GRUPO PLAZA

la subasta será el día 26

Ribó celebra el centenario del homenaje a Blasco Ibáñez sin aclarar el destino de su legado

Aunque el miércoles se subasta el legado de Blasco Ibáñez, el ayuntamiento sigue sin aclarar si intentará recuperarlo

22/05/2021 - 

VALÈNCIA.  Sin olvidar exaltar la figura de Francisco Brines, Premio Cervantes 2021, recientemente fallecido, el alcalde de València, Joan Ribò, invitó este viernes a la ciudadanía e instituciones a comprometerse en la difusión de la figura de Vicente Blasco Ibáñez, en un proyecto que trascienda, tal como sucedió en 1921 en que la Real Senyera lo acompañó en su viaje de regreso a Valencia para recibir un merecido homenaje a su trayectoria, y que cien años después “Blasco puede ser para la ciudad una bandera que nos guíe hacia las metas más nobles”.

El alcalde participó en la presentación de las actividades elaboradas por la Concejalía de Patrimonio y Recursos Culturales, justo al cumplirse un siglo del homenaje que la ciudad rindió a Blasco. “Lo que hace cien años celebró la ciudad de València y hoy volvemos a celebrar es la meteórica proyección mundial de un novelista que conquistó el mundo con su pluma”, manifestó Ribò, quien subrayó su “orgullo, como primer representante de la ciudad, ante el hecho que la memoria de Blasco Ibáñez vuelva a cobrar renovada actualidad y se convierta en estímulo para emprender nuevos retos que sitúan a la ciudad como líder, plural y comprometida con ese valor que tanto defendió el escritor.

En el acto se contó con la presencia de Gloria Tello, regidora de Patrimonio y Recursos Culturales; Javier Martí, jefe del Servicio Municipal de Patrimonio Histórico y Emilio Sales, director de la Casa-Museo Blasco Ibáñez, quienes presentaron dos nuevas ediciones municipales hechas con motivo de este aniversario, como el libro Blasco Ibáñez en primera persona, que recoge entrevistas que el escritor concedió en sus viajes, y la edición de una facsímil del número especial que el diario El Pueblo publicó con motivo del homenaje ciudadano el 21 de mayo de 1921.

La presentación tuvo lugar en el Salón de Cristal del Ayuntamiento, donde además de presentarse las publicaciones, se habló de los itinerarios que realizó el escritor y de un programa de recursos educativos que se desarrollará en la Casa Museo, dirigido a niños y jóvenes.

Este acto se desarrolla como parte del programa de actividades que el Ayuntamiento realizará en diferentes fechas del año, para conmemorar el centenario del homenaje. Y se da en el marco de la disputa que ha generado la próxima subasta de la “colección Blasco Ibáñez” en una casa madrileña de pujas, programada para el 26 de mayo, material que se dio a conocer en un reportaje en exclusiva, publicado en la revista Plaza, en enero pasado.

Entre los documentos que integran la colección, destacan cartas, fotografías, artículos escritos por Blasco, estudios médicos, invitaciones, ejemplares de publicaciones fundadas por él, así como el folleto Después de leer Oriente, que recogió una crítica feroz de un periodista a su obra con el mismo título.

Vicente Blasco Ibáñez contó con muchos admiradores de sus obras, quienes apenas terminaban de leer alguna, ya estaban esperando la publicación de otra. Pero también contó con una corriente crítica negativa en la primera década del siglo XIX, en que se publicaron panfletos, folletos, incluso libros, criticando, insultando y ridiculizando tanto a él como a su obra.

Es el caso del folleto titulado Después de leer Oriente, publicado por el periodista carlista, José Navarro Cabanes, del cual hay un ejemplar en la colección de documentos de Blasco Ibañez y que, de principio a fin, hace una feroz crítica a la obra, firmando la primera página como “Horrores de una indigestión de lectura relatados por Mostacilla”.

En este folleto, de 61 páginas, tamaño pequeño y publicado en 1908, Navarro Cabanes “destroza” la obra de Oriente que reúne las crónicas que Blasco escribió para la prensa, con sus impresiones del viaje que hizo por varios países europeos hasta llegar a Turquía.

Con una gran habilidad, el periodista hace uso de la socarronería en todo momento del libro; crítica con mucha ironía los errores lingüísticos que el escritor comete y los salpica de comentarios personales en los que hace tremenda burla del autor.

La cubierta del libro fue ilustrada por Mustafa y caricaturiza a Blasco con traje turco haciendo uso de una cachimba.

«Por consejo de queridos amigos»

A manera de introducción o justificación del folleto, el periodista, originario de Onteniente, quien fue redactor jefe del Diario de Valencia, tras una de las refundaciones en 1911, titula la primera página como “Advertencia”, explicando que dichas cuartillas se publicaron en el semanario El Guerrillero y se reimprimieron como folleto “por consejo de queridos amigos”.

El autor del folleto repasa la sintaxis, incluso la gramática de la obra, señalando errores en la redacción, como el uso de palabras desacertadas,  o frases mal construidas.

Y no duda en ventilar abiertamente su hostilidad por Blasco, al afirmar que “Oriente es un libro pesado; carece de las galas de la literatura; está falto de color y de vida; no despierta el interés del lector; su parte histórica es pura novela; su erudición de tercera o cuarta mano; su filosofía, desequilibrada; patentiza la ignorancia del autor cuando trata de asuntos religiosos; las personas son tratadas como animales y éstos con gran cariño, y, por último, su estilo es pedestre, vulgarote”.

Cualquier lector que tiene en sus manos el folleto, va leyendo con sorpresa y cierta perplejidad la forma en la que Navarro Cabanes desmenuza el texto literario de Blasco.

Es el caso de un pequeño apartado titulado como Monotonías en el que escribe:

El libro es de lo más monótono que puede pedirse.
Sólo para muestra quiero ofrecer a ustedes unos ejemplos:

“El monótono canto de los grillos”.
“La letanía monótona”.
“Los derviches se mueven con monótona regularidad”.
“La repetición monótona de su plegaria”.
“La aplastante monotonía de las murallas”.
“El monótono camino”.

Pero dejemos esto que es demasiado monótono. No soy vengativo. Me he aburrido majestuosamente leyendo el libro y no quiero hacer partícipes de mi murria los lectores

Y puede que el periodista tuviera razón en sus observaciones, porque ciertamente la obra presenta en algunos momentos ideas desacertadas, palabras mal aplicadas y hasta inventadas. Quizá es que el autor se atribuía ciertos privilegios literarios, pero la minuciosa crítica de Navarro Cabanes resulta agresiva sobre la técnica literaria de Blasco.

Seguramente su malestar sería por desavenencias literarias o políticas, el caso es que la crítica hacia el novelista fue muy feroz en el folleto.

Y para cerrar la publicación, el carlista no dudó en rematar con un tono sarcástico, escribiendo lo siguiente:

“Este es el libro de los cuadros de luz, colores y sangre, elogiado por Morote. Este es el autor que según Gómez de Baquero supera a Pierre Loti

Gasté tres pesetas en el libro Oriente (despilfarro ‘majestuosamente inaudito’), y lo leí de un tirón.
¡Compadecedme, lectores!
No me quedan fuerzas para seguir.
Antes de poner punto y fecha, séame permitido exclamar con Blasco Ibáñez:
‘Siento’ los crujidos de la pesadez”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email