GRUPO PLAZA

OPINIÓN

Cómo afrontar una nueva fase de demanda acumulada

El experto advierte que la economía mundial está preparada para disfrutar de una segunda ronda de demanda acumulada que se está haciendo realidad

4/11/2021 - 

MADRID. Con el último trimestre de 2021 ya comenzado, es importante que nos volvamos a centrar en el factor clave de la actividad económica y la rentabilidad en los mercados financieros durante el transcurso de los dos últimos años: la pandemia de la covid-19.

Son muchos los factores que han contribuido a la disminución del crecimiento durante 2021. Se ha producido una desaceleración natural a medida que disminuyen los estímulos de los bancos centrales.  La fase inicial de demanda acumulada ha llegado y desaparecido. Asimismo, la preocupación por la situación sanitaria ha agudizado la escasez de oferta y ha impedido una reapertura económica total y prolongada en el tiempo.

En este sentido, creemos que este último reto debería cambiar en una dirección positiva, con implicaciones sustanciales para el crecimiento y rentabilidad de los activos en el mercado. Los avances en la vacunación nos acercan a una mayor normalización de la actividad. En nuestra opinión, este es el futuro que los mercados deberían estar descontando. Nuestras perspectivas de sólido crecimiento no coinciden con la idea generalizada de que la estanflación está por llegar.

La cepa Delta ha dificultado la producción, así como la actividad comercial y de transporte marítimo, sobre todo en las economías asiáticas, al tiempo que ha frenado la recuperación del sector de los servicios en el mundo desarrollado. La reducción de las oportunidades de consumo de servicios, a su vez, se traduce en una demanda de bienes duraderos por encima de la tendencia, lo que agrava aún más las limitaciones de la oferta. Ahora, los contagios están disminuyendo, mientras el porcentaje de vacunados a nivel mundial aumenta. Esto permite que se produzca lo contrario: más producción, más oferta de mano de obra y más consumo de servicios en lugar de bienes, todo ello debería evitar que las condiciones de la oferta empeoren.

Desde UBS AM creemos que esta mejora de la situación sanitaria significa que la economía mundial está preparada para disfrutar de una segunda ronda de demanda acumulada que se está haciendo realidad. Esperamos que la actividad se reactive en el cuarto trimestre con respecto al tercero, y que la rentabilidad de los mercados financieros refleje cada vez más la probabilidad de que 2022 sea otro año de actividad económica por encima de la tendencia.

Álvaro Cabeza es Country Manager de UBS AM Iberia

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme