X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

intersindical también se descuelga de la protesta mientras compromís llama a la participación

Puig experimenta la frialdad de los empresarios con la manifestación de la financiación

1/09/2017 - 

VALÈNCIA. El presidente de la Generalitat experimentó este viernes en primera persona el nulo entusiasmo que despierta entre el empresariado valenciano la idea de manifestarse en la calle contra la infrafinanciación de la Comunitat. Fue durante el tradicional almuerzo de inicio de curso organizado por la Cámara de Valencia al que Ximo Puig acudió por tercera vez desde que es presidente. Como en los dos anteriores, la financiación autonómica y el peso de la región en Madrid centró buena parte de esta suerte de reflexión colectiva de final de verano.

La posibilidad de una gran manifestación unitaria en la Comunitat para exigir la reforma de un sistema que deja a la valenciana como la región peor financiada ha perdido fuerza en los últimos días. La propuesta, impulsada por los dos sindicatos mayoritarios –UGT-PV y CCOO-PV– y la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), ha quedado en el aire tras evidenciarse que la patronal no participará en la manifestación si no están todos los partidos. Y el PP de la Comunitat ya ha avanzado que no va a ir.

El presidente de la CEV, Salvador Navarro, expuso este jueves ante Puig que la protesta es el "último recurso", una posición compartida por los cerca de cuarenta empresarios y directivos presentes en el almuerzo, incluido el presidente de la Cámara de Comercio, José Vicente Morata, quien también ha puesto unanimidad como condición para sumarse.

La intención del empresariado es elaborar un manifiesto junto a UGT-PV y CCOO-PV durante este mes para recabar posteriormente adhesiones de la sociedad civil. A partir de ese punto, las posturas difieren; mientras los sindicatos garantizan que la manifestación tendrá lugar, incluso sin la CEV, la patronal no la considera prioritaria.

Tal y como le expusieron este jueves a Puig, la estrategia a seguir a juicio de los empresarios ha de ser la de la negociación en Madrid, en diferentes ámbitos. Uno de los asistentes al almuerzo de este jueves, el abogado y presidente de la Fundación Conexus, Manuel Broseta, se ofreció a ejercer el papel de sensibilización en la capital, el ámbito al que esta fundación enfoca su actividad.

El presidente de la Generalitat se mantuvo en el mismo plano que ha expresado estos días. A saber, aunque después de la propuesta de los sindicatos el jefe del Consell hizo suya la manifestación y anunció que tendría lugar en torno al 9 d'Octubre, desde entonces ha preferido mantenerse al margen y dejar que los sindicatos siguieran llevando la iniciativa.

En el Palau de la Generalitat también han crecido en las últimas semanas las dudas sobre la efectividad real que pueda tener en la negociación para la reforma de la financiación. A ello se suma, además, el elemento de distorsión que supone que toda la atención vaya a estar centrada en el referéndum de independencia que el Gobierno de Cataluña ha anunciado para el 1 de octubre, una circunstancia que ya ha obligado a posponer la movilización valenciana como mínimo hasta noviembre.

Intersindical se descuelga y Compromís empuja

Con el manifiesto a la vista pero con la incertidumbre de la movilización más presente que nunca, las tensiones en un sentido u otro siguen sucediéndose desde diferentes ámbitos.

Foto: EVA MÁÑEZ

Por un lado, Intersindical, sindicato cercano a Compromís, salió este jueves al paso para desmarcarse de la protesta con el pretexto de que no participará en nada en lo que no se le permita decidir de forma activa. La formación consideró que esta manifestación "no debe ser monopolizada ni ser patrimonio de dos sindicatos y de la patronal valenciana", sino "del conjunto de la sociedad". "No hacerlo así, y buscar adhesiones a un manifiesto acordado a priori por CCOO, UGT y la CEV, es un error estratégico importante", criticaron.

Mientras, Compromís está arengando a sus militantes a sumarse a la protesta. Una de sus representantes más destacadas en el Consell, la secretaria autonómica de Hacienda, Clara Ferrando, animaba a la movilización: "En Madrid tienen que ver que hay todo un pueblo detrás de nosotros para que nos hagan caso. Es muy importante, más de lo que creemos".

Al encuentro que organiza anualmente el presidente de la Cámara de Comercio, José Vicente Morata, también acudió este año en representación del Consell el titular de Economía, Rafael Climent, y la secretaria autonómica de Modelo Económico y Financiación María José Mira. Por la parte empresarial, además de los responsables territoriales de las entidades financieras Bankia, La Caixa, BBVA, Santander, estuvieron empresas destacadas de la Comunidad Valenciana: Porcelanosa, Ford España, Mercadona, Balearia, Anecoop, Air Nostrum, SPB, Servigroup, Pavasal, Torrecid, Consum, Vectalia, Ribera Salud, Agua Mineral San Benedetto.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email