X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

entrevista a jaime bronchud y elena vicente-ruiz, favorables a sáenz de santamaría

Bronchud y Vicente-Ruiz: "Es el momento para que una mujer lidere el Partido Popular"

18/07/2018 - 

VALÈNCIA. El próximo sábado se disiparán las dudas en el PP. El congreso que la formación de la gaviota celebra este fin de semana aclarará quién es el relevo de Mariano Rajoy al frente de la nave popular: Soraya Sáenz de Santamaría o Pablo Casado.

Una resolución final que ha quedado en manos de los más de 3.000 compromisarios que acudirán al cónclave y que también tendrá consecuencias en las distintas estructuras territoriales. En la Comunitat Valenciana, la líder regional, Isabel Bonig, ha mantenido públicamente la neutralidad mientras que buena parte de su entorno se ha lanzado a respaldar a la exvicepresidenta.

Días atrás, Valencia Plaza entrevistaba a los diputados nacionales Belén Hoyo y Óscar Gamazo, quienes vienen trabajando para que Casado sea el nuevo presidente del PP. Ahora le toca el turno a dos dirigentes favorables a la candidatura de Saénz de Santamaría. La secretaria general provincial de Castellón, Elena Vicente-Ruiz (Vall d'Uixó, 1974), y el vicesecretario de Comunicación del PPCV, Jaime Bronchud (València, 1977), explican sus sensaciones sobre el proceso y las razones por las que han decidido significarse por la exvicepresidenta.

-¿Qué sensaciones tienen sobre este primer proceso de primarias con doble vuelta? Viendo lo que supone, ¿creen que debería haberse hecho antes?
-Vicente-Ruiz. Es un proceso de participación súperilusionante que nuestros afiliados estaban demandando. Ya lo empezamos con Isabel Bonig y también lo acometió Miguel Barrachina en la provincia de Castellón. La renovación del partido nos viene como agua de mayo y estoy muy contenta con este proceso.
-Bronchud. Yo también lo estoy. De hecho, en su día yo ya tuve que enfrentarme a otro candidato en mi congreso local y estoy a favor de estos procesos. Isabel también ha sido una de las precursoras a nivel nacional de que se utilizara este sistema en el que los militantes tienen una voz directa. Lo vivo con ilusión y algo de adrenalina, cosa que ayuda a devolver el músculo y la vida al partido.

Foto: EDUARDO MANZANA

-¿Qué defectos le encuentran o cómo lo mejorarían? ¿Más número de avales mínimos quizá, más peso de la militancia…?
 -V. Yo creo que el mínimo de 100 avales es un avance porque cualquiera con algo de relevancia en el partido puede conseguirlos sencillamente. Por otro lado, este es un proceso que aprobamos en el último congreso y lo estrenamos por primera vez. Siempre se le puede ver algún defecto y cuando acabe todo se puede reflexionar sobre ello pero creo que en líneas generales es un muy buen proceso.

-B. Sí, primero habrá que acabarlo para poder analizarlo con calma. Es una gran oportunidad para todos y se están haciendo bien las cosas. Diría que el afiliado está contento por la oportunidad que nos hemos dado. Probablemente habrá que perfeccionar algunas cosas pero en mitad de la partida no hay que cuestionar las reglas, después ya las revisaremos y veremos si se puede mejorar algo.

-¿Ustedes reconocen el desastre que ha existido en el censo del partido con unas cifras desorbitadas que no se correspondían con la realidad?
 -B. Este proceso lo que ha hecho es actualizar qué personas quieren participar del proceso y también se puede ver que existen afiliados que eligen no participar y están en su derecho lógicamente. En cualquier caso, sí es recomendable poner al día los censos para tener una constatación real de quien conforma la propia casa pero no me parece lo más preocupante.
 -V. Hay que tener en cuenta que quien quería participar tenía que inscribirse y estar al día de las cuotas de 2018. Yo puedo hablar de la provincia de Castellón, de la que soy secretaria general, y decir que hay muchos municipios que no han pagado cuotas nunca. Los más grandes sí, pero otros no. Claro, eso ha tenido que actualizarse y no hemos querido obligar a la gente a pagar la cuota para ser afiliado. Hay muchos municipios en los que igual solo han querido pagarla diez personas y desde luego no se ha echado a nadie por no pagar la cuota. Yo no sé si nuestro partido habrá sobredimensionado los afiliados pero este es un proceso en el que pagando la cuota podías votar: en otros partidos tenías que pagar dos euros y en otros se votaba por Internet y uno te votaba veinte veces. No se puede decir que nuestro proceso sea menos democrático que otros.

Foto: EDUARDO MANZANA

-¿Por qué han decidido dar su apoyo públicamente a Soraya Sáenz de Santamaría?
 -V. Vaya por delante que yo pienso que tenemos dos candidatos excelentes aunque yo pienso que este es el momento de las mujeres valientes y aguerridas del PP. Y no por una cuestión de cuotas, que nosotros nunca hemos creído en eso, sino por mérito y capacidad. Creo que Soraya ha demostrado una gran solvencia en la gestión al igual que como parlamentaria. Además, durante la campaña, me ha gustado que ha tenido una posición más centrada y de unidad.
 -B. A mí es que me ilusiona. Por otro lado, no soy una persona de cuotas pero me encanta tener a una mujer al frente del partido en la Comunitat Valenciana y me gustaría que ese modelo que disfrutamos aquí lo tuviéramos a nivel nacional. Ya te digo, sin creer en las cuotas, coincido con Elena en que esta es la época de las mujeres. Por otro lado, me ha gustado mucho la campaña en positivo de Soraya y también me ha agradado que tiene una postura más centrista y creo que eso le molesta más a la izquierda.

-¿No les preocupa que Casado haya podido aglutinar a todos los exaspirantes en torno a su candidatura?
 -B. Bueno, Casado ha aglutinado a los excandidatos y hace dos semanas Soraya consiguió la mayor cantidad de afiliados alrededor de ella. Ganó el primer proceso, el de la votación de las bases, y luego ha intentando la unidad en torno a su proyecto. En cualquier caso, a mí me gusta mucho el equipo de Soraya y Pablo tiene también muy buena gente alrededor, es algo que tenemos que tener en cuenta a partir del día 22.
-V. Los compromisarios no son de nadie. Es altivo pensar que vayan a seguirte porque te hagas una foto con Casado. La gente tiene que fijarse en el proyecto.

-Buena parte de la cúpula del PPCV está respaldando a la exvicepresidenta. ¿Existen presiones o al menos promesas a los compromisarios para que la respalden?
-B. A mí nadie me ha prometido nada ni sé de nadie que haya recibido promesas. Aquí estamos a otras cosas y si alguien está por eso, se ha equivocado de partido.
-V. Evidentemente que no. Desde el minuto uno Isabel pidió libertad y responsabilidad en este proceso único. En cuanto a Castellón, ni Barrachina ni yo hemos llamado a nadie para que voten a ningún candidato. De hecho, en la primera vuelta tuvo más votos Casado a pesar de que yo dije que iba a apoyar a Soraya, lo cuál evidencia que no se ha dado ninguna directriz.

Foto: EDUARDO MANZANA

-¿Cómo están viendo el papel de Isabel Bonig en este proceso? ¿Es realmente neutral?
 -B. Sí, claro. Yo recuerdo que el primer acto público que tuvimos con ella como presidenta en septiembre de 2015 se titulaba ‘Para la libertad’. No es fácil lo que ha hecho Isabel: no hablar porque nos representa a todos y permitir que cada uno haga su apuesta personal por una u otra candidatura. Ha sido el mismo mensaje todo el tiempo.
-V. Lo que ha querido Isabel al no pronunciarse es no condicionar a los afiliados y a los compromisarios. Eso no quita que los demás no podamos hacer campaña por una u otro porque entra dentro de esa libertad.

-Se ha publicado que Sáenz de Santamaría podría lograr el 80% del apoyo de los compromisarios en la Comunitat. ¿Qué opinan ustedes de esos números?
-V. Es muy complicado saber lo que van a hacer los compromisarios pero Soraya ha tenido un resultado muy bueno y van a inclinarse por ella en la Comunitat. Ahora bien, es imposible saber lo que va a pasar porque no se va a controlar a la gente ni tampoco sé sabrá a nivel territorial con el voto por orden alfabético.
-B. Hasta que no se abran las urnas no vamos a saberlo. Mi percepción es que veo a la gente muy ilusionada con el proceso y con Soraya. Cuando nos iba muy mal en el gobierno, la frase que más escuchaba en la calle era: “Si la ponemos a ella, barremos”. Y lo digo con todo el respeto al que yo creo que ha sido el mejor presidente del Gobierno que hemos tenido, Mariano Rajoy, que pienso que, al igual que Adolfo Suárez, será reconocido dentro de unos años. Ahora tenemos la oportunidad de poner a Soraya y pienso que eso está motivando a mucha gente.

-¿Va a ser difícil volver a coser el PPCV después de este proceso?
-B. Yo el sábado votaré por Soraya. Si no gana, estaré desde ese mismo día a disposición del nuevo líder del partido porque tenemos que pensar en la cantidad de millones de personas que eligen al PP. Este partido no está roto ni corre el riesgo de romperse y somos muchos los que creemos que, pase lo que pase este fin de semana, estaremos unidos el lunes. Debemos ser maduros y desterrar las cuestiones personales del proceso.
-V. Pienso igual. Los dos candidatos son de una altura excepcional y tenemos que ser capaces de disfrutar del proceso y del resultado porque somos gente de partido. El error hubiera sido no acometer este congreso.

Foto: EDUARDO MANZANA

-Supongo que les preocupa el ascenso de Ciudadanos. ¿Por qué creen que Sáenz de Santamaría es la mejor opción para evitar el crecimiento de Albert Rivera?
-B. Rivera ha jugado en España a ser el hombre del centro y Soraya tiene un discurso que ocupa ese espacio por lo que creo que a Ciudadanos le empieza a inquietar bastante. Deben estar preocupados además porque su patinazo con la moción de censura ha dejado a España como está, siendo gobernada por Pedro Sánchez y con un pacto de perdedores. Además, saben que con Soraya se les acaban las buenas encuestas. La diferencia que hay entre Ciudadanos y el PP es que Rivera habla muy bien y Casado y Soraya también, pero estos dos últimos siempre dicen lo mismo mientras que él dirá una cosa según la hora del día.
-V. Ciudadanos se ha alimentado del problema que ha tenido el PP de desconexión con la sociedad. Han aprovechado además la tolerancia cero de nuestros votantes hacia la corrupción que otros partidos no tienen como el PSOE: sus votantes o las personas que forman parte de él son bastante más benevolentes con estos asuntos. Al final, Ciudadanos sabe que una vez volvamos a generar ilusión y conectar con la sociedad lo van a pasar mal porque es un bluf. Un partido muy personalista, de Albert Rivera, un encantador de serpientes. Ha cogido la bandera ideológica del PP porque nosotros, con todo el ruido que ha habido a nuestro alrededor, no hemos podido transmitir nuestro mensaje de libertad, unidad de España, respeto a nuestras tradiciones… eso es lo que han aprovechado y lo que Soraya puede recuperar.

Foto: EDUARDO MANZANA

-Como valencianos, imagino que son los encargados de recordarle a Sáenz de Santamaría que si vence la reforma del sistema de financiación debe ser una prioridad…
-V. Nosotros somos reivindicativos con todo el mundo y no vamos cambiando según quién gobierna. Ya se lo dijimos a Mariano Rajoy pero no pudo llegar a un acuerdo con el PSOE y, ahora, Ximo Puig ha desistido. Ya no hay pancartas ni protestas.
-B. PSPV y Compromís no descuelgan el teléfono para solucionar un problema, descuelgan una pancarta y hacen ruido. ¿Qué más le da al señor Puig la financiación si en esta legislatura hay 9.500 millones de euros de los presupuestos que no se han invertido? En cuanto han conseguido el gobierno de España lo que hay por parte de Ximo Puig es un silencio cómplice. Cuando Soraya sea presidenta del Gobierno sé que Bonig le va a exigir lo que nos pertenece y que nos quitó la reforma del sistema de financiación de Zapatero en el 2009.

Foto: EDUARDO MANZANA

-¿Cómo valoran la detención –y dimisión- del presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez?
-B. La corrupción hay que cortarla de raíz esté donde esté. En mi partido se ha actuado con una contundencia mayor de lo que mucha gente cree. A diferencia de los que tienen poca trayectoria, los partidos que más hemos gobernado tenemos más opciones de que se nos haya colado gente que aprovecha las instituciones para sus intereses. Aquí tenemos el caso de Jorge Rodríguez, que ha salido detenido de un palacio al que entró hace tres años. Hemos leído muchos titulares también sobre la presunta financiación irregular del PSOE y de Compromís. Desde las tribunas de la izquierda se nos han dado lecciones y ahora vemos un silencio cómplice que yo no entiendo. La corrupción no puede entender de colores políticos y eso la izquierda no lo comprende: cuando señala con un dedo, otros tres le señalan a ellos. Me hubiera gustado leer los titulares de prensa o las redes sociales si al regreso de una persona del PP recién detenida la hubiéramos recibido con aplausos en su ayuntamiento como pasó con Jorge Rodríguez.
-V. Cuando vi la detención me dio pena. Pero también es cierto que a nosotros nos han machacado a nivel personal. Cuando ibas al súper o a tomarte una caña tenías que aguantar el absoluto taladro por los problemas de corrupción relacionados con nuestro partido en sitios donde hemos gobernado muchos años. El problema es que cada vez que detienen a un político perdemos credibilidad todos. A mí no me beneficia nada que le haya pasado eso a Rodríguez: tenemos que ser firmes con la corrupción pero dejar de intentar sacar rédito político. Ahora se ha dado la vuelta a la tortilla pero ese es el juego al que nos han obligado a jugar.

-¿Qué creen que debe hacer Pablo Casado si resulta investigado por el caso del master?
-V. Confío en la palabra que ha dado Casado y no tenemos razones para pensar lo contrario.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email