X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 25 de septiembre y se habla de Quique Dacosta bestiari valencià arquitectura COCHE ELÉCTRICO
GRUPO PLAZA

Obinesa vende el negocio de aparcamientos y el de concesionarios tras la entrada de Atitlán

25/01/2018 - 

VALÈNCIA. El desembarco de Atitlán como accionista mayoritario de Obinesa Grupo Industrial ha ido acompañado de una importante reordenación de los negocios del conglomerado empresarial fundado por la familia Batalla. Al margen de la operación que le permitió reducir su deuda financiera en 346 millones de euros, el principal cambio es el traspaso de sus divisiones de automoción y aparcamientos, una de las ramas más importantes del conjunto de negocios de la antigua Lubasa.

Según se describe en el informe de gestión que acompaña a las cuentas consolidadas del grupo de 2016, la venta de la división de aparcamientos se formalizó el 15 de diciembre de 2017, mientras que el traspaso de la división de automoción, que aporta un 20% de los ingresos del holding y engloba varios establecimientos en Castellón de las marcas Opel, Mercedes Benz, Toyota, Smart, Honda y Lexus, se hizo efectiva en la fecha de formulación las cuentas.

La venta de ambos negocios, acordada por la junta extraordinaria que la compañía celebró el pasado 8 de agosto, se enmarca dentro de la citada operación de reestructuración de la deuda para la entrada con el 55% del accionarido de la firma de inversión que dirigen Roberto Centeno y Aritza Rodero.

La operación, adelantada por Valencia Plaza, implicó el pago de 58 millones de euros de la deuda financiera que arrastraba el grupo Obinesa y la renegociación de 8 millones de euros tras aceptar la banca acreedora una quita de 346 millones de euros. En el contrato marco de refinanciación con las entidades financieras también se estableció "el otorgamiento de varios préstamos por parte del nuevo inversor (Atitlán) de un importe máximo de hasta 30 y 60 millones de euros, respectivamente".

Una de las empresas del grupo, Lubasa Aparcamientos S.L., también firmó en julio del año pasado un nuevo contrato marco de refinanciación con un sindicato de entidades financieras previo a la venta a un tercero de las acciones que el grupo mantenía en esta sociedad, formalizada el 31 de octubre.

El acuerdo de refinanciación incluía la dación de una parte de las plazas de aparcamiento del inmovilizado intangible y de las plazas de aparcamiento del epígrafe "Producto terminado ciclo corto", según reflejan las cuentas individuales correspondientes al ejercicio 2016. Posteriormente, parte de los créditos fueron cedidos a la cabecera Obinesa Grupo Industrial tras una quita de 14 millones por parte de "determinadas entidades financieras". El contrato de compraventa se elevó a público el 15 de diciembre de 2017, pero en el registro Obinesa aún aparece como propietario del 100% de las acciones de la sociedad. 

En la actualidad, Lubasa Aparcamientos explota los parking de Avenida de la Horchata y calle Chile, en Valencia; el de Plaza Mayor de Calpe (Alicante); y los de la plaza Pere Cornell Almazora, Miguel Bellido, el Hospital Provincial y el de la avenida del Mar II, todos ellos en la provincia de Castellón. También gestiona los de El Serrallo (Tarragona) y el de la Feria de Albacete.

En 2016, la facturación de la empresa de aparcamientos se elevó un 6% respecto al año anterior hasta superar los 6,92 millones de euros, mientras que las pérdidas antes de impuestos se redujeron de los 5,28 millones de 2015 a 4,11 millones.

El grupo mejora en ventas

En 2016, último ejercicio completo antes de la entrada de Atitlan que redujo la participación de la familia Batalla al 45% del capital, el grupo Obinesa facturó 382 millones, un 1,3% más. Dos de las tres ramas principales del negocio, automoción y cerámica (Saloni) mejoraron en ventas, pero el resultado global se vio lastrado por la rama de construcción.

Según figura en el informe de gestión de la firma, las ventas de la rama inmobiliaria se desplomaron un 69,9% (de 54,8 millones a 16,5) como consecuencia de las daciones vinculadas a una refinanciación de la deuda llevada a cabo en 2015.

El resultado de explotación fue negativo por importe de 12 millones de euros frente al beneficio de 5 millones generado en 2015. No obstante, el resultado financiero de 2016 se elevó a 148,9 millones frente a los 35,8 de pérdidas del año anterior por la condonación de dos derivados financieros que tenía el grupo.

Hasta la entrada de la firma de Centeno y Rodero, el capital de Obinesa se repartía en idéntica proporción (32,13%) entre los tres hijos de Luis Batalla, fundador de Lubasa: Luis Enrique Batalla Reigada –a través de la firma Inherba del Mediterrani–, Otilia del Rosario Batalla Reigada –Unanimitas Cinco Capital– y Gabriel Alberto Batalla Reigada –Ivernumber–.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email