Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

le acusa de un delito de falso testimonio y el expresidente se defiende

Anticorrupción intenta hacerle otro traje a Camps

Foto: EFE/MANUEL BRUQUE
23/07/2020 - 

VALÈNCIA. Las conclusiones por el juicio del presunto amaño de los contratos de las pantallas durante la visita del Papa a València, que a priori deberían haber discurrido con toda normalidad debido a los acuerdos con la Fiscalía Anticorrupción de los principales acusados, han dado mucho que hablar después de que la fiscal Concha Nicolás solicitara el lunes que se dedujera testimonio contra el expresidente de la Generalitat Francisco Camps por, presuntamente, haber mentido durante su declaración como testigo.

Camps, en su línea habitual, ni ha callado ni ha esperado al resultado de la Sala de la Audiencia Nacional que juzga el tema. Fiel a su carácter, no ha tardado ni 24 horas en salir a pronunciarse y, como es habitual, la vehemencia fue la tónica dominante de su intervención, este miércoles, ante los medios. Así, no solo llamó mentirosa a Nicolás, sino que solicitó su dimisión por lo que él tilda de "persecuación" a su persona.

Pero para explicar la reacción del Molt Honoratble, primero hay que contar qué dijo Concha Nicolás, también este miércoles. La fiscal justificó su petición en dos puntos. El primero, cuanto menos inaudito, pues dio por buena la declaración de el sastre José Tomás, el mismo que afirmó en 2009 que Orange Market había regalado unos trajes a Camps, lo que motivó el procesamiento del expresidente, que fue absuelto por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) en una sentencia refrendada por el Supremo.

En esta ocasión Tomás no dijo que se le regalara nada, sino que uno de los cabecillas de la trama Gürtel, Álvaro Pérez, acudió con el expresidente para que les confeccionara unos chaqués para su viaje al Vaticano. Unas prendas que, según la fiscal, no se pudieron confeccionar por la premura con las que se pidieron.

Por tanto, las afirmaciones de Camps de que nunca le hicieron un traje serían verdad, pero no se contradicen con lo dicho por el sastre, ya que finalmente se tuvieron que alquilar las famosas prendas de vestir. Eso sí, según lo dicho por el expresidente, la fiscal se equivoca de plano porque el protocolo del Vaticano dice que hay que ir vestido con frac, no con chaqué.

Camps, a la izquierda, con frac en la visita al Vaticano en marzo de 2006. Foto: EFE/ANTONELLO NUSCA 
Concha Sabadell ya trató de hacerle un traje al expresidente hace años y falló, pero este martes Anticorrupción ha vuelto a entregar unos patrones de costura ‘judicial’ a una sala. La pregunta es si esta vez logra enfundárselo o sucederá lo que hace casi una década cuando Camps salió por la puerta grande judicial. Eso sí, sin la presidencia de la Generalitat, algo que ni olvida ni perdona.

El segundo punto en el que basa su petición Concha Nicolás es una documentación encontrada por la UDEF en uno de los registros. Entre los papeles incautados por los agentes se encontraba la documentación contable de la empresa de la trama Orange Market. Allí estaba la copia de un pago de dos billetes de avión al Vaticano.

Según dijo la fiscal "las contradicciones son palmarias. Camps dijo que nunca había ido con Pérez a ningún sitio, pero el sastre dijo que había pedido dos chaqués para ir a Roma y fue con Camps. La UDEF dijo que se había anotado el pago de los billetes a Roma y que Álvaro Pérez decía que era él el contratista".

Nicolás añadió que la Policía Nacional incautó al grupo Correa anotaciones del viaje y el pago de los billetes a Roma, y que comprobaron en las conversaciones telefónicas intervenidas que Álvaro Perez ya iba diciendo que él era el contratista encargado de las pantallas.

Camps reacciona

El expresidente de la Generalitat reaccionó horas después de la intervención de la fiscal y convocó a la prensa en el despacho de su abogado. Allí afirmó: "Anticorrupción ha decidido ponerme otra vez como persona de referencia. Yo como imputado y como testigo siempre he dicho la verdad, otras personas han ido variando lo que han dicho. Anticorrupción anunció que iba a pedir mi imputación por falso testimonio y aún se está sustanciando el juicio".

"Mi declaración no solo atiende a la realidad, sino que la Fiscalía en su tergiversación, no solo no dice verdad, sino que lo que ha hecho es intentar confundir al propio tribunal. Volvemos al inicio de los tiempos, que dije que no iría ni a la vuelta de la esquina con Álvaro Pérez, y dije que no lo haría en el plano personal, es obvio que lo hizo con el trabajo que hacía para el Partido Popular".

Foto: EFE/MANUEL BRUQUE

Respecto a lo declarado por el sastre, el expresidente manifestó: "No entiendo por qué no actúan contra él por falso testimonio. Es tan falso como que vuelve a hablar de dos prendas de etiqueta que no es lo que corresponde al Vaticano. No se corresponde con la etiqueta. Puedo demostrar que esa prenda fue alquilada en una tienda. Nunca fueron encargadas y nunca se hicieron".

Pero las mayores críticas las reservaba para la fiscal del caso. "Once años vengo diciendo exactamente lo mismo, y once años que en Anticorrupción llevan mezclando las cosas intentando crear un ambiente que nada tiene que ver con la realidad de los hechos. Si la fiscal ha dicho que me pagaron el billete debería dimitir inmediatamente", afirmó, tras señalar que acudió al Vaticano como parte de una delegación encabezada por la vicepresidenta del Gobierno de Zapatero, María Teresa Fernández de la Vega.

Y apostilló, respecto del viaje: "Tengo aquí el papel de la organización de la delegación. Estaba Bono y algunas otras personalidades. Era una delegación muy importante encabezada por Teresa Fernández de la Vega. Ni viajé con este señor ni tenía nada que ver con este señor. Un viaje así no encaja con los cánones que se están diciendo aquí y allí. Por eso la importancia de la llamada de esta mañana siendo hechos absurdos".

"Es un juicio donde Anticorrupción ha intentado tergiversar los hechos. Lleva once años con una obsesión milimétrica, me persiguen por tierra, mar y aire. No sé exactamente por qué está obsesión que raya lo que no significa una actuación responsable. Podríamos hacer un cálculo de lo que ello ha costado, podríamos estar hablando de millones de euros de gasto público y privado y continua en ese empeño".

Camps también dejó un ‘recadito’ al actual presidente de la Generalitat, y firmante de la denuncia de los trajes, Ximo Puig: "¿Cómo es posible que yo haya dimitido tras ganar por mayoría absoluta y las personas que decidieron mantener la acusación hasta el final, como Ximo Puig en la acusación popular, o las fiscales sigan en sus cargos?", se preguntó en alto ante los medios.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email