GRUPO PLAZA

Catastro y el Plan de Acción Territorial del Consell ponen el epitafio a Marina d'Or Golf 

24/12/2020 - 

CASTELLÓ. La Dirección General del Catastro y el Plan de Acción Territorial (PAT) del área funcional de Castelló que tramita la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad ponen estos días el que puede ser el epitafio al PAI Marina d'Or Golf, que tenía ya por delante una tramitación más que complicada tras las sucesivas sentencias que han negado su viabilidad. 

En concreto, el organismo que depende del Ministerio de Hacienda devolverá el 1 de enero el suelo del término municipal de Oropesa a rústico, retirándole la condición de urbanizable. Este era un aspecto clave en las esperanzas que la compañía de Jesús Ger mantiene de poder ejecutar el Programa de Actuación Integrada. En concreto, al persistir la clasificación del suelo como "urbanizable no programado", la firma presentó en 2018 un recurso contencioso-administrativo para exigir la tramitación del PAI de 18 millones de metros cuadrados, todo un símbolo de épocas pasadas. 

Pero a tenor de lo que ha notificado Catastro al Ayuntamiento de Oropesa, esto tiene pocas vías de prosperar. En el consistorio oropesino esperan para "el primer trimestre de 2021" el cambio de la clasificación urbanística del suelo, mientras el 1 de enero ya se realizará la catastral, con lo que deberá cobrar como rústico el Impuesto de Bienes Inmuebles de las aproximadamente 300 parcelas que este PAI contabiliza en la localidad turística castellonense, apunta su alcaldesa María Jiménez

Asimismo, el PAT del área funcional de Castelló, para el que se acaba de ampliar el plazo de presentación de alegaciones, recoge "la desclasificación del suelo que quedaba", indica asimismo Jiménez. En Cabanes, el pleno municipal celebrado este miércoles abordó precisamente los cambios que supone el PAT para el urbanismo local, en la vía de proteger los terrenos para que no sean urbanizables. 

Sin duda, ambas decisiones ponen todavía más difícil la materialización de un proyecto que preveía la construcción de más de 33.000 viviendas y 7.500 plazas hoteleras, además de un lago y tres zonas para jugar al golf. De hecho, las últimas cuentas depositadas por la inmobiliaria de Marina d'Or, Comervi, ya recogían el deterioro de los terrenos de la firma en el PAI, que se devaluaron en 147,5 millones de euros. 

Una vía de ingresos

En este sentido, y tras la negativa judicial de hace un año a que el Consell pagase prácticamente 600 millones a Marina d'Or para restituir el perjuicio por no haber salido adelante el PAI, la firma turística se verá ahora compensada, en parte eso sí, por el fallido proyecto. Y es que Catastro ha determinado, en lo que se refiere al suelo de Oropesa (aproximadamente el 20% de los terrenos están en su término municipal), que, además de volver a pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles del suelo como rústico en vez de urbanizable, se debe restituir a los propietarios lo abonado de más en años precedentes. 

Desde el Ayuntamiento de Oropesa señalan que Catastro todavía no les ha notificado cuántos años se retrotrae la restitución del IBI, con lo que no saben la cantidad que deben abonar, y esperan la comunicación en los próximos meses. La alcaldesa apunta que esta restitución beneficia a un número no determinado de propietarios, entre los que hay "desde pequeños hasta la propia Marina d'Or", que de esta manera tiene en ello una vía de ingresos. 

En cuanto a Cabanes esta situación no está del todo clara, ya que parte de los terrenos estaban considerados por el Plan General de 1983 como urbanizables no programados, con lo que no volverían a ser rústicos. 

En suma, más dificultades para un "megaproyecto impensable ahora", señala Jiménez, cuando el urbanismo avanza "hacia la sostenibilidad, construcciones verdes, integradas con el entorno...". 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email