Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Audi Q3 y Audi Q3 Sportback TFSIe: alta eficiencia con placer de conducción

2/01/2021 - 

VALÈNCIA. Audi continúa su proceso de electrificación: la segunda semana de enero se iniciará la fase de preventa de los nuevos Q3 45 TFSIe y Q3 Sportback 45 TFSIe. El propulsor híbrido enchufable ofrece una potencia de sistema de 180 kW (245 CV), y la batería de iones de litio de 13,0 kWh de capacidad permite cubrir una distancia funcionando en modo 100% eléctrico de hasta 51 km en el Q3 45 TFSIe, según el ciclo WLTP. El precio del Audi Q3 45 TFSIe en el mercado español parte desde 47.350 euros; el Q3 Sportback 45 TFSIe cuesta 2.850 euros más. Ambos modelos lucirán el distintivo ‘cero emisiones’ de la DGT.

La combinación de la experiencia que proporciona la conducción eléctrica, la sencillez de la recarga de su batería y la alta versatilidad para el uso diario hace que los dos nuevos modelos híbridos enchufables de Audi resulten particularmente atractivos. El Q3 TFSIe y el Q3 Sportback TFSIe completan la gama de vehículos híbridos enchufables que Audi está lanzando al mercado desde mediados de 2019. Al mismo tiempo, estos dos SUV compactos marcan el escalón de acceso en la electrificación de la gama Q de Audi.

Potencia de sistema de 245 CV, batería de 13 kWh
Los dos modelos Q3 híbridos enchufables utilizan un bloque 1.4 TFSI de cuatro cilindros como motor de combustión, que entrega una potencia de 110 kW (150 CV). Esta unidad se complementa con un motor eléctrico síncrono de excitación permanente (PSM) de 85 kW de potencia, integrado en la carcasa del cambio S tronic de seis velocidades por medio de un embrague de acoplamiento. La transmisión de doble embrague, que transfiere la potencia a las ruedas delanteras, cuenta con una bomba de aceite eléctrica, lo que asegura el suministro y, por lo tanto, el funcionamiento de los dos embragues y la selección de las marchas incluso cuando el motor TFSI está apagado.

El sistema de propulsión de estos dos nuevos modelos ofrece al mismo tiempo un gran placer de conducción y una alta eficiencia. El 1.4 TFSI y el motor eléctrico generan una potencia de sistema de 180 kW (245 CV) y un par máximo de 400 Nm. Ambos aceleran de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos, y alcanzan una velocidad máxima de 210 km/h. El consumo combinado según el ciclo WLPT es de 1,6 a 2,1 litros de combustible por cada 100 km en el Q3 45 TFSIe, y de 1,6 a 2 litros cada 100 km en el Q3 Sportback 45 TFSIe. La autonomía total de ambos modelos es de alrededor de 710 km, una muestra más de su gran versatilidad para la utilización cotidiana.

La batería de alta tensión está situada bajo el piso del vehículo, por delante del eje trasero. Sus 96 celdas prismáticas almacenan 13,0 kWh de energía, un valor que es posible gracias a una nueva generación de células de batería compactas y relativamente ligeras. La batería cuenta con su propio circuito de refrigeración, que puede acoplarse al del sistema de climatización del vehículo para garantizar la eficacia en cualquier situación.

Centrado en la eficiencia: la gestión del sistema de propulsión:
La gestión del sistema de propulsión de los SUV compactos híbridos enchufables está diseñada para una alta eficiencia. Excepto en condiciones de frío extremo, la marcha se inicia siempre en modo eléctrico. El Q3 45 TFSIe puede cubrir hasta 51 km utilizando únicamente energía eléctrica, según el ciclo de homologación WLTP; en el caso del Q3 Sportback 45 TFSIe, la autonomía en modo eléctrico es de 50 km. Cuando funcionan con electricidad, ambos modelos alcanzan una velocidad máxima de 140 km/h. Circulando a baja velocidad, el AVAS (Sistema de Alerta Acústica de Vehículos) genera el sonido electrónico prescrito por la ley para advertir a otros usuarios de la carretera.

En el programa “Auto-Hybrid”, que es el modo principal de funcionamiento, el sistema de gestión de la propulsión combina el 1.4 TFSI y el motor eléctrico de forma inteligente y eficiente. Este último aporta una ayuda extra al motor de cuatro cilindros en muchas situaciones, por ejemplo, al adelantar. Cuando se acelera con el motor de combustión girando a bajas revoluciones, la unidad eléctrica aplica el alto par que es capaz de generar debido a su principio de funcionamiento, salvando las pocas décimas de segundo que necesita el turbocompresor para acumular presión; su entrada en acción es imperceptible, pero eficiente. El conductor puede priorizar la conducción eléctrica a través del botón EV. El sistema evalúa constantemente numerosos datos, incluyendo la información de la ruta programada en el sistema de navegación y los datos sobre el entorno del vehículo, que son recogidos por diferentes sensores. Esto permite identificar cuándo el coche se aproxima a una señal de inicio de población, a una rotonda, a una zona con la velocidad limitada o si se está acercando demasiado al vehículo que circula delante. Cuando se levanta el pie del acelerador, los TFSIe pueden seguir avanzando en modo de marcha por inercia con el motor de combustión apagado en muchas situaciones.

“Hold”, “Charge” y dynamic: el programa correcto para cada situación
Independientemente del funcionamiento inteligente del sistema de propulsión, el conductor siempre mantiene el control. Pulsando el botón EV puede cambiar entre los modos de conducción híbrido o eléctrico, mientras que en el MMI se puede acceder a un menú que ofrece dos modos adicionales: “Battery Hold” y “Battery Charge”, que permiten mantener la carga de la batería al nivel actual o recargarla sobre la marcha, respectivamente. Además, el conductor puede influir en el carácter de la conducción a través del sistema de conducción dinámica Audi drive select. Seleccionando el programa dynamic, con el cambio S tronic en posición “S” y acelerando a fondo, el motor eléctrico suministra un par máximo de 330 Nm durante un tiempo máximo de 10 segundos. Nada más levantar el pie del acelerador, el motor eléctrico pasa a funcionar como un generador y recupera energía. De esta forma, el vehículo también cuenta con una gran capacidad de desaceleración sin necesidad de recurrir a los frenos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email