X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 17 de enero y se habla de KOROTT grefusa play&go experience Compromís ALQUILER MESTALLA
GRUPO PLAZA

cuando había uhf

‘300 millones’: dame la mano hermano americano

Durante un lustro, RTVE unió a todos los hispanoparlantes del mundo en un programa por el que pasó lo mejor de la canción melódica y que hoy es casi un documento sociológico

20/04/2018 - 

VALÈNCIA.-Puede sonar extraño, pero ¿se imaginan un programa de televisión en el que Borges hablase de poesía con Gerardo Diego, Torrebruno hiciera playback y Alaska y los Pegamoides actuaran en el que podría ser considerado uno de los primeros vídeos musicales del pop español? Cierto, cuesta trabajo. Porque el concepto suena casi como si fuera el reverso maligno de La edad de oro, una broma perversa urdida desde una dimensión catódica que bien podría ser la que amenaza al pueblo de Hawkins en Stranger Things. Solo que esto no es ficción. No hay más que ir a la web de RTVE y buscar los capítulos del programa 300 millones. La verdad está ahí dentro.

Cada vez que miramos atrás en la historia de nuestra televisión, hay muchas posibilidades de marearse. De la misma manera que existieron hitos del entretenimiento (Un, dos tres, responda otra vez), lo dramático (Historias para no dormir, La cabina), el documental (El hombre y la tierra), el programa musical (Último grito), lo didáctico (La bola de cristal), lo periodístico (La clave), también hubo inventos cuyo encanto solamente es elogiable si se traspasa la barrera del gusto convencional y se observa con la mirada de John Waters o de Tim Burton. 300 millones nació para pertenecer a esa categoría y ahí seguirá por los siglos de los siglos.

 Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Este magazine musical y cultural nació en 1977 como parte de un proyecto que pretendía unir a los países de habla hispana, es decir, a España con sus hermanos de todo el continente americano. Dicho proyecto nos llegó asociado a las siglas OTI, que querían decir Organización de Telecomunicaciones Iberoamericana. Tal organización, fundada en México en 1971, pretendía crear enlaces entre emisoras de habla española y portuguesa. Una de sus bazas fue el festival musical que llevaba su nombre, un certamen de la canción que durante unos años se convirtió en la alternativa latina a la imbatible gala de Eurovisión. Nuestro Francisco se convirtió en estrella al ganar dicho festival con la emblemática Latino. De hecho, es el único artista del universo que ha ganado el certamen en dos ocasiones.

*Lea el artículo completo en el número 42 de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email