GRUPO PLAZA

grand place / OPINIÓN

A ambos lados de la trinchera

26/04/2022 - 

Tal vez fue la primera guerra que no nos creímos. No por la guerra en sí, sino por la información que nos llegaba a uno y otro lado de la trinchera, de ambas. ¿Cómo se llegó a la situación de dudar de cualquier tipo de noticias que llegaban tanto desde canales oficiales, civiles y militares, como desde las redes sociales y medios de comunicación con más de cien años de credibilidad, con sus periodistas sobre el terreno? La semilla se había puesto durante años de información digital, de sustitución de los "mass media” por las redes sociales.

En la primavera del Año II d.C. -después de la covid-, matar al mensajero se había convertido en algo literal y normal. La batalla no se libraba sólo en las trincheras, bao el fuego de los misiles y en la profundidad de un búnker. Las plataformas online se habían puesto el chaleco antibalas y hacían la batalla por su cuenta, mientras las tropas del Territorio-Kremlin avanzaban sobre un país entonces llamado Ucrania.

Las redes se habían inundado de expertos en armamento, geopolítica y estrategia militar. A menudo eran bots teledirigidos desde uno y otro bando para desinformar. Los medios de comunión no lo hacían mejor, malparando supuestos corresponsales sin experiencia ni credibilidad que simplemente se habían pertrechado en un hotel para contar lo que les contaba la autoridad de turno, que no dejaba entrar en las zonas calientes.

Los Estados no lo hicieron mejor. Incluso el gobierno de La Unión prohibió a sus 27 miembros que difundieron noticias oficiales del Territorio-Kremlin, expulsando de las ondas los canales rusos gubernamentales Sputnik y Russia Today. El Oeste de Europa acaba de proclamar la Verdad Absoluta y el Pensamiento Único, obviando casi 300 años de Ilustración la triste realidad de que somos adultos con criterio acostumbrados a vivir en democracia.

Para disimular, la Unión Europea aprobó una nueva norma de servicios digitales que establecía un nuevo estándar para la responsabilidad de las plataformas en línea por contenidos ilegales y dañinos. que ayudará a desarrollarse las pequeñas plataformas.La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, lo presentó como un “acuerdo histórico". Y explicó que “la legislación de servicios digitales garantizará que el entorno en línea siga siendo un espacio seguro, preservando la libertad de expresión. Traduce en práctica el principio de que lo que es ilegal fuera de línea también debe ser ilegal en línea”.

Perspectiva. Foto: SL. En realidad, trasladaba a las empresas de servicios digitales y a sus usuarios la función de policía que ostenta el Estado, los gobiernos, con el monopolio de la fuerza. Serían losservicios intermedios que ofrecen infraestructuras de red; proveedores de servicios de Internet, registradores de nombres de dominio; servicios de alojamiento como computación en la nube y servicios de alojamiento en línea; los grandes motores de búsqueda en línea  los que lucharían contra los contenidos ilegales en línea.

La legislación sobre servicios digitales contenía medidas para combatir bienes, servicios o contenidos ilegales en línea, pero también un mecanismo para que los usuarios informen fácilmente de este contenido ilegal o falso, “empoderando a la sociedad civil" a los usuarios y a la sociedad civil” con la posibilidad de moderación de contenido. Además permitía “conceder a los investigadores acreditados acceso a datos clave de las plataformas y permitir a las ONG acceder a los datos públicos, la obligación de los motores de búsqueda de prevenir el uso indebido de sus sistemas”.

-Mira David, hace 50b años la decisión de lo que era legal o ilegal, lo que estaba permitido o no y lo que era verdadero o falso quedó al arbitrio de LasTech, las empresas tecnológicas, y de los lobbies o grupos de presión organizados en la sociedad civil.

-¡Exacto Laura! De ahí que el gurú Elon Musk cambiara la Luna por Twitter. A este lado de la trinchera, la verdad siempre está más clara y, sobre todo, tiene dueño…

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme