GRUPO PLAZA

CONVERSACIONES CULTURPLAZA

Alexander Liebreich: "Los grandes nombres no tienen ningún valor por sí solos"

El nuevo director titular de la Orquesta de València quita hierro al cierre del Palau y proyecta mantener las actuaciones en otros espacios

27/10/2021 - 

VALÈNCIA. Alexander Liebreich ya está en València. El nuevo director titular de la Orquestra de València, además de ejercer funciones de subdirección musical en el Palau, dibuja algunas de las líneas que pondrá en marcha a partir de ahora. Liebreich atiende las preguntas de Culturplaza, a la que responde relativizando el cierre del Palau, pone en cuestión el debate sobre la internacionalización y confiesa que no habla con su antecesor con el que se supone que está haciendo la transición, Ramón Tebar.

- ¿Cómo están siendo los primeros días en el nuevo cargo?
- En el momento en el que haces música, no importa nada más. Mi momento favorito es cuando se cierra la puerta de la sala de los ensayos, y entonces da igual si es el primer día o el segundo. Cuanto más mayor me hago, me importan menos los aspectos no-musicales de mi trabajo porque solo quiero disfrutar de este trabajo. En todo caso, respondiendo a tu pregunta, vine por primera vez al Palau de la Música hace cinco años. Entonces me sentí cómodo y bien. Ahora he vuelto y me siento igual. No he cambiado mi manera de dirigir tampoco.

- Bueno, en todo caso, personalmente no es lo mismo venir una vez puntualmente que asumir estas nuevas responsabilidades.
- La gran diferencia en realidad es el hecho de que vengo de dirigir principalmente orquestas de radio y ahora esta orquesta está verdaderamente vinculada con la ciudad de València. Las radio está en el aire, que está genial, pero también me parece muy importante el hecho de que una formación musical tenga esa tarea de hacerse cargo de sus raíces: hay que tener en cuenta, por ejemplo, al público de abono. Por otra parte, ahora estamos hablando de los conciertos que se pueden hacer más allá del Palau de Les Arts, y noto que en esta ciudad la gente está realmente orgullosa de lugares como La Lonja o la Catedral. Hay personas que quieren escuchar música en Les Arts, por supuesto, ¡pero también hay quién querría hacerlo en el centro de la ciudad! La vida en España, con este clima, está en las plazas, en el centro de la ciudad.

- Y usted, ¿quiere echar raíces en València?
- Me encantaría. Creo que es un importante. De lo contrario, es dificilísimo hacer tu trabajo, incluso si fueras un jugador de fútbol.

- ¿Cómo está siendo la transición con Ramon Tebar?
- Creo que es una pregunta que deberías hacer a otras personas, porque esa percepción tiene que ver con dos peticiones de la Orquestra. Ellos quieres dos cosas: mi inspiración, y que a la vez, respete el trabajo ya hecho, no solo de Ramón Tebar, sino de otros directores anteriores. En todo caso, no deberíamos sobrevalorar el papel del director. Lo importante es cómo se siente la Orquestra.

- ¿Pero cómo se está llevando la transición logísticamente hablando? ¿Cada cuánto hablas con Tebar?
- Yo no soy el responsable de la programación de esta temporada. Estoy aquí para planear la siguiente. Y tengo que formar un equipo para el curso que viene. Esa es mi responsabilidad, me tengo que concentrar en la temporada 2022-2023, enfocar mis esfuerzos en saber cuándo reabre el Palau de la Música, ver qué posibilidades tiene la ciudad para tocar, quiero saber de qué manera podemos aprovechar más las residencias, y entender qué ha cambiado en el mundo de la música tras el coronavirus. No puedo juzgar cómo han sido los últimos cinco años aquí.

- Entonces entiendo que aunque la transición es entre Ramón Tebar y usted, es Vicent Ros con quien habla a menudo en realidad.
- Sí, absolutamente.

Foto: ESTRELLA JOVER

- ¿Qué influencia quiere tener en la programación del año que viene?
- Bueno, es importante tener en cuenta que hay que decidir, hay que ejecutar y hay que saber confiar. Porque si lo decides todo tú, tienes que hacer todo tú, y eso no puede ser. Aquí hay un gran equipo en el que confiar. Así que hay que decidir qué hace cada uno, tengo que saber cuál es mi papel aquí, qué puedo aportar. Ya hemos decidido que Serguei Khatxàtrian hará una residencia en la temporada 2022-2023, que es una buena noticia. Quiero hacer más Strauss aquí, porque claro, además soy director artístico del Festival Richard Strauss. También quiero hacer Haydn. Se programa mucho romanticismo tardío, como Chaikovski, que está bien, pero no es para nada mi favorito. Mi época favorita es el principio del siglo XIX, como Schumann o Mendelssohn. En todo caso, creo que es importante el hecho de que llevo 25 años recogiendo repertorio en mi carrera. No tengo que experimentarlo por primera vez, sino que puedo escoger exactamente qué creo que es mejor.

- La programación de ese año está muy influenciada por la crisis del coronavirus y no hay, por ejemplo, ninguna orquesta internacional. ¿Se puede ser ambicioso? ¿Es importante traer grandes nombres, grandes orquestas?
- Los grandes nombres no tiene ningún valor por sí solos. Hay que centrarse en traer gente con calidad y buena gente. Algunas de estas personas tendrán un gran nombres, y habrá otros grandes nombres que no serán tan buenos como parecen. Claro que es importante traer buenos nombres y que València los pueda ver, pero el reto no está en que vengan a hacer un concierto como cualquier otro, sino reivindicar la tradición y las raíces de la Orquestra de València. Tenemos que ser originales y creativos, ofrecer algo diferente.

Igualmente digo sobre los compositores valencianos. Martin i Soler es increíble, lo estoy descubriendo aún. ¿Son todas sus piezas interesantes? ¿Hay que programar compositores valencianos solo por el hecho de ser valencianos? En mi opinión, no, solo las geniales.

- ¿Falta gente en la Orquestra? ¿Querría aumentar la formación? ¿De qué manera puede mejorar?
- Bueno, aún estoy evaluando las necesidades de la formación. Primero de todo, quiero decir que es una gran formación y hay muy buenos músicos. Sobre aumentar la plantilla, me gustaría poder traer a músicos para nos ayudaran y nos echaran una mano, pero me han comentado que hay que un sistema de bolsas de trabajo y mucha burocracia, y que no es tan fácil como parece. Si necesitamos algún músico, tenemos que ir a la bolsa de trabajo, y mientras ahí también haya grandes músicos que no bajen la calidad de la Orquestra, no hay ningún problema. Yo tengo que meter el dedo en la llaga con la calidad de la formación, y la burocracia es un asunto diferente.

Por otra parte, es muy importante tener en cuenta que la Orquestra también es una comunidad, tampoco puedes utilizar a alguien y cuando no te sirve tanto decirle adiós y ya está. No funciona así, y menos aquí, en el que la formación tiene una capacidad de influencia muy grande. Yo ni siquiera estoy invitado a las audiciones, así que tendré que confiar mucho en la Orquestra.

Foto: ESTRELLA JOVER

- La internacionalización de la Orquestra de València ha sido un debate muy largo y muy importante en los últimos años, ¿usted qué opina?
- Creo que es importante ir de tour, pero creo que es importante elegir dos buenos sitios que estar girando toda la temporada. Las condiciones de las giras son malas, pagan mal, estás todo el día de un sitio para otro… Para esta temporada, por ejemplo, estamos intentado programar ir a París, que creo que sería importante. O hacer una especie de residencia donde poder tener una experiencia para la formación que sea interesante…. Pero ir solo un par de días a cada sitio ya no tiene sentido. Además, el coronavirus ha provocado un giro muy importante, y es la aceleración de una tendencia que tienes algunas orquestas, que ya no quieren girar tanto, algunas han renunciado por conciencia ambiental a coger aviones. La repercusión internacional no viene de hacer muchas fechas, sino de ser originales y auténticos como formación.

- ¿Qué planes tendrán que esperar a que reabra el Palau?
- La Orquestra no puede estar de brazos cruzados y dependiendo de que reabra el Palau. Tenemos que vivir en el presente. No podemos esperar, porque puede tardar más lo que esperamos. Hay formaciones que no tienen un lugar fijo donde hacer su trabajo, y por otra parte, creo que es importante seguir valorando hacer conciertos en lugares que he estado viendo esta semana por el centro de la ciudad, como la Lonja, la Catedral, el Teatro Principal, el Almodí… Tenemos que entender el cierre como un reto, gastar muchas energías en la reapertura, pero también ver de qué manera la experiencia de estar en nuevos espacios va a cambiar la Orquestra y aprovechar el reto.

- Dígame un objetivo concreto por el que, si le entrevisto en dos años, le pueda preguntar.
- Personalmente, tengo el objetivo de aprender español lo antes posibles. [Se ríe] En cuanto al Palau y la Orquestra, en dos años me gustaría establecer un fin de semana en la temporada dedicada a Strauss, quiero crear una breve presentación de jóvenes talentos dedicando 15 minutos en cada programa, y quiero hacer esta serie de conciertos en diferentes espacios del centro de la ciudad.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email