X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 18 de febrero y se habla de forinvest 2020 FACEPHI ley del juego CÓMICS puerto de valencia
GRUPO PLAZA

el festival reúne a 83.000 espectadores a lo largo de sus cuatro jornadas

Izal hace saltar al Guillermo Amor en el cierre del Low

30/07/2018 - 

ALICANTE. Izal arrasa en el cierre de la décima edición del Low Festival. La banda madrileña volvió a conquistar a un público entregado de antemano en una de las actuaciones con más asistencia. En total han sido 83.000 espectadores los que han pasado por el Guillermo Amor durante las cuatro jornadas del encuentro.

Ellos fueron las estrellas de una noche que compartieron con Editors. El escenario principal volvía a acoger cuatro años después de su última visita a los británicos, que presentaban 'Violence' ya pasada la medianoche.

De abrir ese escenario se encargaba un repaso a la historia "de las coplas españolas", como bromeaba Santiago Auserón. Junto a los mallorquines Sexy Sadie enseñaron los temas que están grabados en la memoria de varias generaciones, desde Escuela de calor a Perro flaco.

Arde el Low

La actuación de dos referentes del pop patrio empezó cuando el sol despedía un día particularmente caluroso. A pesar de la sensación de bochorno, fue escuchar "Arde la calle al sol de poniente" y que el público empezara a saltar. Los clásicos de Radio Futura se alternaron con algunos de los grandes temas de Sexy Sadie, como You know that's the way I like it, en un concierto en el que ambas partes se dedicaron buenas palabras.

"Gracias a los Sexy por ayudarme a poner estas coplas españolas de nuevo", dijo Auserón. Mientras, Jaime García le respondía que era "un honor para cualquier grupo que viniera Santiago a interpretar un tema". Pero el claro protagonista era el repertorio creado por el primero, tanto en grupo como en solitario. 

El ex líder de Radio Futura se divirtió jugando con sus canciones más antiguas, como Veneno en la piel o La negra flor. Y hablando ante un público entregando, pedía disculpas por "estas horas lentas del crepúsculo del verano en las que el sol aún no se marcha". Su versión muy lenta de La estatua del jardín botánico le acabó de dar la poesía a la llegada de la noche.

No solo del escenario principal vive el Low, por el Matusalen pasaron bandas como Perro, con espectaculares audiovisuales, y Niños Mutantes. Mientras que en el más pequeño del Jägermeister los Modelo de Respuesta Polar se demostraron capaces de dar el salto a mayores espacios.

Los protagonistas

Cerca de las diez, los ríos de público dejaban claro quién era la banda protagonista de la noche. Los de Mikel Izal presentaban Autoterapia, su cuarto álbum de estudio. En el arranque encadenaron la canción que da título al disco, Ruido Blanco y Copacabana. Con esas tres ya tenían al estadio entero saltando, solo una pequeña parte de lo que ofrecerían durante casi dos horas.

A Mikel Izal se le vio cómodo, muy hablador como él mismo reconoció, presentando cada canción. En su repertorio pasaron por cinco temas de lo nuevo "y para los que no se han empollado el ultimo disco también vamos a tocar Copacabana y los anteriores". Podría haber elegido de cualquiera porque el público se sabía las letras de todas.

Esta era su tercera visita a Benidorm tras las consecutivas de 2014 y 2015, como recordaron. Si en la última arrasaron, con esta quedó confirmado que la audiencia del Low cae en el delirio con ellos. Y de todas las edades, así lo señaló agradeciendo a los padres que introdujeran a los hijos en la música. Tanta era la entrega, que el propio Mikel hacia la mitad de su programa, les advierte que aún queda la otra, "para que os dosifiquéis".

No había ganas de seguir esa recomendación. Pese a la calor, la gente tenía ganas de más. Y ahí con el repaso a sus dos primeros trabajos, lo tenían fácil. Los temas que los titulaban Magia y efectos especiales y Agujeros de gusano animaron al personal. Y Pánico práctico, del segundo, le dio pie para uno de sus discursos más largos. "Vivimos tiempos extraños, todos lo son siempre, y depende de todos nosotros el que las cosas cambien para dejar de sentir miedo". Con ello habló del miedo por poder "volver tranquila a casa, a la libertad sexual, a hacer lo que quieras respetando a los otros. Ayudémonos a superar el miedo".

Y sin miedo se lanzaron a saltar y bailar con la cadena de temas preferidos por sus seguidores. Desde "nuestra querida amiga" La mujer de verde, a El Baile y con el remate final de El Pozo. Los Izal remataron una noche en la que decían "nos vamos a morir pero muy contentos" porque "ha sido increíble, como siempre que venimos aquí".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email