X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 5 de abril y se habla de coronavirus estado de alarma COMERCIO el callejero AUTÓNOMOS
GRUPO PLAZA

la despolitización de las cajas vuelve a hacer agua

Caixa Ontinyent, campo de batalla entre Puig, Jorge Rodríguez y Compromís 

11/02/2020 - 

VALÈNCIA. Tal y como viene sucediendo históricamente, la despolitización de las cajas de ahorro hace aguas en cuanto llegan los procesos de renovación de miembros de la Asamblea o del Consejo de Administración y, más aún, si lo que está en juego es la presidencia del mismo.

Especialmente delicado es el caso de Caixa Ontinyent, donde además del habitual pulso de poder que se produce en estas situaciones, se añade el componente nada desdeñable de las rencillas personales entre los que fueron compañeros de partido.

Así, el PSPV liderado por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha puesto el foco sobre la posible salida del actual máximo responsable del Consejo de la entidad, Antonio Carbonell. ¿El motivo? El favorito para sucederle sería el vicepresidente del organismo y exmilitante socialista Josep Pla, considerado muy próximo al alcalde de Ontinyent y también exmiembro del PSPV, Jorge Rodríguez.

Rodríguez abandonó el partido en abril de 2019 tras abrirse el secreto de sumario de la Operación Alquería en la que se encontraba investigado y por la que fue detenido en 2018. Una situación que le obligó a dimitir como presidente de la Diputación y que le condujo al ostracismo dentro de la formación socialista. Así, un año después, al conocer que no podría presentarse como candidato bajo las siglas que había defendido durante lustros, impulsó un nuevo partido -La Vall ens Uneix- con el que volvió a conseguir mayoría absoluta en Ontinyent. El PSPV se quedó fuera del consistorio al no lograr ni un solo concejal.

Desde entonces, la formación socialista tiene monitorizados los movimientos de Rodríguez en la comarca. La posibilidad de que Pla pueda acceder a la presidencia del Consejo de Administración de Caixa Ontinyent no ha agradado en el Palau de la Generalitat, que prefiere la continuidad de Carbonell al frente del organismo. Una línea parecida, según informó el diario Levante-EMV, a la que tiene el conseller de Economía, Rafa Climent, en este caso de Compromís, desde donde sueñan incluso con la posibilidad de poder situar -ahora o a medio plazo- a un presidente del Consejo afín a su partido.

Mientras, es precisamente la secretaria autonómica de Economía y secretaria local del PSPV en Ontinyent, Rebeca Torró, quien tiene la misión de vigilar que los movimientos de renovación no se sustancien en un aumento o consolidación del poder de Jorge Rodríguez en la comarca. Curiosamente, partidos que en su día criticaban la interferencia política en las cajas se emplean ahora a fondo en esta renovación.

Asamblea de Caixa Ontinyent. Foto: VP

En este punto, conviene recordar que Carbonell fue elegido en 2013 a propuesta del Partido Popular. No obstante, cuatro años después fue precisamente Rodríguez quien facilitó su continuidad al proponerlo desde la Fundación Universitaria de la Vall d'Albaida de la que, como alcalde, es presidente. No obstante, se alcanzó un acuerdo para que a los tres años dejara paso al socialista Josep Pla. 

Un plazo que se cumple ahora y que ha hecho saltar las alarmas en el PSPV: desde la formación que lidera Puig recalcan que ese acuerdo fue alcanzado por alguien -Rodríguez- que ahora ya no pertenece al partido por lo que, a su juicio, carece de validez. 

En este sentido, fuentes del entorno de Carbonell señalaron que su salida no está prevista en estos momentos, lo que dejaría las cosas en la misma posición que ahora a la espera de la renovación pendiente de otros cuatro miembros del Consejo de Administración cuyo mandato expira en junio.

Antonio Carbonell, presidente del Consejo de Administración de Caixa Ontinyent. Foto: VP

En cuanto al entorno de Rodríguez, desde el Ayuntamiento prefirieron mantenerse al margen y no abundar en la polémica. Sobre esto, insistieron en la buena relación de la Alcaldía tanto con Carbonell como con Josep Pla, recordando sobre este último que es catedrático de Organización de Empresas en la Universitat de València y doctor en Ciencias Económicas.

Además, también están pendiente de renovación 30 miembros de la Asamblea, compuesta por un total de 47 representantes. Los ocho designados por la Generalitat ya se aprobaron la semana pasada en Les Corts pero no han tomado posesión dado que está pendiente de ratificación por el Banco de España, algo que no se prevé que ocurra hasta aproximadamente el próximo mes de octubre. El resto de cambios saldrán de entre los impositores y empleados de la entidad.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email