GRUPO PLAZA

el sur del sur / OPINIÓN

Sin partido, no hay gobierno

4/07/2021 - 

El congreso del PPCV que ha encumbrado a Carlos Mazón como nuevo presidente regional deja dos conclusiones claras: la primera fue el discurso del propio Carlos Mazón, mucho más abierto y sin perder la esencia de un partido liberal y que quiere ser social, moderado y pescar votos en un valencianismo más trasversal, y la otra la dijo el secretario general del PP, Teodoro García-Egea: sin partido no hay gobierno, lo cual es un mensaje a la unidad (por lo que pueda pasar) y que solo una estructura fuerte y con determinación puede optar a desarrollar tareas ejecutivas; aguanta mejor los golpes en condiciones adversas y es una clara advertencia a los problemas internos que tiene modelos como Ciudadanos, en plena desintegración,  o al caudillismo de Vox, en el que los disidentes acaban fuera de la organización. Quizás han tenido liderazgos, más o menos consolidados, en momentos dados, pero ¿y partido?. Pues esa es la cuestión. A veces, la marca llega donde llega.

Egea fue muy insistente en la idea de que sin partido, no hay gobierno, lo que además de ser un aviso ante otra organizaciones, también en un mensaje hacia la tarea que le queda a Mazón por hacer dentro del partido: debe resolver las cuestiones pendientes en Alicante, que son varias y muy focalizadas en algunos municipios (en los que el PP no es segunda fuerza política); reintegrar a la variedad de familias que conforman el PP en la provincia de Valencia y conseguir que las nuevas apuestas de Castellón se consoliden para recuperar el gobierno de la capital y, por extensión, en el de la Diputación. 

Y además, García-Egea aunque no lo dijo textualmente también quiso trasladar es que el PP necesita a la maquinaria del PPCV engrasada, con todas las organizaciones provinciales trabajando en una misma dirección, como hace más de cinco años, para reunificar al centro-derecha y convertirse en la primera fuerza nacional y que Casado tenga opciones para volver a la Moncloa, más allá de lo que digan puntualmente las encuestas. "Somos el instrumento; el partido es un mero instrumento", dijo García-Egea, y repitió en varias ocasiones el propio Mazón. 

Y después está el mensaje de Mazón, que sin salirse del ideario del PP va ensanchando los objetivos y los retos, más allá de los clásicos en el centro derecha de la libertad educativa, reivindicación hídrica y rebaja de impuestos. Mazón recupera viejas banderas del PP, deja el mensaje estridente de otras épocas en cuestiones sensibles (con el que igual como se ganan adeptos de un extremo, se expulsa a potenciales votantes de centro), e incorpora el mensaje verde/desarrollo y la vertiente social. El nuevo presidente del PPCV dice que, a prueba de que sea criticado por escorar otras reivindicaciones, su prioridad será acabar con la brecha social y recuperar al sector de la población que peor lo está pasando con la crisis que ha generado la Covid. Mazón, por tanto, es consciente de que la política social será necesaria para rescatar personas y que el PP necesita, a su vez, su propio discurso verde.

Cuando menos, hay que agradecer que el PPCV amplíe su campo de acción y ponga en el foco en dos campos, como el ecologismo y la cohesión social, de la que la izquierda siempre ha hecho bandera y que suele rentabilizar. Ahora bien, otra cosa va a ser la realidad: el compromiso con la cohesión social se demuestra con las prioridad a la hora de tomar decisiones y poner dinero; el ecologismo preserva y marca barreras para evitar impactos -no por capricho, sino por cuestiones científicas- y genera nuevas formas de economía. A veces, ambos cosas son incompatibles. Esperemos que Mazón y el PPCV no lo confundan. La sociedad va a ser la primera en decantarse. 

¿Los hombres y mujeres que acompañan a Mazón? Podríamos decir que el nuevo presidente ha querido contar con todos, con los nuevos, los jóvenes (importante) y los de antes, incorporando a gente que tuvo más protagonismo en anteriores administraciones, la de su anterior etapa, y ha puesto a personas de confianza en los puestos clave, como suele ser habitual. Cuando menos ha sido generoso con todos, hay que reconocerlo. Ahora lo que toca, como ha dicho Teodoro García-Egea, es hacer partido porque sin partido no hay gobierno. Cuando vengan las listas, se verán las prioridades. También se verá si hay partido. Y si hay partido, es decir, si Carlos Mazón consigue hacer que el PPCV sea una familia y un instrumento útil, pues entonces habrá opciones de ser gobierno. Al menos, podemos decir que la música y el tono suenan un poco diferente, aunque algunos de los intérpretes sean reconocibles o ya los conozcamos. Pero para todos ha pasado el tiempo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email