X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

fiestas con animales

Tradiciones en vías de extinción

Las corridas de toros o els bous al carrer han sido duramente cuestionados en los últimos años. Algunos alcaldes elegidos en 2015 prohibieron, en lugares con gran tradición, festejos donde hubiera un maltrato animal. Sin embargo, esas políticas no son bien aceptadas por  quienes defienden la tradición taurina de la Comunitat Valenciana 

16/08/2017 - 

VALÈNCIA.- Tras las elecciones de mayo de 2015, numerosos municipios valencianos en los que se había producido un cambio político decidían poner punto final a los festejos taurinos. Alzira, Xàbia, Cullera, Calpe, Gandia, Xàtiva, Sueca, Tavernes de la Valldigna, entre otros, además de pedanías de València, Castellón y Alicante, se atrevieron a revisar las tradiciones y cambiar el mapa taurino de la Comunitat Valenciana. Dos años después, la duda que queda es si el debate se ha convertido en una cuestión exclusivamente política o se corresponde con un nuevo tiempo y con un cambio generacional al margen de ideologías.

Los taurinos dicen que los vencedores en las elecciones municipales de 2015 llevaban en su ADN la prohibición de la tauromaquia. Los antitaurinos argumentan que en realidad lo que las elecciones permitieron es que muchos años después llegasen al poder las políticas contra el maltrato animal y, bajo ese prisma, festejos como bous al carrer, el bou embolat, el tiro y arrastre de caballos o las corridas ya no fueran parte integrante de las fiestas municipales. En algunos casos se optó por la fórmula de los referéndums o consultas populares, y en otros, por la paralización de las ayudas públicas o la no autorización de las corridas de toros, e incluso por la suspensión directa de festejos, como ha sido el caso del bou embolat en las pedanías de València, pero en todos estos escenarios coincidió una evidencia, y es que por primera vez las voces animalistas habían llegado a la administración pública.  

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Entre las diferentes opciones que barajaron las nuevas corporaciones municipales, la más sonada fue la de la consulta popular o referéndum. Muchos municipios optaron por hacer un sondeo, vinculante o no, para tomar el pulso a los vecinos sobre los festejos. Fue el caso de Xàtiva, municipio gobernado por Compromís. Ahí la consulta llegó en forma de dos preguntas: una sobre si suspender o no los festejos taurinos y las corridas en la Fira, y la segunda, si era necesario continuar teniendo la figura de una mujer como reina de la Fira en pleno siglo XXI. La participación fue de un 20% aproximadamente según la portavoz de este grupo, Cristina Suñer. «El resultado en el caso de la primera pregunta fue suspender los festejos, y en el caso de la segunda, continuar con la reina de la fiesta. En ambos casos se respetó la decisión de la ciudadanía y se le dio carácter vinculante a la consulta», indica. 

* Lea el artículo completo en el número de agosto de la revista Plaza

Noticias relacionadas

LA NAVE DE LOS LOCOS

¿Por qué me habéis hecho taurino?

Tanta sensibilidad con los toros y tan poca compasión con los seres humanos, antitaurinos. Vuestra respuesta cruel a las muertes de Víctor Barrio e Iván Fandiño me ha abierto los ojos. Yo, que nací para ser equidistante, para no mojarme ni en esto ni en aquello, me veo obligado a pasarme al bando de los taurinos

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email