X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

crónicas por los otros / OPINIÓN

Aquí no es Navidad

Aquí no hace frío. Aquí no hay luces que iluminan las calles de la ciudad ni adornos navideños en las casas. Aquí no hay campañas comerciales ni nos desborda el consumismo del mundo occidental. Tampoco nos abruman los eventos, los gestos e intenciones solidarias ... Porque aquí no es Navidad

22/12/2018 - 

Inmersos de lleno en las fiestas navideñas, con vacaciones de por medio, celebraciones familiares, quedadas interminables, encuentros anuales, escapadas a cualquier lugar, nostalgias de todo tipo, balances, recuerdos y reflexiones, quiero unirme a este momento aunque sea desde la distancia porque aquí no es Navidad. 

En Lamu, la isla de Kenia en el Océano Índico, donde estoy viviendo esta temporada, el 90% de la población es musulmana según los últimos datos oficiales. Existe en Kenia un porcentaje importante de población keniana cristiana excepto la costa swahili que es musulmana en su gran mayoría y por ello aquí la Navidad pasa bastante desapercibida, por no decir que prácticamente no existe. 

La escasa población que hay cristina keniana lo celebra pero de manera muy discreta porque no hay grandes cambios en el pueblo, ni se decora de manera especial, ni la gastronomía cambia... La Navidad es algo minoritario que se celebra solo en las iglesias cristianas, no en las casas particulares. Porque aquí la religión se vive muy en comunidad.

Todos los domingos hay misa en las iglesias que hay en el pueblo y los fines de semana se juntan todo el día para celebrar. Las misas comienzan sobre las 9 de la mañana hasta las 12 y luego se reúnen para comer y pasar la tarde. Siempre en las iglesias. Las misas están llenas de gente y sobre todo de niños y niñas con un comportamiento extraordinario, es una de las cosas que más me sorprendió la primera vez que fui a una. Son alegres, con música en vivo, cantan, bailan... En definitiva, se respira en el ambiente que disfrutan de ellas y que es un día y un encuentro esperado y querido. No una obligación. 

La misas católicas en Lamu poco tienen que ver con las misas que conozco en España donde, excepto Navidad, suelen ser cortas, serias y sin prácticamente niños o niñas. 

Para los expatriados o los muzungus, como aquí se nos conoce, residentes en Kenia la celebración de la Navidad pretende acercarse a la manera de celebrar en el mundo occidental. Por ello somos los únicos que celebramos la Navidad en casas aunque sea sin familias y somos los únicos que han organizado un mercadillo navideño por un día en uno de los hoteles para turistas para quitarnos esa nostalgia o ese gusanillo navideño. 

Eso sí, tengo que reconocer que es más fácil pasar la Navidad lejos de los tuyos desde un contexto donde no se respira la Navidad como el que vivo ahora porque no tienes la sensación que es Navidad. La noche del 24 y el 25 podrían ser un lunes o martes cualquiera. 

Así que la Nochebuena y la Navidad la celebraremos entre amigos y amigas. Amigos, amigas o conocidos que se convierten en tu "familia" aunque solo sea por Navidad. La idea es juntarse para celebrar y recordar a nuestras familias desde la distancia, en definitiva, celebrar estos días de alguna manera la Navidad... Porque aquí no es Navidad. 

Maulidi

Lo que sí se ha celebrado recientemente en Lamu es el Lamu Maulidi Festival. Es la celebración del nacimiento del profeta Mohammed. Ahí radica el paralelismo con el nacimiento de Jesús, la Navidad. Aquí todo el pueblo de Lamu se ha vestido de fiesta. Ha sido una semana de celebraciones varias donde los rezos, la música y los pasacalles han engalanado la isla. 

El Maulidi se trata de una celebración religiosa que pone en el mapa de los musulmanes la isla de Lamu. Musulmanes de diferentes lugares vienen cada año a Lamu para celebrar el Maulidi.

Mucha gente por la calle, música en la plaza del pueblo por la noche, bailes tradicionales, algunos puestos de comida, muchos niños y niñas por la calle y todo un pueblo con ganas de celebrar. Lo que más me gustó y realmente recomiendo a quien tenga la oportunidad de venir en las fechas de celebración del Maulidi es la celebración nocturna con rezos y bailes. Se respiraba un respeto, una fe y una solemnidad impactante. 

Son los hombres los que llevan la voz cantante en esta celebración y en todo lo que acontece en la isla en general y las mujeres les siguen con los niños y niñas. Vestidos de blanco se pasan horas y horas con sermones y discursos en swahili que no logró entender. 

Y la música tiene un protagonismo especial. La música es maravillosa. Hay actuaciones varias en momentos puntuales por el pueblo cerca de la plaza que nos deleitan con el estilo Tarab o Sufin Music. Música rica y de calidad con una historia bestial que maravilla a cualquiera. He tenido la suerte de asistir al concierto celebrado en Subira House de música Sufin y todavía sueño con ella. Maravillosa. Los músicos , su indumentaria, sus voces , sus movimientos y el contexto donde tuvo lugar el concierto ... Todo me enamoró. 

Navidad & Maulidi

Así que con la llegada de la Navidad desde la distancia me gustaría desear felices fiestas e invitar a reflexionar sobre la importancia que tiene respetar todo tipo de culturas y religiones. Cada una celebra a su manera, según sus tradiciones, sus protagonistas, sus indumentarias, su gastronomía y su manera de entender la vida y el mundo. Pero al final de la corrida no somos tan diferentes. Nos gusta celebrar las mismas cosas, nacimientos, efemérides, juntarnos para disfrutar de esos momentos, estar cerca de las familias, y así todo. 

El respeto es básico en todo esto, sobre todo, cuando convivimos diferentes culturas. Y mi experiencia me lleva a la siguiente reflexión: no hay nada mejor que intentar integrarse y disfrutar de otras culturas aunque sea diferente a la tuya. Lo diferente no debería darnos miedo o desconfianza, es cuestión de conocerlo , y cuando descubres otras dinámicas, otras maneras de funcionar y otras celebraciones el miedo va desapareciendo y comenzamos a disfrutar, abrir nuestras mentes y aprender de la vida. 

Feliz Navidad desde Lamu.

La semana que viene... ¡más!

Noticias relacionadas

crónicas por los otros

Didda cumple tres años

Dicen que cuando tienes hijos e hijas, la vida la cuentas en función de sus cumpleaños. Mañana mi hija cumple 3 años y hoy hago balance de estos tres años. Tengo la sensación de haber volado y soñado... Todavía no doy crédito de estar soplando tres velas ya

crónicas por los otros

Una casa swahili

Las casas de construcción swahili son un auténtico lujo aquí en Lamu. Son casas que podríamos definir como " la elegancia de la simplicidad". Son casas majestuosas, amplias, grandes y abiertas aunque desde fuera no se aprecie la inmensidad y los tesoros que descubres dentro. La mayoría de ellas se construyen con coral

crónicas por los otros

La València de Kenia

Nacho, Carmina, Julia, Lirios, Ana, Merche y Amparo son un grupo de valencianos y valencianas que han venido a la isla de Lamu en Kenia. Para algunos es su primera vez, para otros la segunda e incluso la tercera... Porque Lamu engancha. Es el Lamu valenciano

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email