X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

TRIBUNA LIBRE / OPINIÓN

9 d'Octubre y reforma exprés de la Constitución

Foto: EFE

Molt Honorable Ximo Puig, vicepresidenta Mónica Oltra, tenemos menos autogobierno que en 2016, corrijamos unidos esta injusticia

8/10/2018 - 

Durante los últimos días los socios de l'Associació de Juristes Valencians, como casi todos los meses de septiembre y octubre desde hace tres años, tenemos una actividad frenética realizando actos por gran parte del territorio valenciano, y accediendo a colaboraciones en los medios de comunicación de una manera didáctica respecto a la utilidad de disponer de un derecho civil propio.

Hemos promovido conferencias y exposiciones sobre el autogobierno valenciano y nuestro Derecho Civil en comarcas alejadas del Cap i Casal como el Alto Palancia, l'Alcoyà-Comtat, la Valldigna y también Orihuela, la histórica capital del sur valenciano, cuyos habitantes se sienten mucho más valencianos de lo que desde instancias oficiales se piensa.

Asimismo, una vez que el apoyo a la recuperación del Derecho Civil valenciano por parte del municipalismo de las poblaciones grandes y medianas (con la desgraciada excepción de Castelló por ahora, solo achacable al grupo municipal de Ciudadanos) es total, la AJV ha buscado el respaldo de las Mancomunidades de municipios, que suelen incorporar la prestación conjunta de múltiples servicios aplicando el principio de proximidad – sobre todo- a los valencianos del interior, a los que con frecuencia se olvida por parte de los poderes públicos por su escaso peso poblacional.

El respaldo por unanimidad de las poblaciones que componen las Mancomunidad de la Safor, la Ribera Alta, Els Ports, l'Alt Maestrat, l'Alcoyà-Comtat, La Serrania, la Costera-Canal, Tierra del Vino y en breve, la del Rincón de Ademuz, El Bajo Segura, la Vega, la Marina Baixa, la Hoya-Chiva, la Vall d'Albaida, Alto Turia, Espadán-Mijares… nos legitima para reclamar desde la sociedad civil con el apoyo del municipalismo ( 341 ayuntamientos valencianos que representan el 90% de la población ) que se nos tenga en cuenta por parte del Gobierno de Pedro Sánchez ante una futura reforma de la Constitución.

En el momento de escribir este artículo, estamos expectantes ante la inmediatez de que la Junta de Portavoces de Les Corts ponga fecha a la sesión en que se aprobará la Proposición de Ley de Reforma Constitucional para recuperar la competencia efectiva en materia de Derecho Civil Valenciano. Por fin se dará el pistoletazo de salida, mediante un verdadero acto legislativo, ya que no se trata de una moción declarativa o PNL, para realizar una mera modificación técnica de la Constitución que  garantice la constitucionalidad de nuestro Estatuto en esta materia. Por fin se enterarán en Madrid del consenso valenciano en cuanto a la utilidad de disponer de un derecho civil moderno.

Recordemos muy someramente que el nuevo Derecho Civil Valenciano, recuperado vía Ley Orgánica tras el doble consenso de los diputados de les Corts y de los parlamentarios de las Cortes Generales desde el año 2008, se ha aplicado de forma efectiva - aunque “subiudice” tras la interposición de recursos por parte de Rodríguez Zapatero y Rajoy contra las 3 leyes valencianas de familia- a 300.000 ciudadanos.

Dado que las Sentencias del Tribunal Constitucional pese a declarar la nulidad de las leyes de familia, mantuvieron sus efectos  jurídicos para los que constituyeron relaciones jurídicas durante su vigencia, podemos decir que el Derecho Civil Valenciano es un Derecho vivo, para los 250 mil casados entre 1 de julio de 2008 y 31 de mayo de 2016, que mantienen el régimen económico matrimonial de separación de bienes, previsto en la Ley 10/2007, de 20 de marzo; para las 15 mil parejas a las que se sigue aplicando la conocida como Ley Valenciana de Custodia Compartida, y a los más 25 mil valencianos que conviven como Unión de Hecho y se inscribieron en el correspondiente registro hasta  15 de julio de 2016. Y por tanto al estar vivo el Derecho privado valenciano tres siglos después de la batalla de Almansa, se tiene que seguir estudiando en los Planes de estudio de las Facultades de Derecho españolas, al menos en las asignaturas de Derecho Civil e Historia del Derecho.

Lamentablemente, durante el gobierno Puig-Oltra hemos perdido competencia de forma efectiva en una materia básica para la autoestima de los valencianos.  Obviamente esta pérdida competencial ha producido consecuencias desde el año 2016, por que fue hace ya dos años cuando falló el Tribunal Constitucional, pero el drama tuvo su primer acto 8 años antes desde la interposición del recurso por parte del gobierno Zapatero contra la Ley de Régimen Económico Matrimonial Valenciano.

Si sale a flote la pretendida reforma exprés de la Constitución para reducir el número de aforamientos, lo que no resulta descartable cuando recordamos la celeridad con la que se modificaron los artículos 13.2 y 135 de la cuarentona Carta Magna que quieren actualizar el 70% de los españoles, sería imperdonable que no se incluyera esta problemática que afecta a los 5 millones de valencianos.

Aunque algunos piensen que esta pretendida reforma va para largo, les informo que el pasado 1 de octubre el grupo socialista registró una moción en el Senado instando al Gobierno a reformar la Constitución al objeto de restringir el aforamiento del gobierno, diputados y senadores al estricto ejercicio de sus cargos lo que implica la modificación del artículos 71-3 y 102-1 de la Constitución ( Registro de entrada Senado de 1 de octubre nº 12.370), que para más inri se debatirá en el Senado el próximo 9 de octubre.

En mi opinión, los valencianos necesitamos ganar protagonismo dentro de España, y el Presidente Sánchez si intenta limitar el alcance de los aforamientos, está obligado a subsanar la antivalenciana actitud del Presidente Rodríguez Zapatero cuando interpuso un recurso contra una competencia prevista en nuestro Estatuto, el mismo que él había votado unos meses antes en el Congreso de los Diputados.

No hay Agenda Valenciana, ni compromiso del Gobierno de España con los valencianos, ni gobiernos valencianistas sin la recuperación del autogobierno previsto en l'Estatut y ejercido por les Corts durante 8 largos años de dignidad acorde con lo que supone el 9 d'octubre, la fecha simbólica del otorgamiento del autogobierno para los valencianos por nuestro más querido Rey, Jaume I de Valencia, el que nos dotó de leyes propias y diferentes al resto de sus vastos territorios.

Molt honorable y Vicepresidenta aprovechen este 9 d'octubre para lograr el compromiso del Presidente de Gobierno a la reintegración de esta competencia caso de reforma exprés de la Constitución, de la que ya disponen de forma efectiva 15 millones de españoles  en materias como la del Régimen Económico Matrimonial, la regulación de las Uniones de Hecho o en normativa sucesoria y nosotros los 5 millones de valencianos sólo de boquilla.

El municipalismo y la sociedad civil valenciana esperamos resultados ya, por ejemplo el mismo 9 d'octubre planteando enmiendas a la propuesta socialista en el Senado que incluya la recuperación de nuestro Derecho Civil tal y como se indica en la Proposición adjunta de Les Corts.


José Ramón Chirivella Vila, es presidente de l'Associació de Juristes Valencianas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email