periodos, a la vez que apoyar a compositores jóvenes. Un deseo de que “no se pierda el patrimonio cultural”, algo que como manifiesta el violinista Fernando Pascual, se logra “protegiendo la música” y “haciendo que esté más presente en las programaciones educativas”. “El tejido musical es también social, nos engloba a todos, al público que asiste a las salas, a los intérpretes, a los compositores, a los conservatorios, y claro, a los profesores de música de los colegios”. 


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email