X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

decreto de suspensión de actividad

Alicante 'aprieta' al Santander: ordena el cierre de su oficina en Luceros si no corrige deficiencias

11/01/2019 - 

ALICANTE. El Ayuntamiento de Alicante da un tirón de orejas al Banco Santander por las condiciones anómalas detectadas en el funcionamiento de su oficina central, situada en el número 1 de la Plaza de Luceros. La Concejalía de Urbanismo dictó este jueves un decreto de suspensión temporal de actividad para el uso de esa sucursal tras hallar deficiencias en el estado del local respecto a lo previsto en la declaración responsable (un trámite previo a la concesión de licencia definitiva) que la entidad bancaria presentó para poder reabrir al público, el pasado mayo, después de haber acometido su remodelación.

Según pudo constatar este diario, las deficiencias detectadas por el Departamento Técnico de Control de Obras al girar visita de inspección, están relacionadas con medidas de seguridad y con los sistemas antiincendios que debe cumplir el establecimiento. En concreto, se apunta a la existencia de una sala de máquinas en la planta sótano sobre la que no queda acreditada la ausencia de riesgo especial que se detalla en el proyecto presentado.

Además, se apunta que, al margen de la instalación de extintores, deben figurar detectores de humos y pulsadores de alarma, en la línea de lo que se incluye en los planos que se aportaron durante el trámite de la declaración responsable.

Esa inspección se produjo el pasado junio lo que propició que el departamento municipal que coordina Mari Carmen de España (PP) requiriese formalmente al Santander que subsanase esas deficiencias en un plazo de 15 días, a contar desde principios de julio. 

Sin embargo, desde entonces no se habría presentado documentación alguna que demostrase que la situación apuntada se ha rectificado, ni tampoco se han registrado alegaciones frente al requerimiento de subsanación. 

Así, se ordena la suspensión temporal de actividad como oficina bancaria hasta que se corrijan esas deficiencias con la advertencia de que, en caso contrario, sería la Policía Local la que podría ejecutar ese cierre. Todo parece indicar que el banco tramitará las subsanaciones requeridas en breve, lo que permitiría levantar ese decreto de suspensión.       

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email