X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

TRAS 17 AÑOS EN EL CARGO

Rafa Maluenda deja de ser el director de Cinema Jove

14/09/2016 - 

VALENCIA. Rafa Maluenda ha dejado de ser director de Cinema Jove. El principal festival de cine de la Comunitat Valenciana, que el pasado mes de junio celebró su 31ª edición, cambiará a su principal responsable tras 16 años, tal y como han confirmado fuentes de la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte a Valencia Plaza

El Consell de dirección del Institut Valencià de Cultura, responsable a su vez del Institut Valencià de la Cinematografia, optó este verano por "extinguir el contrato laboral especial de alta dirección". Una cualificación y estatus que, por otra parte, también ha pesado en la toma de la decisión por la motivación de "adecuar el perfil de la coordinación dentro de los márgenes de actividades temporales, como en el caso de los festivales Ensems o Sagunt a Escena". 

Desde el IVC se justifica que la decisión se ha tomado después de "considerar que las funciones de organización del festival se han de asumir desde la subdirección de Cinema i Audiovisuals del IVC"; es decir, desde el IVAC. Cabe recordar que la pasada edición, la 17ª con Maluenda al frente de un festival que casi iba ligado a su nombre en los entornos nacionales e internacionales, ya contó con la organización por parte del IVAC. Los resultados fueron satisfactorios en el concepto de autogestión de los recursos, siempre desde el punto de vista del IVC, y esto supuso un punto de partida -según han asegurado diversas fuentes durante el verano- "para buscar otro perfil para la dirección de Cinema Jove".

Maluenda, con todo, es conocedor de la decisión aunque seguirá técnicamente en el cargo hasta el próximo día 20 de septiembre. Una decisión a la que las fuentes de la Conselleria suman que, "tal y como aparece en el informe de la Sindicatura de Comptes del año 2014, el contrato de alta dirección ya debía haberse extinguido" en referencia a la fórmula utilizada en la relación entre el director y a Adminsitración autonómica. En el sentido estrictamente formal, para la Conselleria es la solución final a un tipo de contrato sobre el que estaba advertida de su irregularidad actual. 

El nuevo director no saldrá de un concurso público

No obstante, la fórmula para encontrar un sustituto parece haber cambiado entre las distintas opiniones dentro del IVC. Si durante el mes de agosto no se descartaba la convocatoria de un concurso público e internacional para encontrar un nuevo "director artístico para Cinema Jove", la Conselleria ha confirmado a este diario que esa decisión se tomará de manera interna. Es decir, con la misma discrecionalidad que en el caso de Sagunt a Escena, festival que ha sido dirigido este año por Juan Vicente Martínez Luciano

En concreto, el IVC asegura que el puesto de "dirección artística" (más que de coordinación, que se gestionará de manera interna) "se asignará a una persona antes de que finalice 2016, que reúna el perfil necesario y que trabaje bajo la supervisión de la subdirección" ya citada. El nombre -o la terna de candidatos, que ha empezado a sonar en los mentideros del IVC y del IVAC- "empezará a trabajar a finales de 2016" y será en efecto el o la responsable de la 32ª edición que se celebrará el próximo mes de junio de 2017.

Fotos: DANIEL GARCÍA-SALA

Con todo, Maluenda (Monóvar, 1967) desaparece del organigrama del principal esfuerzo económico de la Generalitat Valenciana por un festival de cualquier disciplina. Con algo menos de 550.000 euros para su última edición (teniendo en cuenta todos los gastos), Cinema Jove ha vivido en sus manos momentos boyantes con un millón de euros de presupuesto. Durante su dilatada presencia en un festival al que, aseguró a este diario tener apego aunque "no al cargo", ha presentado películas de cineastas de tanta vigencia como Matteo Garrone (Gomorra), Cristian Mungiu (4 meses, 3 semanas, 2 días), Xavier Dolan (Laurence Anyways, Mommy) Andrew Dominik (One More Time With Feeling), Thomas Vinterberg (Celebración, La caza) o Nicolas Winding Refn (Drive).

Al mismo llegó en el año 2000 tras apenas unos ejercicios de experiencia y formación, entre los que destacaba su participación en rodajes de Luis García Berlanga o sus propios cortometrajes con los que participó en Cinema Jove en ediciones en las que nombres como Álex de la Iglesia o Santiago Segura empezaban a abrirse camino en el cine nacional a través del certamen. Miembro del equipo del anterior director del certamen, José Luis Rado, el suyo fue un ascenso prematuro. Así lo reconoció el propio Maluenda hace apenas tres meses a Valencia Plaza, hasta el punto de aceptar que "no estaba preparado" y que, pensaba, duraría apenas unos años, como transición hasta la llegada de un nuevo responsable de un festival que por aquel entonces ejercía de hermano menor y alternativo de la Mostra de Cine de Valencia.

Sin embargo, el ahora director saliente empezó a tener una presencia cada vez más referencial como jurado en distintos festivales internacionales (Cine de Bogotá, el Festival de Sitges, el Festival de Zaragoza, el Festival de Peñíscola, el Festival de Río de Janeiro, el Festival de Estambul, la Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián, el Festival de Cine Latinoamericano de Lleida, el Festival Internacional de Cine Documental de Ciudad de México o el Festival Internacional de Cine de Monterrey). Cinema Jove con él al frente y mientras el presupuesto se modificaba en sentido creciente, vivió tres etapas marcadas: la primera, hasta que Maluenda tomó la decisión de que los largometrajes a competición se estrenaran en exclusiva -para España- en el festival; la segunda, hasta que se eliminó la barrera de edad máxima para competir; la tercera y última, siempre según el relato del propio Maluenda, hasta que llegan "los recortes presupuestarios. Un presupuesto muy insuficiente. Con ello, marcamos que a lo que no podemos renunciar es a que el espectador siga teniendo una propuesta de calidad".

El fundido a negro de Maluenda en Cinema Jove

Desde el IVC se asegura que de cara a la edición del festival en 2017 se quiere trabajar en mejoras "cualitativas" del festival. Para ello, aseguran, "se introducirán aspectos de mejora" en tres campos tan concretos que parecen hacer referencia a las carencias que hasta la fecha se veían en la gestión -o al menos en los últimos años de la misma- de Maluenda: "un público más amplio (las cifras de asistencia de este año han vuelto a ser regresivas, como ya lo fueron las de 2015), una mayor potenciación de las producciones valencianas y una mejor planificación comunicativa". 

En las semanas previas y durante el festival, el propio Maluenda ya advertía de mermas en estos aspectos. Entre otros motivos, por la cancelación de la adjudicación a la empresa que -por concurso- había resultado beneficiaria y coordinadora del certamen. Ese recurso y paralización deja tras de sí la sospecha sobre la particularidad que ha acompañado al festival desde hace años: el hecho de que las mismas personas (el equipo de Maluenda), aun perteneciendo a distintas empresas, hayan sido las encargadas de gestionar el festival. De hecho, si esos responsables de coordinación o producción cambiaban de empresa, el concurso cambiaba con este viraje.

En palabras de Maluenda, la experiencia de esos perfiles profesionales, el bagaje y experiencia en torno al festival -en algunos casos incluso anterior a la llegada de él, hace 20 años- justificaba una decisión que, por otro lado, no le pertenecía. Es más, como dejó entrever en la última y extensa entrevista concedida a este diario todavía como director del certamen, la responsabilidad sobre esos contratos y adjudicaciones están relacionadas con las decisiones -o la ausencia de de estas- por parte de los técnicos de la Generalitat correspondientes. 

"Nadie es imprescindible empezando por mí", aseguraba. El festival seguirá sin su figura al frente y, presumiblemente, con un equipo de producción y gestión distinto al que le ha acompañado durante toda su trayectoria y parte de la de Rado. Un cambio que para diversas fuentes del entorno del IVAC es igual más significativo que el fin de ciclo de Maluenda.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email