X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

proyecto expositivo

Borriana amanece con 1.000 zapatillas colgadas en sus calles

13/10/2018 - 

VALÈNCIA. El colectivo Elixir Creativo -formado por Juan Poré, Jose Ferrer y Ángel Igual- anuncia con un shoefiti por las calles de Borriana su próximo proyecto expositivo. Comisariado por Silvia Tena, que acaba de recibir el premio Caixa Popular a la mejor exposición comisariada en la VI edición de Abierto Valencia, el proyecto se basa en repartir en torno a 1.000 zapatillas por la localidad que forman un camino que guía hasta la exposición "Alción: poéticas en torno al yo" podrá verse en la sala de exposiciones del Centre Municipal de Cultura La Mercè desde el 24 de noviembre al 19 de enero de 2019.

Tal y como explica la comisaria del proyecto, Silvia Tena, Shoefiti es un juego de palabras anglosajonas que combinan el vocablo shoe (zapato) y grafiti. Define una práctica que consiste en adornar las calles con calzado de todo tipo colgando de los cables telefónicos o eléctricos, puentes, farolas y otros elementos del espacio público. Esta costumbre se inició en los barrios conflictivos y marginales de EEUU a manera de código secreto para "grafitear" o señalizar zonas de la ciudad que debían ser "marcadas" o resaltadas. Pero también se relaciona con rituales de celebración de abertura o cierre de alguna fase del ciclo vital: el final de un grado o curso académico, el anuncio de un matrimonio próximo.

Pero hay todavía una tercera lectura; Primo Levi en sus recreaciones de los campos de concentración recogidas en Si esto es un hombre, relata cómo a los reclusos, al entrar en los campos de exterminio, les eran requisados los zapatos (les quitaban su identidad civil) para entregarles otros. Es decir, les era arrebatada la identidad propia para ser relegados al anonimato del recluso, a la no-identidad. Así pues, los zapatos nos simbolizan, definen nuestro yo (en muchos cuentos y leyendas el hombre sin zapatos siempre es el personaje pobre y miserable, mientras que en otros, el zapato constituye su más preciada propiedad) y, por otro lado, nos permiten andar un camino. Y es que, como dijo Richard Long a lo largo de sus más de cincuenta años caminados, caminar es una forma sencilla de relacionarnos con el mundo que nos rodea, representa independencia y libertad y nos permite alcanzar la meta que perseguimos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email