GRUPO PLAZA

Casi el 70% de las multas por uso indebido del carril bus-taxi en València han sido por estacionar

22/05/2024 - 

VALÈNCIA (EP). La Policía Local de València ha impuesto un total de 1.054 multas en el marco de la campaña especial de vigilancia del buen uso del carril bus-taxi, 719 de las cuales --más de dos tercios-- han sido por estacionar en el carril reservado al paso de los autobuses urbanos y los taxis, un 68,2 por ciento del total.

Según los datos de la Policía Local, la mayoría de las multas por estacionar en estos carriles se han impuesto en horario de mañana, concretamente 429, casi el doble que las registradas por la tarde, que han supuesto 289, mientras que en horario de noche únicamente se ha registrado una sanción, según ha informado el consistorio en un comunicado.

Respecto a los lugares de mayor incumplimiento, se ha observado unos registros "similares" en cuatro de los seis circuitos de la EMT, que oscilan entre las 132 y 167 multas, mientras que en los otros dos se ha obtenido un incumplimiento menor, entre 45 y 51. Por su parte, los circuitos 0, 1, 2 y 4 han tenido el mayor número de sanciones: 57, 66, 76 y 63, respectivamente.

Por circuitos, el 0 comprende la Gran Vía Marqués del Túria, las calles Colón, Guillem de Castro, Blanqueria-Comte de Trénor-Pintor López, la Gran Vía Fernando el Católico y la avenida Pérez Galdós. El 1 es la avenida Blasco Ibáñez, la calle General Elío, las avenidas de Aragón y Cardenal Benlloch, Eduardo Boscá, avenida del Puerto, Doctor Manuel Candela y Misser Mascó.

El 2 es la avenida de Jacinto Benavente (desde Marqués del Túria a Peris y Valero), calle del Alcalde Reig, avenidas de la Plata y de Amado Granell Mesado, calles Císcar y Joaquín Costa y la avenida de Peris i Valero (en sentido Ausiàs March y puente del Ángel Custodio).

Por su parte, los circuitos 3 y 5 han registrado un número "significativamente menor" de sanciones, 51 y 45, respectivamente. El 3 comprende la calle Jesús, la avenida Gaspar Aguilar, las calles Jaime Beltrán, Carters, Uruguay, avenida Giorgeta, calles Maestro Sosa, San Vicente (entre Giorgeta y la plaza de San Agustín), Carrera de Malilla y Joaquim Benlloch. Mientras, el 5 es la avenida Malva-rosa, las calles de la Reina, Serrería, Islas Canarias, Menorca, Marí Blas de Lezo, Lluís Peixó y Tarongers en sentido playa.

Circular y parar en el carril bus-taxi

Las sanciones impuestas por hacer uso del carril bus-taxi para circular se sitúan en segundo lugar en volumen de multas. En total, se han impuesto 276 obligaciones por este concepto, es decir, el 26,1%, poco más de la cuarta parte del total.

En este caso, la mayor parte corresponden al circuito 0 de la EMT, que ha registrado 159 del total (57,6%). Los circuitos 2 y 3, con 54 y 56 multas, se sitúan en segunda posición, y el resto registra datos "casi irrelevantes".

Finalmente, se han impuesto 47 multas por paradas en estos carriles, de nuevo la mayoría (25 multas) en el circuito 0, y otras 12 por intervenciones de la grúa para la retirada de vehículos detenidos sobre estos espacios reservados para los vehículos de transporte público.

La campaña arrancó el pasado 22 de abril con el objetivo de sensibilizar a la ciudadanía sobre "los perjuicios que provoca en el transporte público la ocupación no autorizada del carril bus-taxi, como retenciones, colapsos circulatorios, pérdidas de frecuencia y accidentes", según subrayó en su momento el concejal de Movilidad y Seguridad, Jesús Carbonell.

La primera fase de esta acción de control y vigilancia de los carriles reservados a los autobuses de EMT y los taxis se extendió durante una semana y fue de carácter "meramente informativo", con avisos, información de la normativa vigente y recomendaciones a las personas usuarias de vehículos privados que recurren con frecuencia al carril bus y dificultan su fluidez.

Inmediatamente después, se puso en marcha una segunda fase ejecutiva, en la que se aplicaron las denuncias y sanciones que marca el ordenamiento en vigor, que pueden llegar hasta los 300 euros.

"Control continuado"

Compromís, a través de su concejal Giuseppe Grezzi, ha anunciado que llevará al Pleno su petición al equipo de gobierno de que realicen una labor "continuada" de cumplimiento de la ordenanza de Movilidad "para acabar con la impunidad de los infractores".

A su juicio , se ha constatado el "fracaso para garantizar la seguridad vial de las diferentes campañas temporales realizadas durante los últimos meses" por parte de la Concejalía y, además, ha subrayado en un comunicado que el accidente del atropello del menor por un conductor fugado se produce "tan solo semanas después de que el gobierno se negara a atender la petición de Compromís de realizar controles de velocidad en la ciudad".

"Puede que para el Partido Popular anunciar la infracción concreta del código de circulación que vas a perseguir y el plazo de tiempo en que vas a controlarla les parezca una gran idea, pero a todas luces es un gesto inútil para mejorar la seguridad vial. Es como si la Policía avisara a los ladrones de la semana que va centrarse en proteger un banco y no el resto", ha apuntado Grezzi.

El edil ha lamentado que "es a lo que se ha dedicado el gobierno del Partido Popular desde su acceso a la alcaldía de València", primero con campañas centradas "en perseguir a usuarios de bicicleta y vehículos de movilidad personal" y en la última semana, a raíz de las "quejas" de los usuarios por el "deterioro" del servicio de la EMT y de los "abusos de los infractores en los espacios peatonales", por primera vez en relación al uso ilícito de coches y motos del carril EMT-Taxi.

Grezzi ha criticado que el gobierno de María José Catalá haya hecho "oídos sordos" a las "advertencias continuadas" de Compromís de la necesidad de un "control continuado" de las infracciones de tráfico, "especialmente cuando todo apuntaba a que estaban aumentando en paralelo al incremento del tráfico, consecuencia del efecto llamada de las política car-friendly del PP".

"Sin ir más lejos, en febrero, alarmados por el evidente descontrol en la ronda norte consultamos al gobierno por las medidas de pacificación y control realizadas y a realizar y su respuesta fue que en seis meses no habían hecho ninguna acción de pacificación y que su función principal era procurar la fluidez del tráfico rodado", relata el exedil de Movilidad Sostenible.

En esta línea, ha lamentado que las consecuencias "de confundir fluidez de tráfico con no realizar ningún control y permitir saltarse los límites de velocidad a nadie se le escapan. Es terrible".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme

Acceso accionistas

 


Accionistas