X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

'SONIDO VALÈNCIA'

‘Un atasco’, el debut de La Plata: sonidos del pasado futuro

30/03/2017 - 

VALÈNCIA. La agitación musical y el sonido ‘valenciano’ de la new wave de principios de los 80 que llegó a la ciudad apenas tuvo consecuencias a lo largo de las siguientes décadas. De hecho, solo el caso más bien aislado de Las Máquinas -más próximos a las inquietudes llegadas desde el movimiento Madchester- podrían representar ese vestigio. La influencia de aquellos ritmos, de la moda y su gama cromática, de las artes visuales y el diseño o las tribus urbanas tratando de definir una València recién despertada a las libertadas, apenas provocó ecos musicales. Hasta la fecha.

La Plata, banda local que acaba de publicar su primer EP (Un atasco, Sonido Muchacho-2017), es una de esas raras experiencias con sabor a aquel momento y a la vez con los pies en 2017. Las tres canciones del 7’’ equilibran a la perfección ese pop listo para el disfrute más hedonista con una mala baba punk que se contagia por su velocidad y acaba calando a través de sus letras. El trino de partida es tan directo -nueve minutos de duración- que impacta como una sola unidad, aunque la canción ‘Un atasco’ es posiblemente de las composiciones más contemporáneas que hayan conectado con esa redondez ochentera tan fácilmente distinguible y tan difícilmente aplicable. 

Además, la banda compuesta por Diego Escriche, Patricia Ferragud, Salvador Frasquet, Miguel J. Carmona y María Gea tiene en esta última como responsable del aspecto visual. Es también una oportunidad inmejorable para asomarse a través de su trabajo a uno de los periodos más genuinos de la movida valenciana de finales de los 80 y que tuvo algo que ver con el fenómeno de las discotecas: nos referimos al trabajo de Quique Company para A.C.T.V, especialmente en torno a la cartelería e invitaciones que mancharon València durante años. Uno de los pocos casos en los que un artista estuvo vinculado a una marca desde su origen y hasta su primera desaparición y que dejó una imaginería que se refleja en el trabajo de Gea: collage, formas geométricas planas y sensaciones de relieve. Mensajes visuales en los que perderse y rebotar mientras suenan estas iniciáticas canciones. 

En contraste radical aparece el ‘logo’ de Ostap Yashchuk (del que hablan en esta entrevista). Quizá una manera de advertir que, pese a la unidad sonora del debut y sus portadas, queda mucho por resolver en unas inquietudes que no podían haber iniciado andadura de mejor manera. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email