GRUPO PLAZA

las posiciones 'cortas' son ahora testimoniales, pero recurrentes

Banco Sabadell lleva a cabo una ronda de contactos para desanimar a los 'bajistas'

25/03/2022 - 

ALICANTE. El Banco Sabadell cerró este jueves, día en que celebraba la junta general de accionistas que aprobaba las cuentas anuales de 2021 y el reparto de un dividendo de tres céntimos por título, con una cotización de 0,74 euros por acción, lo que se traduce en una capitalización bursátil de 4.131 millones de euros. Aproximadamente un tercio del valor real del banco en libros. Aún lejos del euro por acción, valor que perdió en 2020 y ya no ha vuelto a recuperar aunque en febrero estuvo cerca, el Sabadell sigue siendo el segundo valor más rentable del Ibex-35 este año, muy cerca del primero.

El cambio de tendencia en el banco es consecuencia directa del giro de 180 grados que experimentó en sus resultados el año pasado respecto al anterior (en 2020 cerró con solo 2 millones de beneficio, mientras en 2021 las ganancias fueron de 530 millones). Y sin embargo, pese a que el Sabadell de 2022 tiene poco que ver con el del año de la pandemia, a punto de fusionarse a la fuerza con BBVA, la entidad con sede en Alicante tiene que lidiar de forma recurrente con un grupo de bajistas 'de cabecera', especialmente Samlyn.

Cierto es que en estos momentos ninguna posición corta del Sabadell supera el 0,5% (umbral que obliga a revelar la identidad de dicho bajista), y que la presencia de estos fondos que ganan cuando el valor en el que invierten pierde es ahora testimonial. Pero no lo es menos que incluso cuando el banco con sede en Alicante entra en una senda alcista como la actual tiene que ver cómo de forma recurrente sus bajistas de cabecera se acomodan a la espera del siguiente traspiés.

Por este motivo, la cúpula del banco ha puesto en marcha una nueva estrategia, que consiste en dar a conocer su plan de negocio y el grado de cumplimiento del mismo a inversores y analistas en encuentros discretos que buscan 'desanimar' a los bajistas. La intención de esta ronda es trasladar que el Sabadell no es un buen valor con el que especular a la baja ahora mismo, precisamente porque la planificación trienal y su cumplimiento por encima de las previsiones alejan ese escenario que buscan los hedge funds, más allá de la volatilidad que muestra todo el Ibex-35 fruto de la situación macro.

El principal escudo con el que cuenta ahora mismo el banco con sede en Alicante frente a los mercados es el notable incremento de su ROTE (return on tangible equity), valor de referencia para medir la rentabilidad de la entidad: el objetivo del 6% fijado para 2023 se alcanzará, invasión de Ucrania y crisis de precios mediante, este mismo ejercicio (en 2021 se cerró en el 5%), y el objetivo de equipararlo al coste de capital, del 12%, parece mucho más próximo que hace solo un año, cuando César González-Bueno tomó las riendas de la entidad.

Así, esta suerte de road show para bajistas supone otro cambio de calado en la estrategia de la nueva cúpula del banco respecto a la anterior, que nunca quiso prestar demasiada atención a estos inversores. Si al equipo de Jaime Guardiola le tocó sanear la entidad (especialmente, aligerándola de ladrillo tóxico), al de González-Bueno le obsesiona elevar el ROTE, seguir controlando los costes y la mora, y elevar cuanto antes la remuneración del accionista. Los mercados han valorado el cambio de la noche al día en los números del banco en apenas un ejercicio, pero queda mucho camino hasta que el Sabadell cotice a su valor en libros.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme