X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

ayuntamiento y vecinos acaban con el Tráfico oportunista

Pacificando Campanar

14/12/2017 - 

VALÈNCIA. Han sido dos años de negociación, de ir y venir, de hablar y volver a hablar. “Ha sido lento pero seguro”, resume el presidente de la asociación de vecinos de Campanar, Pep Benlloch. El Ayuntamiento de València ha ejecutado una actuación integral en el barrio que ha modificado la movilidad, ha incrementado la seguridad vial y aspira también a ser un ejemplo de pacificación. Tal y como destacaban desde el consistorio, estos han sido los ejes de esta intervención que surge tras las conversaciones mantenidas con representantes de la asociación de vecinos y vecinas de Campanar, que llevan años reivindicado la recuperación del núcleo histórico para la ciudadanía.

“Todas las mañanas era igual”, explica Benlloch; “cuando se formaban atascos en la rotonda donde está Bertolín, la gente, por acortar, atravesaba Campanar”. Ahora eso ya no sucederá, tras la actuación realizada por la Concejalía de Movilidad Sostenible, que dirige Giuseppe Grezzi. Para ello se han interrumpido los itinerarios oportunistas de vehículos ubicando tiestos en las calles del Gravador Enguídanos, del Bisbe Soler y del Baró de Barxeta para restringir el tráfico en una zona que, no obstante, ya se había establecido para peatones. Se han plantado maceteros, sí, pero es que esta vez los habían pedido los vecinos; no era la inspiración divina de nadie.

En el Ayuntamiento comprobaron que una gran cantidad de vehículos empleaba el itinerario formado por las calles de Mossén Rausell, de Benidorm y del Metge Vicent Torrent, para acortar el paso entre la avenida del Mestre Rodrigo y la calle de Rascanya. Por si fuera poco, lo hacían frecuentemente a una velocidad inapropiada que generaba situaciones de inseguridad. Para corregir esta situación, y atendiendo a la voz de los vecinos, se ha invertido el sentido de las calles de Benidorm y del Metge Vicent Torrent. Así, las calles de Mossén Rausell, de Benidorm y del Metge Vicent Torrent pasan a ser de acceso al centro histórico de Campanar y se establece la salida del tráfico de estas vías por la calle del Molí de la Marquesa.

Por otro lado, se han instalado tiestos en el entorno de la calle de Villar del Arzobispo para evitar el aparcamiento de vehículos en zonas no habilitadas y crear espacios diferenciados para el acceso tanto de los vehículos autorizados como de emergencia. “Con toda esta intervención damos respuesta a una reivindicación de los vecinos de Campanar para recuperar para la ciudadanía este barrio y facilitar la accesibilidad y una mejora de la seguridad vial, igual que ya hemos hecho en otros barrios”, aseguraba Grezzi.

Una de las novedades implementadas es el establecimiento del límite de velocidad en 30 km por hora en todo el núcleo histórico delimitado por la avenida del General Avilés, al norte; la calle de Rascanya, al este; la plaza de Badajoz y las calles del Baró de Barxeta y del Bisbe Soler, al sur, y la avenida del Mestre Rodrigo, al oeste. Para hacerlo posible se ha instalado nueva señalización tanto vertical como horizontal en todas las vías de acceso al centro histórico de Campanar: en las calles del Mestre Bagant, de Mossén Rausell y de Riba-roja y en la avenida del Metge Vicent Torrent.

En paralelo también se ha atendido otra petición vecinal y se ha creado un nuevo paso de peatones regulado con semáforo con pulsador —tanto para peatones como para ciclistas— en la avenida de Pío Baroja, a la altura del camino del Cementeri y del acceso al camino de la Partida de Dalt. Con esta intervención se resuelve el problema de no contar con ningún paso de peatones en un tramo de la avenida de Pío Baroja de casi 700 metros, entre la calle de La Safor y la avenida General Avilés. Quedan pendiente cuestiones como un control sobre la velocidad de los vehículos en algunas avenidas y calles del barrio, especialmente Mestre Rodrigo, apunta Benlloch, donde los excesos son tan comunes que en ocasiones algunos conductores pitan y protestan contra los que respetan los límites de velocidad. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email