GRUPO PLAZA

Audi RS 3: deportividad inigualable apta para el día a día

22/07/2021 - 

VALÈNCIA. De 0 a 100 km/h en 3,8 segundos, hasta 290 km/h de velocidad máxima, RS torque splitter, neumáticos semi-slicks y modos de conducción específicos RS: el nuevo Audi RS 3 ofrece una dinámica de conducción del más alto nivel y las mejores prestaciones de su segmento. Está equipado con un motor de cinco cilindros de 294 kW (400 CV) que ofrece una rápida aceleración con un sonido embriagador, y que ahora alcanza 500 Nm de par y responde aún más rápidamente al acelerador. Visualmente, el RS 3 demuestra su ADN deportivo con una carrocería ensanchada, un sistema de escape deportivo RS y pantallas como las utilizadas en competición.

“Con la tercera generación del Audi RS 3 Sportback y la segunda generación del RS 3 Sedan, ahora ofrecemos coches deportivos de alta calidad adecuados para el uso diario e igualmente emocionantes para conducir en carretera y en circuito”, declara Sebastian Grams, Director General de Audi Sport GmbH. “Representan el punto de entrada a nuestro mundo RS y, gracias al Torque Splitter, ofrecen un comportamiento dinámico extraordinario dentro del segmento compacto”.

Aceleración y velocidad máxima inigualables: el 2.5 TFSI
Con su motor de cinco cilindros de altas prestaciones, el Audi RS 3 es único en su clase. El 2.5 TFSI ha ganado nueve veces consecutivas el premio “Motor Internacional del Año”. Ahora, en la última generación del deportivo compacto, este bloque es más potente que nunca. Las nuevas versiones RS 3 aceleran de 0 a 100 km/h en solo 3,8 segundos. Su velocidad máxima está limitada a 250 km/h, cifra que puede aumentarse hasta 280 km/h con una adaptación opcional. Con el paquete RS Dynamic y los frenos cerámicos, es posible alcanzar incluso una velocidad máxima de 290 km/h. Por tanto, el Audi RS 3 se convierte en una referencia en su clase por aceleración y velocidad punta. Esto se debe, sobre todo, al aumento de par motor hasta 500 Nm, disponibles entre 2.250 y 5.600 rpm, lo que supone un incremento de 20 Nm con relación a su predecesor. Como resultado, el Audi RS 3 acelera aún más desde bajas revoluciones. La potencia máxima, de 294 kW (400 CV), está disponible a un régimen inferior que antes, 5.600 rpm, y se mantiene hasta 7.000 rpm. Una nueva unidad de control del motor aumenta también la velocidad de la comunicación entre todos los componentes del sistema de propulsión.

La potencia llega al asfalto a través de una caja de cambios de doble embrague con siete velocidades, con transiciones más cortas entre marchas y relaciones de cambio más deportivas. El exclusivo orden de encendido del motor, 1-2-4-5-3, y el incomparable sonido que emite hacen que la experiencia de conducción sea mucho más emocionante. Por primera vez, el sistema de escape cuenta con un control de mariposas totalmente variable para seleccionar posiciones intermedias, lo que amplía aún más el margen de sonoridad. Se puede ajustar a través del sistema de conducción dinámica Audi drive select. En los programas dynamic y RS Performance, por ejemplo, las mariposas se abren mucho antes y los matices emocionales del sonido resultan más perceptibles. Además, con el sistema de escape deportivo RS opcional se potencia aún más el inconfundible sonido del motor de cinco cilindros.

Máxima agilidad: RS Torque Splitter y modos específicos RS 3
El nuevo RS 3 es el primer Audi equipado de serie con el sistema torque splitter (divisor de par). Sustituye en el eje trasero al diferencial con embrague multidisco. En su lugar, en cada uno de los semiejes de transmisión hay un embrague multidisco controlado electrónicamente. De este modo, el par motor se distribuye de forma óptima en el eje trasero. Durante una conducción más dinámica, aumenta el par de la rueda trasera exterior, sujeta a una carga mayor, lo que reduce significativamente la tendencia al subviraje. Es decir, en las curvas a la izquierda, transmite más par motor a la rueda trasera derecha; en las curvas a la derecha, a la trasera izquierda. En línea recta lo reparte entre las dos ruedas.

Esta nueva tecnología también hace posible derrapes controlados en pistas cerradas: en ese caso, el torque splitter dirige toda la potencia a una sola de las ruedas traseras, y puede repartir hasta 1.750 Nm por rueda. Con este fin, Audi incluso ha desarrollado un modo de conducción específico para el RS 3, el “RS Torque Rear”, como modo de derrape con su propia curva característica del torque splitter. El modo RS Performance, creado específicamente para conducción en circuito, es otra función completamente nueva. Utiliza una configuración para el motor y la caja de cambios que se adapta con precisión a los neumáticos semi-slick, disponibles por primera vez para el RS 3 como opción de fábrica. En este caso, el torque splitter proporciona una conducción especialmente dinámica y deportiva en sentido longitudinal, con el menor subviraje y sobreviraje posibles. Estos modos se pueden seleccionar a través del el sistema de conducción dinámica Audi drive select, que también ofrece los perfiles comfort, auto, dynamic, RS Individual y efficiency.

Más dinamismo y precisión: suspensión deportiva RS y mayor caída en las ruedas
La suspensión deportiva RS de serie cuenta con unos amortiguadores de nuevo desarrollo y un sistema de válvulas específicos para el RS 3. Las válvulas garantizan una respuesta especialmente sensible de los amortiguadores en los movimientos de compresión y extensión. De este modo, la amortiguación reacciona con mayor rapidez y eficacia a cada condición de marcha. El tren de rodaje deportivo RS plus con regulación adaptativa de la amortiguación está disponible como opción. De forma continua e individual, ajusta cada amortiguador a las condiciones de la carretera, a las situaciones de conducción y al modo seleccionado en el Audi drive select. Las tres curvas características, confortable, equilibrada y deportiva, proporcionan una diferencia claramente perceptible en la dureza de los amortiguadores.


La mayor caída de las ruedas, es decir, su mayor inclinación con relación a la carretera, da lugar a una respuesta más precisa de la dirección y a un mayor control lateral. En comparación con el A3, la caída negativa aumenta en casi medio grado. Para conseguirlo se ha modificado el portabuje, y los casquillos del triángulo inferior, del subchasis y de la barra estabilizadora son más rígidos.

El eje trasero tiene un diseño de cuatro brazos con muelles y amortiguadores separados, un subchasis y una barra estabilizadora tubular. Los soportes de las ruedas, más rígidos que los del Audi A3 y el S3, absorben las mayores fuerzas laterales generadas por el torque splitter. La dirección progresiva específica del RS varía la relación en función del ángulo de giro: a medida que éste aumenta, la relación se reduce y la dirección se vuelve menos desmultiplicada. También ofrece un grado de asistencia dependiente de la velocidad que se puede modificar con el Audi drive select. La configuración de los muelles y los amortiguadores es marcadamente firme; la carrocería, por su parte, es diez milímetros más baja que en el S3 y 25 milímetros más baja que en el A3.

Otra novedad del RS 3 es el controlador modular de la dinámica del vehículo (mVDC). Este sistema central capta los datos de todos los componentes relevantes para la dinámica lateral, garantizando así que interactúen con mayor precisión y rapidez. El mVDC sincroniza el torque splitter, los amortiguadores adaptativos y el control de par selectivo de las ruedas para lograr una dirección y un manejo precisos. En definitiva, aumenta la agilidad del vehículo, especialmente en carreteras sinuosas.

Potente desaceleración: sistema de frenos cerámicos con seis pistones opcional
El RS 3 viene equipado de serie con frenos de acero con pinzas de seis pistones, más grandes y de nuevo desarrollo, acordes con la potencia del motor de cinco cilindros. Opcionalmente, en el eje delantero está disponible un sistema de frenos cerámicos de 380 mm de diámetro y 38 mm de grosor, con una curva característica del pedal especialmente adaptada. El sistema de frenos de alto rendimiento pesa otros 10 kg menos que el de acero, cuyos discos ventilados y perforados miden 375 mm de diámetro y 36 mm de grosor delante, y 310 mm y 22 mm detrás. Es decir, son más grandes y estables que en el modelo anterior. Los elementos que dirigen el flujo de aire mejoran en un 20% la refrigeración. Esto reduce más rápidamente los picos de temperatura durante las frenadas fuertes, a la vez que se mantiene el tacto del pedal. Además, también reduce el desgaste de las pastillas de freno, que son un 15% más grandes y no tienen cobre. Quienes opten por los frenos cerámicos pueden elegir entre pinzas de freno acabadas en color gris, rojo o azul. Los que prefieran la versión de acero pueden solicitar pinzas rojas en lugar de las negras.

Auténtica sensación de competición: el interior
También en el interior, muchos elementos específicos del RS acentúan su deportividad. Los indicadores aparecen en el Audi virtual cockpit plus de 31

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email