X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el tintero / OPINIÓN

Algo huele mal en València 

Foto: ESTRELLA JOVER

En los últimos días no paran de salir noticias sobre los cierres de playas en Valencia y algunas localidades cercanas a causa de la detección de aguas fecales, pero el mal olor viene también de la casa consistorial

10/07/2019 - 

Las elecciones municipales en Valencia dejaron un panorama similar al de la última legislatura, pero más diáfano si cabe, desapareció la formación de Podemos/València en Común y Compromís ganó con diez ediles que sumados a los siete del PSPV les permite gobernar con relativa comodidad y tranquilidad, pese a ser un triunfo ajustado pues el bloque de centro/derecha suma dieciséis concejales. La cuestión es que contra todo pronóstico seguimos sin gobierno municipal y dentro de una semana está convocado el pleno de organización y las comunicaciones siguen congeladas.

En esta historia debe haber algo que se nos escapa, que nadie sabe o pocos cuentan, quizá un giro radical en la aparente bonhomía del alcalde Ribó que considera que sólo hay un alcalde y el resto son concejales, ediles, regidores en igualdad de condiciones y protagonismo. Es aquello de Orwell en Rebelión en la granja: “Aquí todos somos iguales, pero unos más iguales que otros”.

Desde el lunes posterior a la celebración de las elecciones, las declaraciones, reuniones y demás informaciones entre el pacto Compromís y PSPV han estado empañadas por una continua tensión entre sus líderes, desencuentros, críticas cruzadas y una serie de posicionamientos que se pueden calificar de surrealistas si sabemos que van a pactar sí o sí, que tanto unos como otros quieren ser socios y que la actitud del alcalde de negar la posibilidad de crear una vicealcaldía para Sandra Gómez es un extraño empecinamiento entre quienes están destinados a regir juntos los destinos del cap i casal durante cuatro años más.

Foto: KIKE TABERNER

En este fuego cruzado y estas semanas de interinidad, algunos podrían pensar en un viraje por parte del PSPV mayor que el del alcalde Ribó y plantearse formar gobierno con Ciudadanos y PP en una aparente extraña alianza pero que en términos reales representaría a la inmensa mayoría de valencianos y que pese a lo que pueda parecernos, no sería tan anti-natura como algunos piensan, pues los tres partidos comparten muchos postulados sociales y políticos propios de las democracias europeas, y algunas voces autorizadas abogaban a nivel nacional por esta gran coalición de los tres partidos mayoritarios.

Lo curioso del asunto es que tuve la ocasión de plantear esta idea a uno de los nuevos concejales socialistas, persona de tradición de izquierdas, pero moderada y acomodada a base de trabajo y esfuerzo (como tantos otros) y con sinceridad me reconoció que consideraba que el aliado natural debía ser Compromís, porque son de izquierdas, a lo que no dudé en responderle que se supone que el partido nacionalista tiene varias almas, pero no todas son de izquierdas, ni mucho menos, pero fue en vano. La flexibilidad en política para alcanzar acuerdos es menor de la que a veces creemos, los actores salen con las cartas marcadas y en este caso los socialistas en la ciudad que tantas tensiones tuvieron con algunos concejales de Compromís y que ahora sufren la afrenta y casi ninguneo de Ribó, no quieren ni plantearse otras alianzas que dejaran a la formación nacionalista en la oposición.

En una semana veremos el desenlace de esta extraña pareja que tras cuatro años de aparente buena convivencia, están pasando un julio de infarto. No les recomiendo al señor Ribó y la señora Gómez que para llegar a un pacto se vayan a tomar el aire a la playa porque igual resulta que allí no pueden ni bañarse y la cosa se pone peor, pero si les digo que entre las muchas actividades de la Feria de Julio que nuestra ciudad celebra este mes, se animen y vayan juntos a la feria de San Jaime, es decir, a la feria taurina que a finales de mes acogerá nuestra maravillosa plaza de toros, y así verán en directo como se ponen las puyas y las banderillas.  

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email