GRUPO PLAZA

Actividades tramita su licencia para las obras del Colegio Alemán mientras persisten las denuncias vecinales

25/03/2021 - 

VALÈNCIA. La concejalía de Actividades está tramitando la licencia ambiental para la zona en la que el Colegio Alemán amplió sus instalaciones. Un nuevo bloque controvertido entre una parte del vecindario más próximo, que ha presentado numerosas quejas y denuncias ante el consistorio contra la tramitación de la actuación urbanística realizada en este ámbito por considerar que se han cometido irregularidades. Por el momento, el Ayuntamiento no ha accedido a las pretensiones vecinales y la licencia ambiental sigue su procedimiento.

Las nuevas instalaciones del Colegio obtuvieron varios informes de inspección desfavorables antes de tener el visto bueno definitivo para la licencia de primera ocupación. Los técnicos municipales, de la concejalía de Urbanismo, detectaron diferentes deficiencias en las obras que se habían llevado a cabo, pues no se correspondían con la licencia que habían solicitado.

Se trataba de faltas respecto a la ejecución del nuevo aulario, la pasarela de conexión ubicada entre edificios, y en la instalación de cocinas industriales, torres de refrigeración, unidades de ventilación y grupos electrógenos que no estaban contemplados en la licencia. Carencias parte de las cuales se reiteraron hasta un informe de inspección del pasado mes de julio y que ya estuvieron casi todas subsanadas en otro del mes de agosto, cuyo resultado fue favorable para la primera ocupación. Sin embargo, los vecinos denuncian que en esta última inspección se obviaron las deficiencias relativas a las cocinas, torres y equipos de ventilación. 

Ciertamente, según el documento, los técnicos dan por corregidas las deficiencias pero reconocen que lo hacen "obviando las instalaciones de la cocina industrial y sus dos grupos electrógenos y las instalaciones de climatización de la quinta planta", puesto que estos "forman parte de otro expediente de autorización ambiental". Unas consideraciones que para los vecinos constituyen una suerte de "fraccionamiento" de la licencia al dejar fuera de la inspección urbanística lo que ven como "las infracciones más graves" y dejándolas a expensas del permiso ambiental.

Así pues, llegado el mes de septiembre, cuando se daba inicio al curso escolar, las nuevas instalaciones contaban con el visto bueno para la primera ocupación y se empezaron a utilizar, según fuentes consultadas, gracias a la presentación por parte del Colegio de una declaración responsable ambiental a partir de la cual funcionar. Sin embargo, en octubre, el servicio de Actividades explicitó que tal declaración "no se ajusta al régimen ambiental legalmente establecido" y el Colegio ha solicitado una licencia ambiental, más estricta que una simple declaración. Cuestión que todavía sigue en trámite.

El nuevo edificio. Foto: VP.

Según los técnicos del proyecto del Colegio, la aprobación de la licencia ambiental supone un trámite burocrático que no impide el funcionamiento de estas instalaciones. En el consistorio aseguran que el proyecto de actividad está presentado y que cuenta con casi todos los informes preceptivos favorables, por lo que próximamente se expondrá públicamente para que los interesados, también los vecinos y vecinas, puedan presentar las correspondientes alegaciones.

Con todo, los denunciantes han presentado todo tipo de escritos ante el Ayuntamiento alertando de presuntas irregularidades en la tramitación, así como insistiendo en la realización de más inspecciones y solicitando también el derribo de las actuaciones llevadas a cabo "en fraude de ley". El vecindario ha llegado incluso al Síndic de Greuges, al que explica que las "irregularidades e ilegalidades" siguen "sin eliminarse". También asevera que "nuestro Ayuntamiento no contesta a nada ni actúa en nada, en algún caso desde hace más de tres años".

Asimismo, el escrito también habla de deficiencias en materia de emergencias con el propósito de que los Bomberos vayan a practicar una inspección sobre este aspecto. A juicio del vecindario, el consistorio "no actúa correctamente" y ofrece un trato "desigual con agravio comparativo".

El cambio de planeamiento

Otra de las cuestiones que también había soliviantado a estas dos comunidades de vecinos es el cambio de planeamiento aprobado para poder erigir las nuevas instalaciones. Un procedimiento que el vecindario llevó al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), que falló en favor del Colegio Alemán y de la actuación del consistorio. Los denunciantes recurrieron pero el resultado no varió.

Edificios cercanos, al fondo a la izquierda el nuevo centro en obras.

Se trata de una operación que tuvo lugar a lo largo de 2017. El Colegio solicitaba que el consistorio cambiara el planeamiento para, a continuación, erigir las nuevas instalaciones educativas. Los vecinos sostenían que no había ninguna motivación de interés general y que el Ayuntamiento había pretendido "beneficiar los intereses de una empresa particular". El tribunal asevera que esto son apreciaciones que "probablemente no se corresponden con la realidad" y que, en todo caso, "en absoluto concurre ninguno de los requisitos" para confirmar lo que en términos jurídicos se considera una "desviación de poder" y que "no ha tenido el menor atisbo probatorio ni ha existido siquiera indiciariamente algún elemento del que pueda deducirse".

Por otro lado los denunciantes criticaban que la evaluación ambiental sólo establecía una alternativa y que descartaba cualquier posible impacto ambiental sin tener en cuenta las molestias que pueden causar. El alto tribunal cuestiona que haya impacto ambiental en una zona consolidada de la ciudad y sin que haya un cambio de uso o calificación. De ahí que insista en que los edificios colindantes del Colegio, en los que habitan los vecinos, se construyeron "a sabiendas de la existencia del colegio", por lo que no se podría, en este caso, aludir posibles impactos ambientales cuando lo que se ve afectadas son "subjetivas expectativas económicas de unos vecinos en relación con el valor de sus departamentos antes o después de la modificación". 

Señala el TSJ que la actuación "no es lesiva" para los edificios colindantes ya que las distancias entre las fincas y las nuevas instalaciones son similares a las que existen en relación con otros edificios de la zona. La ley, dice, se ha cumplido "íntegramente" en este punto, puesto que el expediente cuenta con dos alternativas presentadas y, además, se describen los motivos por los cuales se decanta la administración por una de ellas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email