GRUPO PLAZA

premio marte 2022

Carlos Sebastiá deconstruye los recuerdos en una obra que simula la "digitalización de la mente"

18/06/2022 - 

CASTELLÓ. Encontrar una fotografía nuestra en el teléfono móvil no debe suponernos ni 30 segundos. Sin embargo, ¿en qué se han convertido las imágenes con el tiempo? ¿Hasta dónde nos transportan? "Tal vez el verdadero recuerdo está en eso que tapamos con la pantalla del móvil, mientras que la imagen es lo que siempre nos acompaña", explica el crítico de arte, Carlos Delgado, en el texto que ha escrito para presentar el nuevo trabajo de Carlos Sebastiá. En Las superficies del tiempo, el artista castellonense ha querido abordar precisamente la digitalización de la memoria humana. Una experiencia que nos impela a ver imágenes constantemente y a crear otras tantas.

Sin embargo, ¿ha transformado la globalización tecnológica nuestra manera de recordar y documentar la realidad? ¿Manejamos tantas instantáneas que esto, por contra, confunde nuestra memoria? Sea cuál sea la respuesta, Sebastiá no pretende averiguar si por culpa de la digitalización recordamos poco o demasiado. Su trabajo se basa en demostrar que los modos de recordar son, hoy más que nunca, múltiples y no siempre caminan en la misma dirección. La hipótesis de su investigación parte de que un mismo objeto significa cosas diferentes en distintos ámbitos discursivos. 

Así, en Las superficies del tiempo -colección que puede verse en la galería Shiras de València y hasta este domingo en la Feria Marte de Castellón- el creador lo que precisamente hace es tomar como punto de partida un banco de imágenes autobiográfico que utiliza como excusa para indagar en la memoria y el olvido. "Me baso en muchas imágenes propias o de otras personas- a veces analógicos, otras digitales-, pero al final lo que me interesa son las sensaciones que nos produce un recuerdo. Ya sea un olor o un sentimiento. Intento jugar con todo eso a la hora de confeccionar mi trabajo", expone Sebastiá. 

A partir de aquí, el artista genera una obra principalmente abstracta. Una experiencia visual donde podemos toparnos con obras fragmentadas, dividas en secciones, y elementos que aparecen a medias porque se enlazan y terminan en otras piezas. "Las obras siguen un hilo conductual no muy claro, pero hay asociaciones entre ellas", aclara el autor. El trabajo de Sebastiá funciona, en realidad, de forma parecida a la mente. Los elementos visuales se confunden y se entremezclan al igual que nuestros recuerdos, los cuales con el paso del tiempo pierden lucidez.

Para lograrlo, el artista compone sus creaciones de dibujos, objetos e imágenes impresas y entra en un juego constante entre componer y descomponer la imagen. Así mismo, aunque la abstracción es parte fundamental de su lenguaje, también utiliza otros soportes como la figuración, la representación y la plasticidad. "En ocasiones incluso escaneo mis propias obras para intervenirlas y volver a trabajarlas en lo digital. Siempre hay un proceso mixto detrás de mi trabajo", explica Sebastiá, quien se vale también de la fotografía analógica para intensificar la experiencia. "Me fijo mucho en los elementos físicos de la fotografía. La entiendo también como un objeto. De ahí, el estropearla. No solo me interesa la imagen contenida". 

El castellonense, que ha sido escogido como artista 2022 por la Feria de Arte Contemporáneo Marte, cree que tras este "caos" se esconde uno de sus mejores trabajos. Al menos, uno de los más maduros y que más ha disfrutado preparando. "Me encanta no tener en absoluto una sensación de monotonía. Me interesan las formas y las composiciones, pero siempre aplicadas desde diferentes ángulos. Considero que es lo interesante del arte. Cualquier vivencia, cualquier investigación en la que nos enfrasquemos puede apoyar nuestro trabajo. El arte te permite absorber y probar todo lo que aprendes", manifiesta el artista, que empezó hace un tiempo a estudiar arqueología y, aunque no sabe cómo ni cuándo, está seguro de que en algún momento lo aplicará a su obra. 

"No quiero que mi trabajo se repita. Más que en lo físico, de él se reconocerá el discurso", asevera. Una meta que, posiblemente, no le cueste conseguir, porque desde que empezara a dedicarse a las artes plásticas, ha estado viviendo en China, Londres, Estambul y ahora València. "He vivido cada una de mis etapas como artista de manera totalmente distinta", concluye Sebastiá.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme