GRUPO PLAZA

Audi Q8 e-tron y Audi Q8 Sportback e-tron: potencia de carga

21/12/2022 - 

VALÈNCIA. – Con el Audi e-tron, el fabricante premium entró en la era de la electromovilidad en 2018, marcando el inicio del futuro eléctrico para la firma de los cuatro aros. El nuevo Audi Q8 e-tron se basa en la historia de éxito de este vehículo pionero, que desde su lanzamiento ha establecido los estándares en el segmento de los SUV eléctricos en la clase de lujo. El Q8 e-tron impresiona con una conducción optimizada, su aerodinámica mejorada, una mayor potencia de carga y una batería con más capacidad, lo que permite homologar una autonomía -según el ciclo WLTP- de hasta 575 km para el SUV, y de hasta 595 km en la versión Sportback. Los cambios de diseño, especialmente significativos en la parte delantera, otorgan al nuevo modelo una apariencia más moderna y refinada. Desde el lanzamiento al mercado del Audi e-tron hace cuatro años, Audi ha seguido una hoja de ruta sistemática en su estrategia de electrificación. A partir de 2026 la marca de los cuatro aros únicamente lanzará al mercado modelos nuevos con propulsión totalmente eléctrica.

“Con nuestra estrategia corporativa ‘Vorsprung 2030’, hemos decidido establecer una fecha para poner fin a la era de los motores de combustión; Audi pasará a ser una marca totalmente eléctrica dentro de 11 años”, declara Markus Duesmann, CEO de AUDI AG. “El nuevo Audi Q8 etron, con su eficiencia y autonomía mejoradas y su refinado diseño, es otro integrante importante de nuestra gama para entusiasmar a los usuarios con la electromovilidad, ofreciendo vehículos emocionales y, al mismo tiempo, adecuados para el uso diario”, explica Oliver Hoffmann, Director de Desarrollo Técnico de AUDI AG, que también se centra en las mejoras del nuevo modelo: “En el nuevo Q8 e-tron hemos aumentado de forma significativa la capacidad de la batería y la potencia de carga, lo que nos ha permitido lograr un equilibrio óptimo entre densidad de energía y capacidad de carga, garantizando una mayor eficiencia”. Hoffmann añade: “Además, optimizamos los motores, la dirección progresiva y los sistemas de control del chasis. Y con ello mejoramos las características dinámicas que son típicas de Audi en todas las versiones del Q8 e-tron”.

Audi ofrece el nuevo Q8 e-tron en dos versiones de carrocería: el clásico SUV y el Sportback, que combina la habitabilidad de un SUV con la elegante silueta de un coupé. Con una longitud de 4,915 metros, una anchura de 1,937 metros y una altura de 1,619 metros para el Sportback (1,633 metros en el caso del SUV), el Q8 e-tron ofrece una gran habitabilidad y el máximo confort. Por su parte, la carrocería de los SQ8 e-tron y SQ8 Sportback e-tron, las variantes más deportivas, es dos milímetros más baja y 39 milímetros más ancha. La distancia entre ejes, de 2,928 metros, también permite un gran espacio para las piernas en las plazas traseras. La capacidad del maletero alcanza los 569 litros para el SUV y 529 litros en el Sportback; ambos cuentan con un espacio de almacenamiento adicional de 62 litros bajo el capó delantero.

Nuevo diseño, nueva denominación, nueva identidad corporativa 

Adoptar la denominación Q8, que posiciona al modelo en lo más alto según la nomenclatura de Audi, es toda una declaración de intenciones, situando a los nuevos Audi Q8 e-tron y Q8 Sportback e-tron como los modelos superiores entre los SUV y los crossover eléctricos. Identificables a primera vista como modelos de propulsión totalmente eléctrica gracias al nuevo diseño de la carrocería tanto en el frontal como en la zaga, el Audi Q8 e-tron y el Q8 Sportback etron inauguran la nueva identidad corporativa de la marca, con un diseño bidimensional de los cuatro aros. También es nueva la grafía utilizada en la inscripción del nombre del modelo, situada en el pilar B. Para que el nuevo logo tenga mayor protagonismo en el frontal, Audi ofrece opcionalmente a partir de ahora una parrilla Singleframe luminosa que resalta los cuatro aros.

Tres variantes del sistema de propulsión 

Para ambas carrocerías se puede elegir entre tres variantes de propulsión con tracción total eléctrica. El Audi Q8 50 e-tron cuenta con un motor en el eje delantero y otro en el trasero que generan una potencia de sistema de 250 kW en modo boost, y un par máximo de 664 Nm. La autonomía WLTP es de hasta 486 km para el SUV; y de hasta 501 km en el Sportback. También con dos motores, la potencia en el Audi Q8 55 e-tron alcanza 300 kW, con 664 Nm de par máximo. La autonomía WLTP en este caso es de hasta 575 km para el SUV, y de hasta 595 km para el Sportback. La velocidad máxima en el Q8 50 e-tron y el Q8 55 e-tron está limitada a 200 km/h. Las versiones tope de gama son el Audi SQ8 e-tron y el SQ8 Sportback e-tron, propulsadas por tres motores que ofrecen una potencia de sistema de 370 kW y un par máximo de 973 Nm. La autonomía en los modelos S es de hasta 465 km para el SUV y de hasta 483 km en el Sportback. La velocidad máxima está limitada en estas versiones a 210 km/h.

Más capacidad para la batería y mayor rendimiento de carga 

La batería del Q8 50 e-tron tiene una capacidad de almacenamiento neta de 89 kWh (95 kWh brutos), mientras que para el Q8 55 e-tron y el SQ8 e-tron la capacidad neta es de 106 kWh (114 kWh brutos). Gracias a una optimización del sistema de gestión de la batería, la capacidad utilizable de la misma también ha aumentado. En una estación de carga de alta potencia, el Audi Q8 50 e-tron alcanza una potencia máxima de carga de 150 kW; en los Q8 55 e-tron y SQ8 e-tron aumenta hasta los 170 kW. Esto permite cargar la batería del 10 al 80 por ciento de su capacidad en aproximadamente 31 minutos. En 10 minutos, utilizando carga rápida de alta potencia, el Q8 e-tron y el Q8 55 e-tron pueden recargar la energía necesaria para recorrer 123 km (104 km en el SQ8 e-tron). Además, el Audi Q8 e-tron se caracteriza por una curva de recarga única en su categoría, lo que le permite mantener una alta potencia de carga durante más tiempo y, por lo tanto, recargar la batería de una forma rápida. Esto hace que el Q8 e-tron sea adecuado para viajes de larga distancia.

En una estación de carga con corriente alterna o en un wallbox, el Audi Q8 e-tron puede recargarse con una potencia de hasta 11 kW. De forma opcional, Audi ofrece un cargador de corriente alterna de 22 kW. En condiciones ideales, utilizando corriente alterna y una potencia de carga de 11 kW, la batería del Audi Q8 50 e-tron puede recargarse por completo en unas 9 horas y 15 minutos (22 kW: unas 4 horas y 45 minutos); en los Audi Q8 e-tron con la batería de mayor capacidad, el tiempo necesario para una carga completa es de unas 11 horas y 30 minutos (22 kW: 6 horas). Todas las versiones del Audi Q8 e-tron incorporan de serie la función Plug & Charge, que permite la autentificación automática del vehículo en las estaciones de recarga compatibles y su activación con tan solo conectar el cable de carga, realizándose la facturación de forma automática.

Motores traseros optimizados 

El nuevo Audi Q8 e-tron está equipado con motores eléctricos en ambos ejes que funcionan según el principio de las máquinas asíncronas. El flujo de corriente en el devanado del estátor crea un campo magnético alrededor del eje del rotor, provocando su movimiento. Una gran ventaja de este modo de funcionamiento es que si no hay flujo de corriente, los motores no producen pérdidas por arrastre, lo que mejora la eficiencia. Para el nuevo Audi Q8 e-tron se ha mejorado el concepto de motor asíncrono utilizado en el eje trasero, que aumenta de 12 a 14 el número de bobinas que generan el campo electromagnético. De este modo el motor produce un campo magnético más intenso con una entrada de electricidad similar, lo que a su vez garantiza un par más elevado. Puesto que el motor eléctrico necesita menos electricidad para generar par, esto se traduce en una disminución del consumo y un aumento de la autonomía.

Equilibrio ideal entre confort y deportividad 

El nuevo Audi Q8 e-tron está equipado de serie con una suspensión neumática con amortiguadores controlados electrónicamente. La altura libre al suelo puede variar en un total de 76 milímetros, en función de la situación de conducción. La suspensión se ha ajustado para optimizar la dinámica lateral del vehículo; además, el control de estabilización electrónico (ESC) permite una mayor maniobrabilidad, especialmente en curvas cerradas, en las que el Audi Q8 etron muestra una mayor agilidad gracias a su dirección progresiva optimizada.

Faros Digital Matrix LED 

Como parte del equipamiento opcional, Audi ofrece para el nuevo Q8 e-tron los faros Digital Matrix LED que permiten controlar el haz de luz con gran precisión, implementando una serie de nuevas funciones. Mientras se circula por autopista, la luz de orientación marca la posición del coche en el carril y ayuda a conducir de forma segura manteniéndose centrado en carreteras estrechas. También están disponibles otras tres nuevas funciones: la información de tráfico ampliada, la luz de carril con indicador de dirección y la luz de orientación en carreteras secundarias. Los faros Digital Matrix LED incorporan la tecnología DMD (dispositivo digital de microespejos), utilizada originalmente en los proyectores de vídeo. Su núcleo es un pequeño chip que contiene aproximadamente 1,3 millones de microespejos cuyos bordes apenas miden unas centésimas de milímetro.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme