X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 27 de abril y se habla de uch ceu diseño gestación genética embrión series netflix
GRUPO PLAZA

tensión interna con los imputados en el 'pitufeo'

Pugna entre la gestora del PP y el grupo municipal por los 44.500 seguidores de la cuenta de Twitter

5/10/2016 - 

VALENCIA. La relación entre la gestora del PP de Valencia presidida por el diputado Luis Santamaría y el grupo de concejales del Ayuntamiento investigados por el presunto caso de 'pitufeo' no está siendo fácil. La situación de los ediles, teóricamente suspendidos de militancia aunque dentro del grupo popular, no es sencillamente explicable. Tampoco ayuda a ello que la dirección nacional del PP haya puesto el expediente en el congelador una vez instruido el caso, dejando en el limbo la decisión y prolongando un escenario de indefinición notablemente negativo. Los concejales están pero no están y la gestora tampoco puede tomar las riendas de forma definitiva.

Prueba de que las dos corrientes chocan es una de las discusiones internas que se produjo, concretamente, antes del verano. Fuentes populares señalan que desde la gestora se solicitó controlar las redes sociales relacionadas con el grupo municipal popular, en especial el Twitter, una potente cuenta -@popularesVLC- que acumula casi 44.500 seguidores y tiene carácter oficial.

La petición fue rechazada por el grupo al considerar que este perfil corresponde gestionarlo al equipo municipal dado que se centra en la labor de oposición que hacen los concejales. El responsable de este apartado es el activo -y polémico- asesor Luis Salom, también investigado en la causa del 'pitufeo' y el primer afectado por la retirada de empleo y sueldo que ejecutó el alcalde de Valencia, Joan Ribó. Una decisión recurrida por el afectado y sobre la que tuvo que dar marcha atrás el consistorio tras darle la razón el juez.

El tira y afloja sobre el entramado digital no es baladí. Mantener el control de una cuenta con ese volumen de seguidores permite a los concejales un canal de difusión importante que, a día de hoy, el partido no está dispuesto a ofrecerles a excepción del portavoz del grupo, Eusebio Monzó, único de los ediles no investigado en la causa. Cabe recordar que la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, ya pidió públicamente el acta a los ediles tras destaparse la presunta trama en los medios de comunicación y producirse las imputaciones

En cambio, los concejales defienden su inocencia y reclaman esperar a que se declare en todo caso la apertura de juicio oral. Un pulso que se envió a Génova para que lo dirimiera el Comité de Derechos y Garantías. Este hecho produce situaciones curiosas como que se reciban notas de prensa de los concejales imputados que no llevan el sello del PP, incluso aunque las protagonice el portavoz del grupo, Eusebio Monzó.

Respecto al resto de cuentas relacionadas con la actividad local, las fuentes del grupo consultadas por este diario señalaron que desde el grupo se invitó a la gestora a que se hiciera cargo de la cuenta de carácter orgánico: un perfil mucho más modesto -@PPVLC- con apenas 1.300 followers que no ha sido alimentada, ni de lejos, con el mismo ahínco que la del grupo municipal. En este sentido, las citadas fuentes defendieron que el ofrecimiento es lógico porque "una se refiere a la gestión en el consistorio y otra a la labor del partido".

Por otro lado, fuentes del grupo municipal señalaron que sí se facilitó a los miembros de la gestora el acceso al Facebook oficial -solo como editores- y de Instagram. En ambos casos, el control en última instancia siempre estaría en manos de los gestores primigenios ya fuera por su condición de administradores o por la vinculación de sus correos a las contraseñas. 

Unas diferencias que pueden parecer nimias pero que esconden una problemática mucho mayor. La gestora que lidera Luis Santamaría no puede ocupar mayor terreno mientras el grupo municipal siga en activo: algunos dirigentes del PP apuntan a que los concejales son los que tienen la información "en exclusiva" de lo que ocurre en el consistorio -acceso a contratos, documentación...- por lo que no hay capacidad de expandirse. Mientras, desde el entorno de los ediles señalan que nunca han negado "información a nadie" y aseguran que se remite mensualmente un dossier en PDF con toda la actividad en pleno y comisiones. "Es más, se envía a los grupos del distrito la invitación a que pregunten por asuntos que afecten a sus barrios y apenas se recibe ninguna propuesta", subrayan las fuentes del grupo consultadas por este diario.

Unos desencuentros, en definitiva, que evidencian una situación de equilibrio entre dos bloques que siguen esperando que Génova decida o que se produzca alguna novedad en los tribunales: la gestora de Santamaría no está decidida a avanzar en esta situación y el grupo municipal no está dispuesto a ceder terreno.

Noticias relacionadas

Foto: EVA MÁÑEZ
El billete

La lideresa que Rajoy no quiere

Tras perder el órdago de los Presupuestos, el pulso que Bonig mantiene con Génova por el congreso provincial de Valencia es decisivo para su liderazgo

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email