X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

MOVILIDAD CIUDADANA

Cada día faltan de 15 a 30 coches de la EMT de Valencia en las calles

El Ayuntamiento aprueba con el rechazo de PP y C's las tarifas de la EMT para 2017; Grezzi protagoniza los momentos más acalorados del pleno y defiende su gestión recordando que Valencia es la ciudad donde más ha crecido el uso del autobús

23/12/2016 - 

VALENCIA. Uno es uno y su circunstancia, que decía Ortega y Gasset. “Y si no la salvo a ella no me salvo yo”, añadía. Este jueves el del concejal de Movilidad Sostenible y presidente de la EMT, Guiseppe Grezzi, se enfrentó a su circunstancia y fue gracias al apoyo de sus compañeros del tripartito que pudo salvarlas.

El pleno del Ayuntamiento de Valencia aprobó en el pleno ordinario de diciembre, con los votos a favor del equipo de gobierno que conforman Compromís, PSPV y València en Comú, y el rechazo de PP y Ciudadanos (C's) las nuevas tarifas de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) para el ejercicio 2017. Un punto, el 21 del orden del día, que dio pie a uno de los momentos más animados de la jornada.

A Grezzi le cayeron de todos los colores. Por un lado, por la subida del precio de los billetes de autobús. Por el otro, por su gestión diaria. Especialmente incisivo fue el concejal de Ciudadanos, Narciso Estellés, quien comentó que compartía su visión de la ciudad sostenible, pero criticó la actitud del concejal de Compromís y su forma de afrontar el cambio de paradigma. Expresamente se refirió a “la mala y pésima gestión que encabeza Grezzi” al frente de la EMT. “La movilidad tiene que ser un asunto de Estado municipal. Si usted sigue así, Valencia terminará siendo un caos”.

Autobuses llenos, falta de conductores

Tras criticar medidas como el cambio y el recorte de líneas, reveló circunstancias como que hay autobuses que circulan llenos por falta de paso o de conductores. Especialmente duro, Estellés habló de que se estaban registrando “cifras históricas en falta de personal” y que “de 15 a 30 coches no salen a la calle” cada día por ello. Igualmente señaló que “el año pasado se falló porque se realizó una previsión de ventas excesiva” y comentó que “ahora se vuelve a fallar al incrementar la previsión de crecimiento sobre lo que no se ha crecido”. El concejal de C's criticó que esos errores repercutieran sobre la ciudadanía.

La denuncia de Estellés tenía su parte de razón, si bien contaba con un matiz importante que comentaron miembros de la oposición en anteriores legislaturas. Esos coches que faltan “son los mismos que faltaban en el pasado, cuando gobernaba el PP”, explicó una de las fuentes consultadas. Una respuesta que podría haber dado Grezzi de no sentirse tan acosado. Las circunstancias, ya se sabe.

Además de las críticas de Estellés, también le llovieron las previsibles filípicas desde la bancada popularEn un orden menos técnico y más político, el concejal popular Alberto Mendoza habló de un tarifazo y lo calificó de “desproporcionado” y “abusivo” ya que no se ajusta a la subida del IPC. Tildó de “vergüenza” su gestión y destacó el aumento de un 6% del precio del Bonobús, el título “más usado por el 40% de los viajeros”, que sube 50 céntimos por viaje.

Mendoza, que hizo alusiones a la bicicleta, el caballo de batalla de Grezzi, y que ironizó con que deseaba convertir a Valencia en “un pequeño pueblo italiano al pie de las montañas” (citando la canción de la serie de dibujos Marco, en una morcilla entre lo gracioso y lo ridículo), aseveró que “la EMT se ha convertido en una empresa mal gestionada, muda y errática en sus decisiones pero muy política”. “Las decisiones antes se tomaban en los despachos técnicos y hoy, en los despachos políticos”, agregó y lamentó que “no escuche a sus usuarios”.

Las críticas también rodearon a la puesta en marcha del doble sentido en la avenida de Barón de Cárcer, que se ha saldado con accidentes y que ha sido una de las decisiones más polémicas de lo que va de legislatura. Es, de hecho, un conflicto que ha enrarecido las relaciones entre los socios de gobierno del consistorio y que vivió un episodio nuevo esta semana cuando se reveló que se había adoptado sin informe de la Policía Local, que depende del PSPV.

A esta medida se refirió expresamente Estellés con especial dureza. “En Barón de Cárcer", dijo, "se ha puesto en peligro a las personas. Se ha hecho una auténtica chapuza y, en lugar de mejorar la amabilidad peatonal se ha convertido en una autopista urbana, lo que ha perjudicado a las personas”, dijo el edil de C's. 

Grezzi se defiende enseñando números

Lógicamente Grezzi defendió su gestión y las medidas adoptadas en la EMT por su equipo, al tiempo que resaltó que según datos del Instituto Nacional de Estadística Valencia ha experimentado un crecimiento del 9%, con lo que se ha convertido en la ciudad española donde más ha aumentado el uso de este medio de transportes. Con 8,6 millones de pasajeros transportados, Grezzi exhibió el músculo del éxito. Igualmente, presumió de la compra de nuevos vehículos híbridos, “que desde 2011 no se compraban”.

De manera indirecta, aludió a la crítica de falta personal echando balones fuera y acusando al PP de no haber activado la bolsa de trabajo en diez años. En contraposición recordó que se habían contratado 145 nuevos conductores desde la llegada del equipo de gobierno que preside el alcalde Joan Ribó

Entre sus haberes resaltó también la introducción del Bono Social y el Bono Infantil y recordó que se prevén mantener las tarifas de los Bonos Sociales, Bono Oro, Amb Tu, Familia Numerosa, EMTJove y Bono Infantil, y que se ampliará la cobertura del título de transporte destinado a los pensionistas. Además, señaló que se incluirá a todas las personas con una discapacidad de más del 65% y se pondrá en marcha una herramienta de control para evitar el fraude.

Las tarifas entrarán en vigor el próximo 1 de enero y Grezzi justificó este incremento por la ausencia de apoyo al Gobierno estatal. Su previsión es que con el aumento del número de pasajeros y el incremento del coste del Bono 10, el Ayuntamiento, compensará “la falta de financiación”. Igualmente, recordó que “el autobús continuará siendo el medio de transporte más barato en Valencia, con nuevas medidas y ayudas a quien tenga derecho a ellas para garantizar la universalidad del servicio”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email