X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 21 de agosto y se habla de PODEMOS sandra mínguez AUTÓNOMOS AMORES DE VERANO CONSELL
GRUPO PLAZA

HA PRESENTADO A OLTRA

Vicent Martí, el agricultor que reprendió a empresarios y políticos por su falta de ética

Puedes ver el vídeo íntegro de su intervención en la parte inferior del artículo

29/09/2015 - 

VALENCIA. Vicent Martí es un agricultor valenciano, cuyo campo se encuentra en el margen más próximo de Alboraya a la ciudad de Valencia. Premio Nacional de Agricultura Ecológica en 2006, este martes ha abandonado su labor para presentar a la vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra, ante empresarios y representantes institucionales en el Fórum Europa Tribuna Mediterránea. El también activista de la plataforma Per l’Horta ha aprovechado la ocasión y, mirando a las ojos a todos ellos, les ha reprendido de forma directa: “no soporto ver a gente que vive tan bien cuando hay gente que no puede llegar a fin de mes. Me muero de asco”.

Martí, que vive en una alquería junto al mismo entorno que le vio nacer, rodeado de quien le ha visto crecer y hacerse especialmente popular entre los agricultores, se declaró “alucinado” ante “toda esta riqueza aparente” en la que inició su breve discurso de presentación. “Vengo de l’Horta de València, maltratada por los polítcos, por el gran capital, por la banca, por la especulación”, iniciaba su discurso el agricultor de Alboraya mientras las caras de sorpresa se propagaban entre el público. “¿En qué sociedad viven ustedes mientras una sociedad se muere de asco?”, decía mientras mantenía la mirada en el público y reconocía que tenía “preguntas que me hago en la intimidad”, pero que al tener la ocasión intentaría “aprovecharlo. A algunos les sentará bien y a otros no”. Y vaya si no sentó bien.

“La colonización de América de África, 72 millones de muertos, el genocidio… lo que tenemos ahora es el retorno”, apuntó en referencia a la inmigración que arriba a Europa. Y a partir de aquí señaló a las grandes empresas, “muera quien muera, importa nuestra empresa”, sentenciaba en una crítica directa al sistema, del que tenía una importante representación a escasos metros de él. “Esa empresa podría ser ética, pero no lo es; respetando al medio ambiente y respetando a las personas, y tendría un gran recorrido. Porque ustedes se van a morir igual que yo”, señalaba y sentenciaba “la política podría ser humanista. Es llegar a acuerdos entre todos”.

Martí reivindicó la idea humana de ciudad a partir de “crear carriles bici e ir a pie. ¿En qué mundo vivimos? Tenemos una ciudad que tiene unas condiciones que no hay ninguna igual en todo el mundo, y no lo sabemos aprovechar. Tenemos un clima y unas condiciones inmejorables. Tenemos la herencia de nuestros hermanos los árabes, a los que ahora estamos maltratando”. En un tono conciliador, en el ecuador de su intervención, ha matizado que los presentes “tienen un corazón igual que yo, lo que pasa es que representan algo… que están totalmente equivocados. Ustedes son igual que los otros. En las tertulias también queremos participar. El pueblo tiene el derecho de intervenir y participar y no absorberlo todo el sistema… capitalista o comunista, me da igual. Yo solo defiendo el sentido común”.

Finalmente, Martí ha concluido con un alegato a la tierra: “cuidar la tierra es cuidar la salud”, y ha señalado que la salud se inicia por lo que “le damos a los niños para comer. Porquería, mierda, envenenamiento de las grandes multinacionales porque ese es el negocio. Negocio con nuestros hijos y nuestros nietos. ¿No tienen capacidad de reacción? Hay que salir a la calle. […] Si estoy aquí es por Mónica porque tiene ética, porque fue al Cabanyal, porque estuvo en La Punta, maltratada por el PP, por los socialistas”, ha acusado. “¿Qué hizo Cotino? Ahí está Mónica. La diferencia es que hace una política ética. Y es valiente. ¿Por qué la banca no puede ser ética?”, y ha invitado a una reflexión visiblemente enfadado mientras una parte de los presentes aplaudía y otros omitía el reconocimiento.

No soy una política convencional, mis presentadores tampoco”, así ha recogido Oltra el testigo de su presentación para iniciar una intervención. Todo ello se puede ver en el vídeo íntegro del encuentro:


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email