X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 7 de diciembre y se habla de caso mas mut sandra gómez EMT VALENCIA Impuesto de sucesiones
GRUPO PLAZA

conversaciones culturplaza

Cala Vento: "Todo lo pretencioso nos provoca urticaria"

La banda de l'Empordà actúa en València para presentar su tercer disco, Balanceo

10/04/2019 - 

VALÈNCIA. Cala Vento es una singularidad en la escena nacional. El grupo formado por Aleix Turon y Joan Delgado han decidido, a lo largo de su carrera y de distintas maneras, tomar el camino del medio: el suyo; y al final, han acabado trascendiendo por importar un sonido cercano a Japandroids, Weezer, Sleater-Kinney, Cloud Nothings, y un puñado de referencias a las que les hacen el caso justo.

El dúo ha parado en València con motivo de una minigira en la que están ofreciendo conciertos gratuitos a las 100 primeras personas que compren su nuevo disco, Balanceo, en formato físico en la FNAC. Anoche hicieron lo propio en la sala 16 Toneladas, pero antes, atienden durante unos minutos las preguntas de Culturplaza.

- Lo primero que me gustaría preguntaros es exactamente cómo lleváis estos días maratonianos de entrevistas. En pocos años habéis crecido mucho mediáticamente...
- Joan: Hablar de lo que has hecho y de tu música no te tiene que hacer sentir incómodo. Nosotros, a nivel mediático, solo hablamos de nuestras canciones y de nuestros conciertos. Ya sería otro rollo hubiera algo más allá de la música.
- Aleix: Somos muy desconocidos aún, creo yo. Nosotros lo hemos vivido paulatinamente, ha sido muy natural. Sí que ha habido momento concretos de flipar, pero se van a acumulando y los acabas asimilando.

- Hablemos de Balanceo. Tal vez lo más llamativo haya sido vuestra estrategia de lanzar el disco en físico este viernes 5 pero no publicarlo en plataformas digitales hasta el 26 de abril, ¿qué queréis reivindicar?
- Aleix: Nosotros intentamos cambiar las cosas y ahora no podía ser distinto. Nos aburrimos si repetimos todos los patrones. Esta idea surgió para poner en valor el objeto físico, la compra de discos, que es algo que nosotros practicamos habitualmente, y creemos que tenemos un público que también lo hace así. Fruto Panorama se vendió muy bien y sabíamos que si hacíamos una acción así, la gente lo valoraría. Provocar que la gente entre el viernes y no vea el disco en Spotify es interesante, porque estamos acostumbrado a que todo sea igual. 

- También lo habéis provocado con esta serie de conciertos gratuitos. Parece que ahora la gente valora más el vivir experiencias (ir a conciertos) que poseer cosas (comprar el disco). Y a lo mejor deberíamos acostumbrarnos a apoyar la música desde varios ámbitos...
- Joan: Completamente, y el claro ejemplo es cuando anunciamos esta mini-gira. La gente se quejaba y decía "¿Por qué tiene que ser así, si yo no compro discos pero quiero ir al concierto?". Bueno, pues no estás entendiendo nada, porque el concierto es para la gente que compra el disco. Si hubiese sido al revés, regalar el disco si la gente viniera al concierto, nadie se hubiera quejado.
- Aleix: Hay que entender que si el músico la da tanta importancia al disco físico es por algo. No hay que entenderlo como un concierto cerrado, sino como un regalo.

Foto: ANNA IZQUIERDO

- Ahora se reinvindica mucho el pop más mainstream, y también los sonidos urbanos. Sin embargo, vuestra mayor influencia, que es el rock norteamericano de los 90, en Estados Unidos está muy normalizado, pero en España o Europa no tanto...
- Aleix: Sí, en España tuvo su momento Dover, pero nadie cogió el relevo. Pero bueno, la sociedad Española es bastante receptiva a esa música, como pasó en la Movida. Sí que es verdad que el hip-hop y la música urbana ha entrado muy fuerte, pero las modas siempre pasan. Nosotros sudamos de las modas y todo lo pretencioso nos provoca urticarias. Y en ese sentido, hace música con sonido de los 90 es lo que más nos gusta.
- Joan: Es lo que más hemos escuchado desde siempre.

- ¿Esta singularidad os hace sentiros algo desubicados, cuando -por ejemplo- os programan con bandas que no tienen mucho que ver con vosotros, aunque sean bandas emergentes?
- Joan: A veces nos hemos visto rechazados por algún festival al que le hemos pasado nuestra propuesta, seguramente porque Cala Vento no es un grupo de tendencias o que esté de moda. Tenemos nuestro nicho, nuestro público, pero la convivencia con grupos diferentes no es malo, sino todo lo contrario.
- Aleix: Yo sí me siento incómodo cuando a amigos míos, que sí que buscan siempre estar a la última, noto que les podría gustar Cala Vento, pero no lo asimilan porque ahora lo que se lleva es el R'n'B y lo nuestro "es de viejos".

- ¿Cuál ha sido el impulso de hacer Balanceo, asumir una evolución como grupo o tener un puñado de canciones para publicar?
- Joan: Nosotros tenemos muy en cuenta la idea de no repetir lo mismo que en el anterior disco, y a partir de ahí, todo surge de manera muy espontánea. Es trabajo de estudio completamente, de tocar y tocar.
- Aleix: Teníamos la premisa de repetir las mismas herramientas (batería, guitarra y dos voces), pero sacar canciones que sonaran diferentes. Pero nos fuimos engorilando y en el estudio se convirtieron en pistas diferentes, varios instrumentos... Y terminando haciendo algo que nunca habíamos hecho. Y nos gusta que las canciones hayan sido compuestas con el mismo formato del directo, nosotros dos.

Foto: ANNA IZQUIERDO

- ¿Cuál ha sido vuestra mayor evolución en estos tres discos?
- Joan: Yo creo que una lección bastante importante, sobre todo en este último disco, es no ir al estudio con todo ya pensado. Un mes y medio antes, las canciones las teníamos muy enfocadas y decidimos dejar de tocarlas y ensayarlas para que no estuvieran tan firmes. Fuimos al estudio con un sonido y unos referentes en la cabeza, y allí, Santi García pasó de nosotros e hizo lo que le dio la gana, y suerte de eso. Tenemos que confiar.
- Aleix: Y luego está el tema de las voces y las letras. Siempre era lo último que pensábamos, pero poco a poco nos hemos dado que es lo que más recibe el público, y hemos tomado consciencia de ello.

- En Hay que arrimar cantáis Ya está bien de poesía, / toca tararear; y en efecto, en vez de hacer letras muy sencillas del trap -entre otros- o las que son muy poéticas como las de la música de autor, tomáis el camino del medio y escribís dejando pasar la melancolía y la intensidad... ¿Lo sentís así?
- Joan: Sí, es una mezcla del pensamiento directo, tal y como te sale, tan sincero y llano como suele ser; y luego, intentar buscarle juegos de palabras o momentos que sorprendan, que resulten novedosas. Y parece que es poesía, pero no, tan solo has puesto una palabra que ahí queda bien. 

- En el directo, sois un pequeño formato (batería, guitarra y dos voces) y eso choca con una tendencia en la música underground en el que se busca un frontman que acaba llenando de artificios a la banda.
- Joan: Sí, la verdad es que tenemos una relación amor-odio con las bandas tributo y con esos grupos, porque nosotros no seríamos capaces de formar un personaje ficticio para actuar (son el mismo caso, de alguna forma u otra).
- Aleix: A lo mejor por eso mismo destacamos entre la multitud, porque nosotros somos tal cual y eso acaba sorprendiendo más.

"Si Cala Vento funcionó al principio es porque nació en Barcelona"

- En España se han ido configurando escenas, como la de Madrid, la de Barcelona, y al vez la de València. ¿Os veis dentro de esa escena de Barcelona? ¿Veis esas singularidades?
- Joan: Bueno, también es verdad que nosotros vivimos en L'Empordà, que está a una hora de Barcelona. Lo que podemos asegurar es que para un grupo que no sea de Madrid, ya sea Barcelona, València o Bilbao. Ímaginate siendo de un pueblo de 6.000 habitantes. Si Cala Vento funcionó al principio es porque nació en Barcelona.
- Aleix: Pero no nos sentimos parte de una escena barcelonesa, pero es porque las bandas con las que mejor relación guardamos son de València, de Madrid... Como hemos girado tanto, se nos ha desdibujado el sentido de pertenecer.

- En València, habéis tenido relación con grupos de música como Acapvlco o el fotógrafo Rubén Almonacid... ¿Cuáles son las sinergias que tenéis con la escena de aquí?
- Joan: La relación empezó con Acapvlco. Tocábamos juntos en Barcelona y, como no tenían donde dormir, les di la dirección de mi casa, yo me piré de fiesta y al día siguiente estaban todos en mi salón y yo no sabía ni cómo habían entrado. A partir de ahí se creo una relación muy bonita, y a Diego Escriche y La Plata les hemos seguido de cerca desde el principio.
- Aleix: Luego, también tocamos con un dúo que se llaman Cigüeña, o Betunizer, Cuello... En València hay varias bandas con las que tenemos muy buena relación.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email