Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

‘XEITO I ESPENTA’ DESDE MADRID / OPINIÓN

Agosto, septiembre o elecciones

Foto: EFE

¿Volver a empezar? No es fácil contestar a la pregunta. Tras el espectáculo visto estos días en el parlamento el futuro se muestra caprichoso. Podría haber nueva investidura en agosto sí, en pleno verano, si es que se avienen. Si no a septiembre y ya con pocas posibilidades. Las elecciones serán el 10 de noviembre. Pregunta: ¿Y si Sánchez no es el candidato tanto en una nueva intentona de investidura o en esa repetición de comicios?

26/07/2019 - 

Sucesión de momentos históricos. De tanto repetirlo, al final se quedan sin valor esos acontecimientos. Intentar poner orden en lo sucedido y hacer prospecciones futuras se antoja complicado. Cosas que sí son históricas: por segunda vez un candidato, -Pedro Sánchez-, es rechazado en una investidura fallida, por segunda vez Pablo Iglesias impide que salga adelante una investidura de Sánchez y por lo tanto un gobierno de izquierdas,…y el rey Felipe VI que de nuevo tendrá que hacer una nueva ronda de consultas para cotejar si hay o no candidato para conseguir la confianza de la cámara. En estos momentos ya no hay candidato. El encargo del Jefe del Estado ha decaído al no salir adelante la investidura. ¿Podría Sánchez repetir por tercera vez? ¿Podría haber cambio de candidato socialista? ¿O nos vamos a elecciones? ¿Hemos visto ya los primeros mítines de campaña electoral en la fallida sesión de investidura de estos días

¿Agosto o septiembre cuál es el mes de las oportunidades? Visto lo visto parece que las heridas entre PSOE y Unidas Podemos son profundas. Mucha desconfianza y desafecto, demasiados daños directos, búsqueda de culpables, insultos cruzados, falta de respeto,…y como corolario incapacidad de la izquierda, una vez más, para llegar a acuerdos. Necesitan un tiempo de reflexión si quieren tomar decisiones y tiempo también para restañar daños. El plazo para entenderse termina el 23 de septiembre. Si hubiera voluntad y quisieran pueden aprovechar el mes de agosto, aunque a estas horas parece prematuro porque las heridas son profundas. Y no es sencillo como hemos visto. No solo es necesario el pacto entre PSOE y Unidas Podemos se necesitan más socios, desde el pragmatismo del PNV a los soberanistas de ERC y JxCat,  además de Compromís y Bildu. Seguro que desde otros sectores habrá quien auspicie un acercamiento de los socialistas a Ciudadanos para un ejecutivo más centrado. En estos momentos parece imposible.

Sillones, competencias y presupuestos. Cosas que se han visto. Lucha denodada por ocupar sillones, eso sí con competencias, no vacíos y sobre todo con dinero, con presupuesto. Es decir control económico y posición política. Daba la sensación de que se estaba jugando con el organigrama del Estado con el consiguiente reparto de puestos y conquistas de parcelas de poder.  Ni Sánchez quería dos gobiernos en uno, ni Iglesias ocupar una posición subsidiaria. Ha sido todo un fin de fiesta desabrido. Se han tirado los documentos y propuestas a la cara, se han desmentido entre ellos, que si un borrador, que si cinco ministerios, que si tres, que si la vicepresidencia vacía,… o sea que al final sí que había elefantes, muchos en la habitación y no los han visto. A lo mejor de tantos que había no han podido moverse en sus pretensiones. El vértigo y el miedo a una nueva convocatoria electoral no han hecho mella. Da la sensación que han prevalecido los intereses personales, en muchos momentos con bastantes dosis de soberbia y mala educación. El lenguaje corporal les ha delatado en numerosas ocasiones. Así que ahora se afanan en articular el relato de su fracaso. Buscan culpables y se tientan las ropas ante un resultado electoral incierto en unas previsibles elecciones el 10 de noviembre. Un par de detalles no menores a tener en cuenta. Se espera para la primera quincena de octubre la sentencia del  Tribunal Supremo sobre el procés y sus reacciones (posibilidad de un nuevo 155) y para remate, si alguien no lo remedia, el 31 de octubre, el Reino Unido con su primer ministro Boris Johnson ejecutará el Brexit. O sea que nos puede pillar el toro, que diría un castizo patrio.

Foto: EFE

El Tablero

  • PSOE: El error de Pedro Sánchez al centrarse en Pablo Iglesias. En su pretendido discurso de investidura hablaba Sánchez del “lirismo de la armonía de la naturaleza” para definir las bondades de un gobierno progresista y de izquierda. Pues de lirismo nada de nada. Ha resultado todo muy agrio y nada poético. Y eso que superó aquello del gobierno de cooperación y se pasó a la posibilidad del gobierno de coalición. El PSOE se ha mostrado en todo momento atrapado. Parece que  el estratega Iván Redondo se pasó se frenada al no prever que Iglesias podría echarse a un lado. Sin duda se notaba el poco entusiasmo de Sánchez para pactar con Unidas Podemos. Se ha visto una enorme desconfianza en los puestos, en las supuestas cesiones, en las negociaciones casi atrabiliarias. Daba la sensación de que se forzaba la máquina y el organigrama de la administración para conseguir no sabemos el qué. Se equivocó Sánchez al minusvalorar a Pablo Iglesias con sus ofertas. El baile de carteras y ofertas resultaba casi cómico. Parecían todos unos imberbes que no han negociado nada en su trayectoria política. El desbarre en la estrategia ha sido de libro. Ni en el fondo ni en la forma han acertado. Y la puesta en escena ha sido traumática y sorprendente. Filtración de documentos, entrevistas y valoraciones a deshora, wassapps, llamadas telefónicas sin sentido. Todo un manual de lo que no debe ser una negociación política, máxime cuando estas negociando un gobierno.
  • PP: Pablo Casado, un año en el potro de torturas y resulta que ahora sí es el líder de la derecha. Digamos que para Casado, el debate de investidura ha sido una oportunidad para afianzar su liderazgo. Buena intervención sin papeles en la primera jornada y adelantando a un pretendidamente efectista Albert Rivera.  Estuvo contundente, serio y efectivo. Puede ocurrir que en próximas fechas alguien le caliente la oreja a Casado para que facilite una próxima investidura de Sánchez. El caso es que su grano particular gallego, Núñez Feijóo ya dice que debería dejarse convencer para favorecer la investidura. A Casado le falta rematar el gobierno de la Comunidad de Madrid, una vez que se ha resuelto el de Murcia. Ciudadanos sigue dilatando el acuerdo para que no se le mezcle con Vox. Y eso ya es difícil obviarlo. Mientras tanto, tenemos que dar la bienvenida a un nuevo segoviano de pro. Javier Maroto ya es segoviano, en concreto de la localidad de Sotosalbos. Maroto es el paisano/ciudadano 114. Por mor de este nuevo advenimiento, Maroto una vez empadronado en la villa fue elegido senador por designación territorial por Castilla y León.  ¡Cosas veredes amigo Sancho!
  • CIUDADANOS: Albert Rivera se vuelve a equivocar. Perdió la partida con su competidor en la derecha, Pablo Casado. Su efectismo e histrionismo le ha delatado. Su discurso casi le acercaba más a Vox que al PP. Esta radicalidad sacándose de la chistera lo del plan y la banda provocó hilaridad en todas las bancadas parlamentarias. Incluso en su puesta en escena se le fue la mano con epítetos y tacos no muy usuales en él. Muchos ojos también se vuelven hacia su formación, una vez fracasada la investidura de la izquierda. Su antiguo socio, Manuel Valls le ha vuelto a sacar los colores pidiéndole el apoyo para Sánchez. Inés Arrimadas cada vez que interviene para dar a conocer la posición de su partido lo pasa fatal. La cara la delata, no se cree lo que está diciendo. En Cataluña era cabeza de León y aquí es cola de ratón.  
  • UNIDAS PODEMOS: Pablo Iglesias arrasa con todo. Sánchez ha perdido la investidura pero Iglesias puede haber perdido más. El rey de la estrategia cedió  el turno supuestamente a  Irene Montero y pilló con el paso cambiado a Sánchez. Iglesias desabrido en su intervención reveló los entresijos de las negociaciones y rompió la baraja si es que en algún momento tuvo una mano clara. Desde Unidas Podemos se pensaba en buena lógica que era su última oportunidad para entrar en el gobierno. El resultado en próximas elecciones puede ser nefasto. Según hemos conocido o adivinado, en las supuestas negociaciones habrían  despreciado obtener unos 85 cargos públicos para cuatro años como se deducía de la supuesta vicepresidencia y los ministerios correspondientes.  Se ha mostrado su bisoñez y desconocimiento de la administración.  Y mientras, Iñigo Errejón  que podría presentarse a estas nuevas elecciones le sustituiría como socio del PSOE.  No ha quedado claro si le importaban, los ministerios, las competencias o las sillas. Ha sido un espectáculo bochornoso. El lenguaje no verbal delataba sin disimulo a Pablo Iglesias. Lógicamente Iglesias apostó por todo, cargado de razón porque había renunciado a su presencia preeminente. Hemos asistido a la lucha por quien era más original en el relato de la culpabilidad si había convocatoria electoral. El último gambito que se le ocurrió con lo de las políticas activas de empleo fue un artificio más.  Se trataba de pervertir las competencias autonómicas o trasvasar nuevos presupuestos. Una ocurrencia más. 
  • VOX: Santiago Abascal y su debut en el Congreso. Nos prometían grandes retóricas pero al final han pasado sin pena ni gloria. La intervención de Abascal ha sido irrelevante para todo lo que se estaba dilucidando. Para muchos la duda política por mor de los resultados electorales es que tienen voz y voto en el parlamento, guste o no guste. Y que pos esos resultados deciden en gobiernos autonómicos y algunos locales. De momento mucho ruido y pocas nueves.


Foto: EFE

Las frases del debate

Pedro Sánchez, presidente del gobierno en funciones: “Señor Iglesias sigue sin entender que hace falta un gobierno, no dos gobiernos en uno. Si para ser presidente del gobierno tengo que renunciar a mis principios, entonces está usted en lo cierto. No seré por ahora presidente. De qué sirve una izquierda que pierde incluso cuando gana” ¡Segunda vez que pierde una investidura. ¿Habrá una tercera?!

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos: “Lo que usted desea es ser presidente a toda costa y  no le importa de dónde vienen los votos.  No nos vamos a dejar pisotear y humillar por nadie. Hágale caso a Tezanos y convoque elecciones y si las convoca nunca será presidente de España.  De todos modos, le tiendo la mano. Negocie con nosotros pero desde el respeto” ¡Irreconciliables, demasiadas y graves heridas por el camino!

Adriana Lastra, portavoz del PSOE a Pablo Iglesias: “No aceptamos chantajes e imposiciones. Callamos para que las negociaciones salieran adelante. Todo tiene un límite y usted lo sobrepasó. El gobierno necesita socios leales. Usted no es el guardián de todas las esencias” ¡Respirando por la herida. Demasiada tierra quemada para volver a hablar!

Pablo Casado, presidente del PP: “Ustedes se han  metido en un campo de minas del que no saben cómo salir. Usted no es una persona de fiar. Seguimos sin saber quién es usted. Es mucho menos que hace cuatro días” ¡Casado sale mejor que entró, quién lo diría!

Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia: “Deberíamos ofrecer la posibilidad de que el PSOE no gobierne con los independentistas. Si el PSOE hace una propuesta de programa a la investidura al PP, deberíamos estudiarla” ¡Uy…¿futuro compartido del PSOE y el PP? En Génova desconcierto!

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos: “La banda no se ha puesto de acuerdo para repartirse el botín. A ustedes les separa el ego que no les cabe en la silla” ¡Entre el plan, la banda y demás epítetos se ha perdido por el camino, aunque algo de razón lleva porque ha sido una pelea de sillones!

Aitor Esteban, portavoz del PNV: “Lo que no puede pretenderse es salir al monte a coger setas e ir directos a buscar un rolex.  Hay que saber a qué estamos. Ni siquiera nos han llamado en las dos últimas semanas” ¡Siempre pendientes de lo que pueda caer. Incorregibles y pragmáticos!

Gabriel Rufián, portavoz de ERC sobre Pedro Sánchez: “En la Calle no entienden nada. Nos ven echándonos los trastos a la cabeza. Septiembre nos complica la vida a todos ¡Rufián ya no es tan rufián. Parece un hombre de Estado, eso sí catalán!

Joan Baldoví, diputado por  a Sánchez “Su victoria en noviembre puede ser su tumba. Esperábamos más de usted. Usted ha querido ganar la votación con rendición. Han negociado con desgana. Hemos percibido soberbia. A lo mejor hay que cambiar los equipos de negociación” ¡Decepción y desilusión. Ni financiación, ni res!

Mónica Oltra, vicepresidenta del Consell: “Cuidar las relaciones personales y los afectos también es importante en política. Desde la soberbia no se puede llegar a acuerdos. Desde València no es que esperásemos más, es que esperábamos algo” ¡Y lo dice ella con la experiencia de las sucesivas negociaciones del Botànic con todos sus dimes y diretes!

Ana Oramas, portavoz de Coalición Canaria: “Señor Sánchez, su soberbia le está matando” ¡En pocas palabras, no había ganas de gobernar con Unidas Podemos!

Foto: EFE

Noticias relacionadas

el tintero

España resiste

La formación del nuevo gobierno llegará en unos días, pero la investidura que acabamos de vivir es alarmante no solo por la fragilidad sino por los apoyos recibidos, los discursos que pronunciaron los independentistas y la falsedad tan palmaria del nuevo presidente

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email