X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

crónicas por los otros / OPINIÓN

Cantan para cambiar sus vidas

BENITO PAJARES/ FUNDACIÓN JUNTOS POR LA VIDA

Estimée tiene 13 años y es de Wawata, Benin. Sorprende las marcas de su cara. Es la manera en la que en Benin tradicionalmente se identificaba a las personas que vivían en determinadas tribus. Al nacer se les hacían cortes en las mejillas que les acompañaban durante toda su vida. Y todavía ocurre. Estimé tiene una manera de cantar más gutural, más tribal. Es una de las niñas que forma parte del coro Coro BeningBé que está de gira por España y por València

13/07/2019 - 

Estimée nunca ha recibido formación musical, pero aunque vive en un entorno rural, ha tenido la oportunidad de ir a la escuela desde pequeña. Lleva varios meses ensayando con el coro y para ella es una gran oportunidad. Ver otras culturas en las que las mujeres toman decisiones sobre sus propias vidas, donde las mujeres dirigen, gobiernan, y comen en la misma que los hombres, la comida que sus maridos han preparado, con amor y respeto, en una sociedad en la que todos somos iguales. Y es que ese es el mensaje que les queremos mostrar, y queremos mostrar a todo el mundo a través de las canciones.

Joaquim tiene 15 años y vive en Wawata, Benin. Desde hace 2 años asiste a las clases de alfabetización acelerada que la Fundación Juntos por la Vida ofrece en la escuela que abrió en la aldea para niños mayores de 10 años que no sabía ni leer ni escribir. Son los menores que habían quedado fuera del sistema educativo. Hace unos años no tenía interés por nada y era un niño sin futuro, como tantos otros. Sus movimientos eran torpes, su mirada desafiante y no tenía ninguna motivación. Ahora le gusta ir a la escuela, aprender, y tocar el tambor. Por eso ha sido uno de los elegidos para participar el en proyecto Voces por Benin, y 3 veces por semana, junto con 3 compañeros de la aldea, viaja a Cotonú para ensayar con el coro. Joaquim es uno de los chicos y chicas que ha viajado a España y ha tenido la oportunidad de vivir esta experiencia.

Joaquín está interactuando con otros niños y niñas de su país con los que no había tenido la oportunidad de contactar antes, y ni siquiera lo hubiese imaginado, y con cientos de personas que aplauden cuando toca el tambor al ritmo de las danzas africanas.

BENITO PAJARES/ FUNDACIÓN JUNTOS POR LA VIDA

Este es el testimonio de dos de los integrantes del Coro infantil BeningBé (Voces por Benin) que termina esta semana su segunda gira por España. Benin gBè en lengua Fon significa “voces por Benin”, y da nombre al coro formado por 60 niños, niñas y jóvenes, de entre 8 y 16 años que viven en Cotonou, la principal ciudad de Benin, y en la zona rural de Wawuata. Una de las zonas más empobrecidas de África. El coro y la gira de conciertos es una de las herramientas que trabajan para salir de esa pobreza.

El Coro BeningBé Voces y Valores sigue siendo un proyecto con la misma misión que el año pasado: consiste en la visita del coro de niños y jóvenes de Benín a Valencia este verano para ofrecer conciertos en distintas ciudades de España, y recibir formación musical con el apoyo de instituciones musicales. Una gira de conciertos solidarios que desde el pasado 17 de junio ha llevado las voces de 25 niños y niñas del país africano a mostrar su realidad y cantar por sus derechos.

Es ya la segunda gira del coro por varias ciudades en nuestro país, después del éxito obtenido el año pasado. Recuerdo cuando vinieron el año pasado y conocí a parte del coro. Yo conocí a tres chicas y un chico que habían venido con mucha ilusión a España para cantar. Tuve la oportunidad de hablar con ellos y ellas y que me contaran sus impresiones. Y me llamó la atención que algunos de estos menores y jóvenes soñaban y siguen soñando con la música como forma de mejorar su vida en el futuro.

Siempre he defendido que la música sea una herramienta de desarrollo indiscutible pero me sorprendió que estos niños y niñas de Benin también lo entendieran así. Y es que me di cuenta que ellos y ellas lo estaban viviendo en primera persona, la música ya estaba cambiando sus vidas.

BENITO PAJARES/ FUNDACIÓN JUNTOS POR LA VIDA

Un año después y gracias al tremendo trabajo de la Fundación Juntos por la Vida, han vuelto y están de gira por diferentes puntos de España. En cada uno de los conciertos se genera un clima especial y diferente pero todos tienen el mismo hilo conductor y el mismo objetivo: sensibilizar y dar a conocer su cultura a través de la música.

Juntos Por la Vida organiza esta gira del coro “para sensibilizar sobre la vida de la infancia en Benin, defender sus derechos, y ofrecer más oportunidades a estos niños y niñas, además de que puedan conocer otras realidades. A su vuelta a Benin los niños se convierten en impulsores y motor de educación y desarrollo; Su vida comienza a cambiar”, según afirma Clara Arnal, presidenta de la Fundación y directora del proyecto.

Recuerdo también que el sueño era que muchos de los niños y niñas de Allada, una aldea cercana a la capital Cotonou, pudieran asistir a la escuela. Ese era el sueño de la contraparte local en Benín “Foyer por tous” (Hogar para todos), y también el sueño de los cooperantes de la Fundación que visitaron la aldea en su momento. Juntos trabajan desde hace dos años en contribuir a la educación, formación, y protección de los menores para evitar situaciones de maltrato y pobreza extrema, y conseguir mejorar sus vidas y su futuro.

Ese sueño se ha ido cumpliendo y generando otros sueños nuevos. Se ha creado un centro de salud para atender a más de 2.000 personas que no tienen acceso a la sanidad, en la zona rural de Wawuata; se imparten cursos de diseño y costura para jóvenes, que beneficia a 30 chicos y chicas; se realizan cursos de formación profesional en informática para jóvenes; y se trabaja el empoderamiento de mujeres a través de talleres sobre capacitación e igualdad en aldeas. Este proyecto está liderado por una joven que en su infancia sufrió una forma de “esclavitud” y ahora trabaja para evitarlo en otras niñas. Con todo la escuela infantil y el coro siguen siendo los sueños más ambiciosos.

Foto: BENITO PAJARES/ FUNDACIÓN JUNTOS POR LA VIDA

El coro y la escuela

Actualmente en la escuela, Alexda, unos 250 niños y niñas estudian español y música los fines de semana. Niños y niñas apasionados por la música que no tendrían ninguna posibilidad de desarrollarse musicalmente hablando si no fuera por este proyecto que va más allá de la música.

La música les refuerza, potencia su autoestima, les da herramientas de socialización, les ayuda a aprender y les da sentido a su vida. La música es su herramienta de cambio y la esperanza para salir de la pobreza donde viven.

El coro forma parte del proyecto de educación para la infancia, con música, español y alfabetización, que lleva a cabo en Benin La Fundación Juntos Por la Vida de la Comunidad Valenciana. En el último año han aumentado notablemente las inscripciones de alumnos para asistir a clase. Desde hace años la Fundación realiza además otros proyectos de cooperación al desarrollo en este país, uno de los más pobres de África, y donde muchos menores están sin escolarizar, se utilizan como mano de obra y muchos sufren una forma de esclavitud. Por eso en sus canciones, en 8 idiomas diferentes, hablan de racismo, guerras, trabajo infantil, pero también de solidaridad, educación, amistad y gratitud.

A través de sus canciones, en 8 idiomas diferentes, denuncian las situaciones que vive la infancia en su país, defienden sus derechos y piden lo que necesitan. Y Además lo escenifican con danzas y bailes benineses.

El repertorio incluye canciones como “Videkon” que habla de la educación infantil y el derecho a la educación para el desarrollo; “Ishe Agbe” habla del trabajo y la esclavitud, y la dignidad; “Nouwa Min On” que habla del racismo, la guerra, los refugiados, la falta de solidaridad; “Iro Ye” habla de la amistad; “Shosholoza” Es un canto a la solidaridad, la canción sudafricana sobre Mandela; “Aka Aka Ya” Es una canción de agradecimiento a la vida. Además Incluye en su repertorio “Angelitos negros” con su propia versión, y consiguen despertar emociones con sus voces blancas.

¡Nos quedan tres citas para disfrutar de estas voces y estos sueños! El domingo en el Recinto Ferial de Alboraia, el martes en Ruzafa Studio y el jueves en Espai Rambleta.

La semana que viene… ¡más!

Noticias relacionadas

CRÓNICAS POR LOS OTROS

Atardeceres africanos, atardeceres de película

Los atardeceres africanos son como los años: únicos, irrepetibles y fugaces. Nunca una puesta de sol es igual que otra. Nunca un año es igual a otro. Cumplir años rodeada de atardeceres africanos es el mejor regalo que podía soñar

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email