GRUPO PLAZA

el tintero / OPINIÓN

Arrivederci Roma, no, benvenuti

La música, el cine, la gastronomía, su gente, la historia…Italia es para mí el único país del mundo en el que sería plenamente feliz viviendo, siempre después de España. Esto es una convicción basada en criterios sólidos, no en alegrías momentáneas.  

28/09/2022 - 

El debate de política general autonómico nos trae más Ximoanuncios, más promesas en este curso electoral y más nada, lo que podemos resumir en con otra mítica canción italiana de la gran Mina Mazzini, Parole parole. Pero sin duda, la noticia política de la semana, el mes y el curso político es la victoria de la derecha en Italia. Y con un añadido que debería haber sido portada de todos los periódicos en España y Europa: la primera mujer que puede alcanzar la presidencia de Italia. En los tiempos donde se habla constantemente del papel cada vez más relevante de la mujer en todos los ámbitos de la vida, ¿cómo puede ignorarse este aspecto? Simple y llanamente porque no es una mujer de izquierdas. Lamentable.

Las elecciones son la manifestación más llamativa y destacada de las democracias, aunque no la única. Especialmente hay que recordar que los sistemas políticos democráticos suelen llevar parejo el estado de derecho, donde la primacía de derechos y libertades, así como el imperio de la ley forman parte de su columna vertebral. Pero el momento del voto para elegir a los representantes políticos sigue constituyendo lo que de una manera bastante cursi suele denominarse “la gran fiesta de la democracia”. Pero este pasado domingo a muchos que les encanta la democracia cuando ganan los suyos, parece que la fiesta acabó en tragedia.

La hipocresía en estado puro

Giorgia Meloni es una mujer joven pero con años de trayectoria política, ha ganado las elecciones italianas como líder de un partido político que defiende valores tremendamente obvios, tanto que la inmensa mayoría de sus postulados son las cosas que de manera natural hace cualquier persona que no sufra una enajenación mental, incluidos los italianos y europeos que la insultan y la atacan simplemente porque toca, aunque si les detallas las ideas de Meloni y su comportamiento vital verían que hay muchas similitudes. Porque defender a tu familia, tu casa o tu trabajo no es ni fascista ni antieuropeo, es simplemente lógico y humano.

Ximo Puig. Foto: ROBER SOLSONA/EP

El triunfo de la derecha en Italia se alcanza a través de tres formaciones, lo llamativo respecto a España es que el partido del mítico Silvio Berlusconi que actualmente sería equiparable al PP es la tercera fuerza de ese triunvirato diestro. Por cierto, en italiano a la izquierda se le llama sinistra, es decir, siniestra, que en español tiene varios significados. En cualquier caso, se consolida un sentimiento nacional en muchos países europeos y se debería abrir una reflexión sobre los límites de una Unión Europea que más que un club de países que comparten intereses económicos o defensivos quiere convertirse en un ente controlador de la vida, hacienda y fiscalidad de los ciudadanos de los estados miembros con ínfulas que recuerdan a comportamientos totalitarios.

Año electoral

Aquí avanzamos en un curso que tiene como objetivo las elecciones autonómicas y municipales del próximo mes de mayo, de ahí muchas de las medidas que vemos y veremos. Si hace unos días el PSOE criticaba la bajada de impuestos, en esta semana de Debate de Política General en las Cortes Valencianas, el presidente Ximo Puig anuncia nuevas tarifas para el IRPF, transporte público gratuito hasta los 30 y todo lo que se les ocurra para pescar votos, especialmente del público más sensible, el joven. Medidas que, aunque puedan aliviar a muchas familias, a la hora de la verdad suponen ahorros muy bajos y que como casi siempre llegan tarde, porque sólo las pretende utilizar como baza electoral.

La ciudadanía cada vez se informa más y mejor, ni las estrategias de los partidos ni la manera tan peculiar de informar en muchos medios de comunicación, consiguen engañar todo el tiempo a todo el mundo. Los partidos que hablan el lenguaje de la calle tienen la enorme responsabilidad de cumplir sus promesas si llegan al poder, el caso italiano es un espejo donde España puede mirarse para ver cómo se suceden los acontecimientos, porque nuestra similitud cultural y social es alta. Sólo deseo que Italia pierda en el mundial de fútbol.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme