GRUPO PLAZA

el cudolet / OPINIÓN

Bajarse al moro con el Principito bajo el brazo

29/05/2021 - 

Me preocupa mucho que se frivolice con un drama humanitario. Porque es un drama humanitario que cientos de jóvenes, huyendo de su patria chica, asalten la valla fronteriza con el fin de colarse en el país vecino. La humanidad está haciendo algo mal. Eso es obvio. Además, se requiere de gran sensibilidad y un exceso de cordura para tratar con equidad el fenómeno de la inmigración. La exclusión no es la solución. El racismo menos. No son moros, son árabes. Y menos aún ondear al viento soflamas del patriotismo del rechazo. Esa acción es una auténtica majadería.

El buen hacer de la diplomacia es un requisito indispensable para frenar el asalto y reducir a cenizas el problema. Desde hace décadas la frontera con Marruecos es una patata caliente para la política exterior española ¡Una mancha verde! No le podemos preguntar al propietario de Imperioso por ello, pero los problemas más serios de Jesús Gil con la justicia española fueron cuando el Grupo Independiente Liberal anunció presentar candidaturas a las elecciones en Ceuta y Melilla. Y no es nada nuevo que un partido político venga a defender nuestros intereses nacionales.

Los marroquíes ocupan el puesto número 1 del ranking de forasteros que buscan un renacer en sus vidas en el territorio que vio nacer la universal obra de El Quijote.  Eso es evidente. Y no es una quijotada que tanto Marruecos como España o viceversa recelen de su vecino hasta en la intimidad. En este caso, la mejor defensa no fue un buen ataque. Lo de Perejil fue una pura anécdota. La solución a un conflicto territorial no solo pasa por defender nuestras fronteras con medios militares o policiales y arengas patrióticas. Pasa por sacar a pasear la diplomacia que llevamos dentro. Dos casos muy recientes, Palestina vs Israel o Marruecos vs España, entre otros, son muestras papables de la tensión bélica que se vive.

Por no recordar la situación que brilla en Catalunya, es un grave problema territorial para la convivencia del conjunto de los españoles y en concreto para el gobierno progresista de Pedro Sánchez.  Resolver el conflicto con Marruecos pasa por sentar a todos los implicados: ONU, Europa y al socio en discordia del que tanto Marruecos como España son países dependientes. Hablo de cambiar el rumbo de la historia de ambos estados implicando a los Estados Unidos. Debemos resolver la situación de una vez por todas con El Sáhara Occidental. Pasar página. Y solo lo podremos hacer bajándonos al moro con el Principito bajo el brazo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email