Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

la inversión en hoteles en la comunitat, por debajo de los 50 millones en 2020

La pandemia borra a la Comunitat del mapa de inversión hotelera: caída del 75% en un año

22/01/2021 - 

ALICANTE. La Comunitat Valenciana se había convertido en los últimos años en uno de los destinos preferentes de la inversión hotelera desde el punto de vista de las adquisiciones de activos. Sin embargo, la pandemia ha borrado de un plumazo todo el camino andado en los últimos ejercicios, hasta el punto de que las provincias de Valencia y Alicante han desaparecido del mapa de la inversión en 2020. Un mapa donde sobresalen Madrid, Barcelona y los archipiélagos, pese a la caída generalizada de la inversión, superior al 60%.

Frente al ejercicio anterior (2019), cuando València registró nueve operaciones por valor de 150 millones de euros, este año la inversión hotelera en la provincia no ha llegado a los 25 millones. Igual sucede en Alicante, donde tampoco se ha superado el umbral de los 25 millones en adquisiciones de hoteles o de edificios para destinar a hoteles, según el informe presentado este jueves por la consultora Colliers International, especializada en el sector. Ni una sola operación de compra de suelo para construir hoteles en la Comunitat (en toda España han sido solo 4, por 11 un año antes).

En total, la Comunitat no alcanza los 50 millones de euros en inversión hotelera el año de la pandemia, lo que significa una caída del 75%, superior a la estatal (60%). En España, la inversión total durante el año pasado para adquirir hoteles (la mayoría), edificios para destinar a uso hotelero o suelo para construirlos fue de 955 millones de euros. En total se vendieron 68 hoteles activos (por 99 un año antes), además de 10 inmuebles para ser reconvertidos y cuatro suelos. Asimismo, el tamaño de los hoteles transaccionados también se redujo.

Esta cifra sitúa la inversión hotelera en nuestro país por debajo del dato de 2014, año en que comenzó la recuperación de la anterior crisis y en el que se superaron los 1.000 millones. Para encontrar una cifra más baja hay que retroceder a 2011, en plena crisis financiera, según los datos presentados por Miguel Vázquez y Laura Hernando. La retirada de los inversores nacionales que habían emergido en 2019 (sobre todo socimis) dejó el protagonismo de la inversión a los internacionales, que acapararon más del 60%.

Los responsables de la consultora destacan que en 2020 la práctica totalidad de la inversión se concentró en destinos prime, como Madrid, Barcelona y los archipiélagos, con un claro protagonismo del hotel vacacional. En cambio, la inversión en la Comunitat Valenciana cayó a niveles testimoniales. El precio medio por habitación cayó a los 118.800 euros, frente a los 129.400 del año anterior, por la falta de "inversiones core".

La mitad de la inversión de todo el año se concentró en el cuatro trimestre, con 481 millones de euros. En este periodo se cerraron la mayoría de operaciones maduradas durante 2020 e incluso el año anterior, y que no habían cristalizado por el estado de alarma. Colliers destaca que el comportamiento del mercado discurre parejo a la caída del sector turístico, con un descenso del 70% en su aportación al PIB, y la mayor caída del sector de la aviación desde la Segunda Guerra Mundial.

En cuanto a la inversión en mejorar la planta hotelera, en 2020 las cadenas y propietarios destinaron a este fin un total de 1.328 millones de euros, un dato que para los consultores de Colliers marca una tendencia de dinamismo positivo, que se trasladaría también a la compra pura y dura en 2021. 

"El escenario que visualizamos desde Colliers es un primer semestre de 2021 en que todavía seguiremos viendo a la mayor parte de los inversores en situación de wait & see y un segundo semestre de extraordinaria actividad inversora puesto que para entonces deberían confluir tres elementos clave: un periodo de ya casi 18 meses de drenaje de caja continuado, capaz de desgastar a cualquier agente económico y que motivará decisiones de venta, el contexto de reactivación económica que apuntan la mayoría de los analistas y la presión de los fund managers por invertir la elevada liquidez bajo gestión en estos momentos".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email