GRUPO PLAZA

el margen de intereses crece a doble dígito

CaixaBank eleva su beneficio trimestral un 47,9%, hasta los 403 millones, tras integrar BPI

28/04/2017 - 

VALÈNCIA (VP). CaixaBank, entidad presidida por Jordi Gual y cuyo consejero  delegado es Gonzalo Gortázar, obtuvo en el primer trimestre de 2017 un beneficio atribuido de 403 millones de euros, lo que supone un aumento del 47,9% con respecto al mismo periodo de 2016. En el trimestre, el Grupo CaixaBank ha alcanzado el liderazgo financiero en la península ibérica, con un volumen de negocio de 564.000 millones y 15,8 millones de clientes. Con la integración de BPI, la entidad incorpora 2 millones de clientes, 34.037 millones recursos de clientes y 23.328 millones de crédito a la clientela bruto.

La evolución del primer trimestre viene marcada por la consolidación por integración global de los resultados de BPI desde febrero, que impacta en los principales epígrafes de la cuenta de resultados. La intensa actividad comercial, que permite una elevada capacidad de generar ingresos (1.893 millones de margen bruto), se ha visto reforzada por la incorporación de BPI, que ha impulsado el crecimiento del margen de intereses hasta el 13,1%, los ingresos por comisiones hasta el 20,3%, y los créditos sobre clientes brutos y los recursos de clientes en un 11,3% y un 11,2%, respectivamente.

La rentabilidad del Grupo CaixaBank mejora en el trimestre 65 puntos básicos y se sitúa en el 6,2% (3,7% en el primer trimestre de 2016), mientras que el ROTE del negocio bancario y asegurador alcanza el 9% y un resultado de 557 millones. La actividad comercial de CaixaBank mantiene un ritmo excelente, con la primera posición en los principales productos y servicios retail, como la domiciliación de nóminas (cuota del 25,9%). La entidad mantiene el liderazgo en banca online en España, con 5,4 millones de clientes, y en banca móvil, con 3,7 millones. La tecnología y la digitalización apoyan el modelo de negocio de CaixaBank, con el 90% de procesos digitalizados, un 97% de firmas digitales y 26.511 smartPC’s operativos.

En un contexto de tipos de interés en mínimos, el margen de intereses alcanza los 1.153 millones de euros (+13,1% respecto al primer trimestre de 2016), impactado por la incorporación del negocio de BPI, que aporta un 6,8% de crecimiento. En CaixaBank, el margen de intereses aumenta un 6,3%, esencialmente por la gestión de la actividad minorista, con una fuerte reducción del coste del ahorro a vencimiento (-55 puntos básicos), y la evolución negativa de los ingresos impactada por la reducción de la rentabilidad de la cartera crediticia y de la cartera de renta fija por la bajada de los   tipos de interés de mercado. Los ingresos por comisiones alcanzan los 588 millones de euros. En su evolución (+20,3%) incide la aportación de BPI (+8,7%) y los ingresos derivados de la actividad comercial de CaixaBank (+11,6%). 

La evolución de los gastos de administración y amortización (1.101 millones de euros, +9,8%) reflejan principalmente la incorporación de BPI, que en perímetro homogéneo crecen un 1,0%, tras el continuo esfuerzo de racionalización y contención de costes, los impactos derivados de las prejubilaciones y los acuerdos laborales para la optimización de la plantilla.

El margen de explotación es de 792 millones de euros (-13,8%) cuya evolución está impactada esencialmente por la menor generación de ingresos derivados de activos financieros –en 2016 incluían la materialización de plusvalías latentes de activos de renta fija– y de la cartera de participadas, cuya evolución refleja, entre otros, la venta del 2% de la participación de BPI en BFA (-97 millones) y otros cambios de perímetro. 

Recursos de clientes y créditos

Los recursos totales de clientes se sitúan en los 338.053 millones, con un aumento del 11,2% en 2017 tras la incorporación de BPI. Los recursos de clientes de CaixaBank se mantienen estables en el trimestre, con un crecimiento del 2,8% del ahorro a la vista y una reducción del 19,4% del ahorro a plazo.

Los créditos sobre clientes brutos ascienden a 227.934 millones, un 11,3% más en el primer trimestre tras la incorporación de BPI. Si no se considera este efecto, tanto el total de la cartera como la cartera sana de CaixaBank se mantienen estables.

En CaixaBank, la evolución por segmentos presenta indicadores positivos en el crecimiento de la nueva producción del crédito para la adquisición de vivienda (+11,5%), el impulso del crédito al consumo (+32%) y el crédito a empresas (+46,9%) que compensan el desapalancamiento en otras finalidades de particulares y el reducido peso de la financiación a promotores sobre la cartera de crédito (3,9% a 31 de marzo de 2017), tras la gestión de los activos problemáticos.

Dentro de la actividad comercial, destaca el fuerte crecimiento del negocio de seguros y gestión de activos. Los activos bajo gestión se sitúan en 84.693 millones de euros (+3,4% en 2017) tras el éxito de las campañas realizadas, la amplia gama de productos ofertada y la buena evolución en los  mercados. Al igual que en los últimos ejercicios, destaca el incremento del patrimonio gestionado en fondos de inversión, carteras y sicavs, hasta los 58.896 millones de euros (+3,9% en 2017), así como la evolución positiva de los planes de pensiones (+2,3% en 2017) hasta los 25.797 millones de euros. CaixaBank es líder en fondos de inversión, en partícipes y en patrimonio, con una cuota del 18,2%, y en planes de pensiones, con una cuota del 23,2%.

La ratio de morosidad del Grupo CaixaBank se sitúa en el 6,7%, (6,9% a 31 de diciembre 2016) tras incorporar BPI, y la ratio de cobertura de la cartera dudosa mejora hasta el 49% (47% a cierre de 2016). Los saldos dudosos, excluyendo la incorporación de saldos tras la adquisición de BPI, se    reducen en 127 millones de euros en el trimestre (-1.798 millones de euros en los últimos doce meses), reflejo de la mejora de la calidad de la cartera crediticia.


Las pérdidas por deterioro de activos financieros y otras dotaciones a provisiones alcanzan los 619 millones (+51,1%), después de registrar en el trimestre 152 millones asociados a prejubilaciones y 154 millones de saneamiento de la exposición en Sareb. La cartera de adjudicados netos disponibles para la venta se sitúa en 6.285 millones de euros, con una ratio de cobertura del 59%.

En el primer trimestre se ha mantenido la tendencia en el descenso de entradas en la cartera de    adjudicados y en los elevados niveles de comercialización, con 1.719 millones de euros en los últimos doce meses (ventas y alquileres), con resultados positivos en las ventas desde el cuarto    trimestre de 2015. El resultado sobre el valor contable neto asciende a un 15% en el primer trimestre de 2017. Los activos inmobiliarios destinados al alquiler ascienden a 3.088 millones de euros netos de provisiones. La ratio de ocupación de esta cartera se sitúa en el 90%.

Integración de BPI

De acuerdo con la normativa contable, se ha establecido el 7 de febrero de 2017 como la fecha efectiva de toma de control (finalización del periodo de aceptación de la OPA obligatoria), integrando desde el 1 de febrero la participación total en BPI (84,5%) por el método de integración global, que hasta esa fecha se consolidaba por el método de la participación (45,5%). En estos dos meses  –febrero y marzo– BPI ha contribuido con 50 millones de euros al resultado de CaixaBank.

Por otro lado, el resultado neto de la puesta a valor razonable de los activos y pasivos de BPI a la fecha de la toma de control como resultado de la combinación de negocios asciende a 256 millones de euros. Asimismo, tras el registro de un resultado neto negativo atribuido de 97 millones por la venta del 2% de BFA por parte de BPI, la cuenta de resultados consolidada del Grupo incluye un impacto neto positivo en el trimestre de 159 millones de euros.

Este resultado neto permitirá afrontar los costes de reestructuración futuros, estimados en aproximadamente 155 millones de euros netos atribuidos (250 millones brutos) en el anuncio de la OPA, por lo que se estima un impacto global neutro derivado de esta operación corporativa.

Por otro lado, el efecto en capital de adquisición del banco portugués BPI (-108 puntos básicos) ya había sido cubierto con antelación en 2016, con la venta de acciones propias por valor de 1.322 millones. Por lo que el Grupo CaixaBank alcanza una ratio Common Equity Tier 1 (CET1) fully loaded del 11,5% a 31 de marzo, en línea con el rango fijado en el Plan Estratégico 2015-2018 (11%-12%).

El capital total, en términos fully loaded, se sitúa en el 15,1%, por encima del objetivo fijado en el Plan Estratégico del 14,5%. Esta ratio se ha visto reforzada en el trimestre por la emisión de deuda subordinada en mercado institucional por 1.000 millones de euros (+67 puntos básicos).

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email