GRUPO PLAZA

MÚSICA

Los Franelas: "La post pandemia puede crear un buen movimiento musical"

18/07/2021 - 

CASTELLÓ. Si quiero relajarme y escuchar un buen disco con una buena copa de vino y recordar el pasado, me pongo, casi en bucle, el último Ep de Los Franelas, Querer y no poder. Un trabajo lleno de matices, perfecto para volver al pasado con temas únicos como 'Obsesión' o 'Cuando cojo un tren', temas sencillos de cuando todo era más fácil. 

Mientras tarareo algún tema de los cuatro que componen el redondo, charlo con Lorenzo Millo, guitarra rítmica de los castellonenses de su último trabajo. 

He leído que se juntaron dos generaciones en el grupo: veteranos y gente más joven, algo que le hace ganar enteros al resultado final. “Todo empieza cuando decido desempolvar una serie de canciones de corte popero que tenía escritas”, comenta Millo. “Algunas de ellas ya habían sido tocadas con otros grupos hace años. A falta de grupo, empiezo a presentarlas en solitario, solo con una guitarra acústica, en un formato que llamé “saltos al vacío”. A raíz de esto, Fran Vilar, con quien ya estaba tocando en un grupo de Rockabilly llamado los Sidecares, me anima a buscar músicos para completar el proyecto”.

Y ese era solo el inicio de un grupo que estaba a punto de nacer. “Por otra parte, Vite Barreda, cantante y guitarrista de Trece, una banda fantástica pero de edad más joven que Fran y yo, me anima también. Ya estaba medio grupo hecho, así que buscamos bajista y baterista”, las cosas comenzaban a rodar. “Simeón Vatev, también en Trece, y Javi Besnard, que estaba en Zoniaz, Yep y los Cromaos, se incorporan también, creándose dos generaciones en el grupo”. 

Esa mezcla se percibe en el disco como algo que lo enriquece. “Vite y Sime son los jóvenes millennials y Fran, Javi y yo los abuelos. La mezcla de perspectivas fue positiva desde el principio. Y la convivencia y amistad también” remata Millo.

La formación únicamente tienen dos Ep, Querer y no poder y Los Franelas (2018), de los que sacan los temas que escucharemos en sus actuaciones. “En directo hacemos un repertorio basado en canciones propias”, apunta. “Hemos incluido alguna versión, sobre todo en los primeros conciertos. Pero, desde la incorporación de Aroa Morcillo, el tiempo solo nos ha dado para trabajar y tratar de mejorar nuestro propio material”. 

El tema de incluir versiones casi siempre ayuda a dinamizar a la gente en un concierto. “Es posible que volvamos a meter alguna versión en el listado de canciones cuando nos dé la vida. Antes que músicos, somos fans y eso también nos gusta reflejarlo”, comenta.

Ambos álbumes han sido grabados en La Seta Azul de Benicàssim, con dos generaciones trabajando en las letras y la composición, seguramente el proceso de creación haya sido mucho más vibrante. “Como he indicado antes, muchas de esas canciones, ya estaban hechas desde hace mucho tiempo. Aunque, desde que empezamos a ensayar, han ido incorporándose otras. Y aún quedan unas cuantas en el tintero”, comenta Millo. 

“Generalmente, las canciones son mías, aunque hay ayudas eventuales de Fran y Vite en algunos temas. Solo “Obsesión” es de David Bueno, que entró en el grupo sustituyendo a Simeón y que luego fue reemplazado por Aroa”, señala. 

Aunque sea Lorenzo el que habitualmente se encargue de las canciones, luego cobran vida con todos los miembros. Todas tienen un pedacito de cada uno. “Una vez las canciones llegan al local, nos dedicamos a darles forma y vestirlas. El proceso suele ser largo y nunca acaba. Todas van creciendo y evolucionando siempre”, reconoce. El hecho de trabajar en un estudio de confianza ayuda mucho, tranquiliza. “En cuanto a grabar en La Seta Azul, es casi como hacerlo en casa. Con Juanki hay mucha confianza para todo. Por supuesto, cada paso por el estudio nos sirve para aprender un poco más. Esperamos seguir aprendiendo mucho más en el futuro”.

No puedo evitarlo, en algunas canciones y melodías, me viene a la cabeza al magnífico grupo valenciano, Doctor Divago. “Me alegra la comparativa con Doctor Divago, ya que es un grupo que me encanta, además de unos tipos estupendos”, apunta. Está claro que Los Franelas son un crisol de gustos y bandas que sin duda les han marcado a nivel personal. 

“Referentes tenemos muchos. Desde el Rock’n’Roll clásico de los 50 a la New Wave de los 70/80, pasando por los Beatles y el Pop sesentero o mis adorados NRBQ. Y también Soul, Country… Escuchamos muchas cosas entre todos y eso se nota de alguna forma”, comenta.

Curiosamente Millo habla de grupos alejados de pop, haciendo ellos ese sonido. “Pero al ser canciones, en su mayoría, de un corte muy “popi” y con letras en castellano, las comparaciones más usuales son con bandas españolas. Tú has citado a los Divago, pero nos han dicho que nos parecemos a La Granja, los Pistones, los Secretos, los Flechazos o nuestros paisanos los Auténticos. Todas son comparaciones muy chulas. Ahora toca trabajar para que sean ciertas”, dice.

Querer y no poder está editado en vinilo, un formato que nunca muere, y que seguramente se venderá más que el cedé en el futuro cercano. “Las ventas van más lentas de lo que nos gustaría porque el disco llegó en plena pandemia y con retraso”, señala. “Queríamos que estuviera para el concierto que hicimos en noviembre pasado en el Auditori de Castelló pero no llegó hasta diez días más tarde. Luego llegó el cierre de la tercera ola”.

Una lástima lo que han sufrido algunas bandas que tenían muchas cosas cerradas y se vieron envueltas en una situación tan complicada como incierta. “Aun así, hemos conseguido vender la mitad de la limitada tirada (200 copias) sin casi hacer conciertos”, apunta Millo. Quizás el vinilo no esté tan mal de salud. “Hemos elegido el vinilo porque es más atractivo para los fieles compradores de formato físico (entre los cuales, me incluyo). Lo práctico, desde luego, es la descarga digital en estos días. Pero para eso tenemos también nuestro bandcamp. La intención es que se agote la edición, claro”.

Quizás al cedé también le quede algo de vida, a veces nos sorprenden sus ventas. También puede tratarse de un artículo de coleccionismo. “El primero sí lo sacamos en CD y, aunque aún quedan copias, no nos quejamos de la respuesta que tuvo. En cuanto al formato CD, yo creo (y es una opinión personal e intransferible) que sí le queda cierto recorrido. Aunque nunca recuperará ya la hegemonía en los formatos físicos. Pero como edición de bajo coste y bajo precio aún sigue teniendo validez”.

'Cuando cojo un tren' me parece uno de los mejores temas de Querer y no poder. “Gracias por el comentario”. Es un tema perfecto para un videoclip.  Sí, queremos grabar un video en el futuro, de hecho está en la hoja de ruta. Pero, probablemente, lo haremos con alguna de las canciones de la próxima grabación. Todavía tenemos unas cuantas escritas por registrar que ya suenan en los directos”, comenta.

Es interesante ver la óptica de algunas bandas sobre la escena de Castellón, diferentes puntos de vista sobre diferentes géneros musicales. “Castelló es una ciudad (bueno, y la provincia, porque en la escena habría que integrar a Benicàssim, Vila-real, Borriana, etc) que, pese a no tener mucha población, siempre ha mostrado una efervescencia por encima de la media”, señala Millo. “Y el momento actual no lo es menos. Hay gente haciendo música a un nivel alto y en estilos variadísimos. Desde Dry River y Lépoka a Junior McKenzie y Novio Caballo, pasando por Heatwaves, Miss Black Emotion, Dandy Wolf, Lagarto Spock, Back to the Hills, Annacrusa o Anora Kito y, por supuesto, Trece (que no me maten Vite y Sime). Y me dejo un montón más (que me perdonen, por favor)” 

También está existe una red de salas que son muy interesantes. “Pienso que estamos bien servidos en La Plana en cuanto a grupos interesantes. Respecto a salas, la pandemia ha resultado un golpe duro. Pero Because se mantiene y su dueño, Fede, ha cogido también el antiguo Veneno Stereo y seguirá ofreciendo conciertos también allí. El Terra va a hacer una ampliación y vamos a ver qué pasa con La Burbuja y otras. Si la gente responde, creo que el rebote post pandemia puede crear un buen movimiento. Quedamos a la expectativa”, ojalá.

Los Franelas no solo disfrutan de las canciones enlatadas o de los videoclips, también de los conciertos. “En cuanto a girar, ojalá. Estamos abiertos a salir fuera de los límites de la provincia. A ver si a la tercera va la vencida”. Había planes que se torcieron, pero aun así, el ánimo sigue intacto. “Inconvenientes ajenos a nuestra voluntad frustraron las dos salidas que tuvimos cerradas y con fecha en su día. El plan es tocar lo que nos dejen y volver al estudio para grabar otro EP y, simultáneamente, el video que citábamos antes. Y, por supuesto, seguir trabajando y haciendo canciones”.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email