X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el tintero / OPINIÓN

Bicicletas a la orilla del mar

Foto: RAFA MOLINA

Los titulares a veces engañan, las nuevas áreas que dirigirá el inefable Grezzi no sustituyen a su responsabilidad anterior, sino que suman más concejalías delegadas a la cartera del concejal de Compromís   

17/07/2019 - 

La semana pasada seguíamos a vueltas con la formación del gobierno municipal, mientras leíamos en los medios que las playas de la Malvarrosa, Patacona, Massamagrell, etc. se cerraban al baño debido a unas aguas fecales, la cosa no pintaba nada bien hasta que llegó el viernes, ese día tan deseado por todos, el preludio del merecido descanso, del soñado fin de semana donde relajarnos y en esta época refrescarnos o al menos buscar un lugar donde recrearse y alejarse del calor propio de la ciudad.

La solución del viernes no fue solo para los curritos que esperamos abandonar los horarios y las rutinas laborales, fue principalmente para que los concejales que votamos un ya lejano domingo de mayo, se pusieran de acuerdo en quien debía gobernar y qué responsabilidades asumirían entre los elegidos, es decir, los regidores del PSPV y de Compromís. Finalmente, la pugna que durante semanas mantenían Ribó y Gómez, la saldó el veterano alcalde con la clásica decisión salomónica y así debió pensar: “si tiene que haber una teniente de alcalde que actúe de mano derecha del gobierno municipal, mejor que haya dos”.

La solución del denominado Govern de la Nau recuerda a la de su hermano mayor del Botànic, donde Ximo Puig se erige como la figura principal y por debajo se colocan dos vicepresidentes, en este caso Joan Ribó tendrá dos vicealcaldes: Sandra Gómez y Sergi Campillo, una solución eficaz para contentar a su socio de gobierno, y a la vez restarle el protagonismo que buscaba. Al margen de ello, también ha habido algunas estrategias para aumentar el número de asesores, el gran chollo de la administración pública donde pagar favores, contentar estómagos y acumular fieles. Son ese tipo de puestos de trabajo que equivalen a la tradición española a la hora de invitar a comer, “donde comen dos comen tres”, sólo que aquí donde asesoren dos asesoran diez.

Foto: DANIEL DUART

En la estructura del ayuntamiento hay diez áreas que se dividen en cuarenta y siete concejalías delegadas, la variedad y la nomenclatura es profusa, pero sin duda entre todas ellas hay siempre un nombre que brilla con luz propia, sí, el que han pensado: Giuseppe Grezzi. Nuestro polémico y mediático concejal de movilidad y espacio público, conocido popularmente como “el del carril bici”, es ahora también concejal de playas y calidad acústica y del aire. Conociendo su nueva responsabilidad imagino que estamos ante el último verano en el que algunos se colocan en la primera línea de playa para disfrutar del baño y volver rápidamente a su toalla o tumbona, porque lógicamente pasada la temporada estival se iniciarán las obras de acondicionamiento para que los usuarios de la bicicleta dispongan del preceptivo carril bici en primerísima línea de playa, justo en esa zona donde la arena húmeda permite dar agradables paseos y nuestros pies se mojan intermitentemente.

Como todos los cambios, al principio habrá algunos que se quejen y pongan el grito en el cielo, ignorantes ellos de que ese es el futuro de la movilidad sostenible playera, ¿qué necesidad de ir andando y abrasándose las plantas de los pies cuando se puede disfrutar de la brisa marina sobre las dos ruedas? El problema llegará en el verano 2020 cuando los bañistas tengan que mirar a ambos lados antes de lanzarse al agua, la visita a la playa se convertirá en deporte de riesgo, los atropellos a orillas del Mediterráneo serán una nueva realidad a la que poco a poco nos acostumbraremos. La duda que me queda es, ¿se pueden hacer carriles bici en el aire?, otra de las áreas del concejal Grezzi, o quizá prohibirá todo ruido que no sea el de las suaves pedaladas, o a lo sumo el del motor eléctrico de bicicletas como la suya.  

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email